Los argentinos comen cada vez menos carne, ¿ayudará el cepo a revertirlo?

27/05/2021 – La decisión del Gobierno de cerrar las exportaciones de carne vacuna por 30 días puso a este emblemático producto para los argentinos en el centro de escena. Y, detrás de esa medida, se abrió un amplio debate sobre el trasfondo que busca el presidente Alberto Fernández: bajar el precio. ¿Es la exportación la que presiona sobre los valores pagados por el consumidor? ¿Está cara la carne? ¿Cómo le fue al país cuando prohibió las ventas al exterior con Néstor Kirchner y luego avanzó en una cuotificación? ¿Qué consecuencias tiene hoy un cepo como el aplicado?

Según un trabajo de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), con datos de 2018, la cadena generaba 422.306 puestos de trabajo, incluyendo los sectores primario, industrial, comercialización y transporte. Sin la comercialización, la cifra involucra a 344.707 trabajadores. Además, existen unos 224.257 establecimientos productivos y 398 frigoríficos distribuidos a lo largo del territorio.

A la cadena de la carne se la considera una actividad “netamente federal”, ya que se desarrolla en todas las provincias y en todo tipo de campos, por lo que no solo genera empleo y actividad económica sino que, sobre todo, genera arraigo.

“Donde hay una vaca debe haber alguien que la cuide, donde hay cuidadores hay familias, niños, escuelas, centros de salud, caminos, proveedores de alimentos, alambradores, molineros, albañiles, plomeros, pintores, electricistas, poceros, carpinteros, veterinarios, transportistas, mercados donde comercializar, corrales de engorde con más personal, frigoríficos”, destaca un trabajo de la Fundación Pensar focalizado en el agro.

https://alfredosmondino.com/

“Hay grandes regiones de nuestro país en las que solamente se puede hacer ganadería por las características de suelos y pastos. Sin esta actividad, esas regiones serían grandes desiertos despoblados”, añade el informe.

Lo que se produce y queda para el consumo local de carne en la Argentina es mucho más que lo que se exporta. El año pasado, según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), el país produjo 3.168.472 toneladas res con hueso. De eso, exportó 900.699 toneladas, un 28,4%. Es una actividad que está permitiendo el ingreso de unos US$3000 millones más allá de las fluctuaciones de precios en los últimos tiempos.

“Nos alcanza para abastecernos y a la vez para exportar. El cierre de las exportaciones es lo opuesto a lo que necesitamos para salir adelante. El problema de la Argentina no es la carne sino que los argentinos no podemos pagarlaVenimos perdiendo poder adquisitivo desde el 2018, como consecuencia de la caída de la economía, la inflación y la devaluación”, remarca David Miazzo, economista de FADA.

Nos alcanza para abastecernos y a la vez para exportar. El cierre de las exportaciones es lo opuesto a lo que necesitamos para salir adelante.

Para Miazzo, el freno a las exportaciones de carne vacuna no bajará la inflación. “La inflación no se origina en el precio de la carne, se origina en la emisión monetaria. No solo sube el precio de la carne, suben todos los productos y servicios de la economía. No tenemos un problema de precios, tenemos un problema de moneda, cada vez se necesitan más pesos para comprar la misma cantidad de carne, nafta o tomates”, plantea.

En un informe, FADA reveló que en el precio de la carne hay un 28% de impuestos. A modo de ejemplo, en un corte de $800 en góndola, más de $200 se los lleva el Estado en tributos, que se van agregando a medida que la mercadería atraviesa los distintos eslabones de la cadena.

mailto:radio@sectoragropecuario.com

¿Se va la mejor carne al mundo y no queda en la Argentina? Para Francisco Ravetti, analista ganadero de AZ-Group, la mayor parte de la carne que se exporta es de una calidad menor que no demanda el consumidor argentino promedio. China, que compra el 75% de la carne que se exporta, la elige para comerla en cubos o con cocciones largas y sopas.

“Dos cortes muy demandados por los importadores del gigante asiático son el garrón y el brazuelo, y otros del cuarto delantero de menor relevancia en la dieta de los argentinos”, afirma Ravetti.

“El 25% restante [de las exportaciones totales] está compuesto por compras de Israel, la Unión Europea (UE), Chile y Rusia. De los cuatro, solo la UE lleva cortes de muy alta calidad, que representan nada más que el 8% de nuestros embarques. Los principales cortes que se consumen en nuestro país son el asado de tira, vacío, matambre, entraña, achuras, bola de lomo y nalga para milanesas”, precisa.

Solo la UE lleva cortes de muy alta calidad.

El precio: otro mito

En este contexto, otro mito que se cae es que a mayor exportación habría mayor presión sobre el valor local. De acuerdo al experto de Az Group, en los años en que las exportaciones fueron mínimas, de 2011 a 2016, los precios de la carne fueron superiores a los de los años de exportaciones récord de carne vacuna, como fueron los años 2019 y 2020.

Sin la variable de la exportación incidiendo, está claro que el problema del precio de la carne está en la fuerte caída del poder adquisitivo y en la inflación que no es controlada.

Por ello, hoy el consumo interno está en el menor registro en 100 años. En abril pasado se ubicó en 48,2 kilos por habitante año, según un informe actualizado de Ciccra, una merma del 5,3% versus igual mes de 2020.

“La disminución de la demanda interna de carne vacuna y la mayor demanda de carnes alternativas es por la enorme retracción del poder adquisitivo de las familias y el mayor nivel de desocupación de los últimos tres años”, señala Miguel Schiariti, presidente de esa cámara.

Si se hace un paralelismo con la cantidad de kilos de carne vacuna que puede comprar un salario promedio, de un estudio de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) se desprende que hoy se compra menos carne que en 2006.

http://oscarpourtau.com.ar/

En la actualidad, con un sueldo promedio se adquieren unos 180 kilos de carne, cuando hace 15 años en promedio se adquirían casi 250 kilos.

Al margen de la realidad argentina, vale la pena mirar lo que pasa con los precios en otros países. Ravetti señala, en este punto, que en Francia el lomo cuesta 32 euros por kilo (3680$/kg si se considera el dólar oficial); el bife angosto, 21 a 29 euros por kilo (2415 a 3335$/kg), y churrascos, 10 euros por kilo (1150$/kg). En España, un chuletón de vaca madurado cuesta entre 21 y 29 euros y un solomillo vacuno, 32 euros por kilo.

Recetas del pasado

En este contexto, y con la prohibición para exportar en curso, es oportuno preguntarse si dieron resultados las medidas restrictivas que el kirchnerismo ya aplicó con Néstor Kirchner primero y luego con Cristina Fernández, con cierres para vender al exterior y cupos. La historia muestra que no hubo resultados positivos.

Ezequiel de Freijo, economista jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA), recordó cómo entre 2006 y 2015 medidas idénticas fracasaron de manera elocuente y llevaron a que se perdiera en el stock bovino unas 10 millones de cabezas. En la actualidad, el país tiene un rodeo de 54,4 millones de cabezas.

“En 10 años, con el proceso de liquidación de vientres, la Argentina perdió activos ganaderos por un valor de U$S30.700 millones. Esto es el valor efectivo de la caída anual de animales del stock, respecto de lo que teníamos al inicio en 2008. Además desaparecieron 27.000 productores, más de 100 frigoríficos y 18.000 empleados directos se quedaron fuera de la actividad”, dice el experto de la Rural.

Desaparecieron 27.000 productores, más de 100 frigoríficos y 18.000 empleados directos se quedaron fuera de la actividad.

En este sentido, todos en el sector destacan la necesidad de no volver a generar daño en una actividad federal, que genera, empleo y divisas. Luis Miguel Etchevehere, exministro de Agricultura e integrante de la Fundación Pensar, marca que la carne involucra el trabajo de hombres y mujeres en todas las provincias, “generando arraigo y actividad económica en todos los rincones del país”.

“Nuestra carne es producto de una cadena formada por actores diversos que con gran profesionalismo y eficiencia día a día aportan su talento para satisfacer a los consumidores más exigentes. Hay muchas cosas por las que nuestro país es conocido a nivel mundial, una de ellas es sin dudas nuestra carne. Tenemos que cuidar esa distinción bien ganada siendo proveedores confiables”, concluye.

Mariana Reinke
La Nación

Ver Más

Cierre de exportaciones de carne: el 66% de los productores cree se “busca un chivo expiatorio por la inflación”

27/05/2021 – El 66% de los productores agropecuarios considera que el Gobierno “busca un chivo expiatorio por la inflación” con el cierre de exportaciones de carne dispuesto por 30 días, de acuerdo con una encuesta realizada por la consultora Amplicagro entre el 19 y el 24 de mayo.

Esta encuesta es indicativa del alto acatamiento de la medida de cese de comercialización de hacienda tomada por la Mesa de Enlace Agropecuario, que comenzó el jueves pasado y se extenderá hasta el viernes.

En segundo lugar, con 14%, se ubicaron “otro motivos”, que incluyen “ineptitud o ignorancia, populismo, confrontación con el sector, arreglo con exportadores y distracción. Por su parte, el 11% de los consultados piensa que la medida “busca castigar al sector por el aumento de la carne”.

Encuesta sobre cierre de exportaciones de carne.

La muestra se realizó entre 657 responsables de decisiones en empresas y establecimientos agropecuarios, pequeños, medianos y grandes (accionistas, gerentes y asesores), así como oferentes de servicios al sector. 

Encuesta sobre cierre de exportaciones de carne.

Cuando se les consultó a los encuestados cómo evalúa la suspensión de envíos de carne vacuna al exterior, el 95,9% la consideró totalmente o bastante inapropiada.

Encuesta sobre cierre de exportaciones de carne.

En cuanto a la opinión sobre las principales causales del aumento del precio de la carne, el 43,3% dijo que es el aumento de los costos de producción (salarios, fletes, etc.), mientras que el 39% lo atribuyó al aumento de los impuestos. 

Perfil

Ver Más

Seguir o intermitente: las opciones de la Mesa de Enlace para continuar la protesta por el cepo a la carne

25/05/2021 – Cumplidos cinco días corridos del cese de comercialización de hacienda, en la agrupación no hay consenso para sumar granos a la medida de fuerza pero sí se habla sobre cómo extender la misma.

Cumplidos cinco días corridos del cese de comercialización de hacienda en contra del cierre para exportar carne vacuna, la Mesa de Enlace ya tiene en análisis cómo continuar la medida de fuerza más allá del próximo viernes, el día de su finalización. Una opción es extender el paro. Otra alternativa, aunque sin definición todavía, es que la protesta sea intermitente. Es decir, que haya un levantamiento para que se pueda vender algo y luego volver a frenar toda la actividad.

Por otra parte, hoy hubo un nuevo contacto de la industria frigorífica exportadora con el área de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. El viernes pasado, según trascendió el Gobierno pidió mayor volumen de carne a precios accesibles. Entre otros productos, asado, vacío, matambre y cuadrada están en el foco de las autoridades. Los empresarios de la carne están aguardando respuestas a una serie de alternativas que presentaron.

Sector Agropecuario banner notas internas

Esta tarde, luego de una reunión interna en la agrupación que integran la Sociedad Rural Argentina (SRA), Federación Agraria (FAA), Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), no se llegó a un consenso para que se sume un paro de granos al cese de comercialización de hacienda.

Entidades adheridas a CRA habían dado su aval para que esa opción se propusiera a la Mesa de Enlace. Sin embargo, todo sigue igual hasta el próximo viernes.

“No hay ningún cambio, no hay consenso para llevarlo adelante (al cese de comercialización de granos)”, apuntó una fuente de la Mesa de Enlace. Quienes querían sumar granos consideraban que había que responder al pedido de cientos de productores que reclaman mayor dureza en la protesta contra el Gobierno. En cambio, quienes no estaban de acuerdo con esa alternativa insisten que, al ser una medida por la carne y no los granos, la protesta se debía atener a esa situación y continuar así solo con el cese de comercialización de hacienda.

En la Mesa de Enlace, donde insisten que no tienen negociaciones con el Gobierno y que no avalarán ningún acuerdo de la industria con el Gobierno que implique una rebaja de los precios del ganado, tienen en claro que la única salida del conflicto es que el Gobierno levante sin condiciones el cepo para exportar.

En este contexto, de cara a la finalización de la medida de fuerza el próximo viernes, en la agrupación ruralista están evaluando cómo seguir. Los dirigentes escuchan desde posturas de extender tal cual la protesta hasta a hacer algo más intermitente que les permita a los productores tener una ventana de ventas.

Jorge Chemes (CRA), Daniel Pelegrina (FAA), Carlos Iannizzotto (Coninagro) y Carlos Achetoni (FAA). El campo evalúa cómo seguir la medida de fuerza
Jorge Chemes (CRA), Daniel Pelegrina (FAA), Carlos Iannizzotto (Coninagro) y Carlos Achetoni (FAA). El campo evalúa cómo seguir la medida de fuerzaRodrigo Nespolo

“Sería un abrir y volver a cerrar. Se está evaluando; esto sería para no agotar a los productores”, señaló una fuente del ruralismo.

Esta tarde, la Mesa de Enlace tuvo un encuentro con consignatarios y el Mercado de Hacienda de Liniers. La plaza concentradora, por donde pasa más del 10% de la hacienda que va a faena, fue criticada la semana pasada por el presidente Alberto Fernández.

“No es posible que en el Mercado de Liniers se venda carne para exportaciones porque tergiversa todos los precios del mercado interno”, sostuvo el Presidente en diálogo con Radio 10 sobre el Mercado de Hacienda de Liniers.

En la reunión, la Mesa de Enlace, los consignatarios y el Mercado de Liniers mostraron sintonía. “Estamos de acuerdo en que se debe levantar el cierre de exportaciones y no tocar el Mercado de Hacienda de Liniers”, agregó una fuente que participó de la reunión.

En el encuentro se destacó también que el Gobierno no está hablando del tema de la carne con actores clave del sector, como los mismos ruralistas y el Mercado de Liniers.

En alerta

En rigor, en el campo no quieren que la industria acuerde algo con el Gobierno que perjudique a los productores, como una baja de precios.

“No estamos representados en ninguna negociación y no vamos a avalar nada en contra de los intereses del sector primario”, dijo Horacio Salaverri, presidente de Carbap, adherida a CRA.

Para Salaverri, el Gobierno tendría que escuchar a los productores, que hoy no están en ninguna negociación.

El dirigente dijo que el Gobierno ya recauda unos 220 a 230 millones de dólares por retenciones a la carne. Ante este dato, otro dirigente sugirió que el Gobierno ya tiene esos recursos para volcar a la carne si quiere ayudar con el precio.

En tanto, la industria exportadora está en contacto permanente con el Gobierno. Ese fue el foco de una reunión virtual hoy con el área de Español. La industria presentó propuestas tras el pedido de más carne accesible. Según trascendió, están a la espera de una respuesta del Gobierno.

Fernando Bertello
La Nación

Ver Más

Perjudicados por el derrumbe de la vaca, tamberos se suman al reclamo de reabrir exportaciones

25/05/2021 – La Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec) le envió una carta al ministro Basterra solicitando la revisión de la medida. También hubo fuertes críticas desde Buenos Aires.

El sector tambero atraviesa desde hace un año un cuadro crítico: el precio que cobran por el litro de leche cruda apenas les alcanza para cubrir sus costos, y en varios de los últimos meses, ni siquiera ha sido suficiente para eso.

En ese marco, una “salvación” que llegó en los últimos años fue la demanda china que impulsó el precio de la vaca “de descarte”: aquella que ya no es productiva y que se había convertido en una fuente de ingresos importante para el sector.

Sin embargo, el cierre de las exportaciones de carne vacuna, decidido por el Gobierno nacional y que afecta principalmente a esta categoría de animales y no a los que se consumen a nivel local, derivó en un fuerte derrumbe de los precios.

Por este motivo, en las últimas horas se propagaron cartas y comunicados de productores tamberos que se plegaron a los reclamos para que el Gobierno revea su decisión.

DESDE CÓRDOBA

La Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec) le envió una misiva al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, en el que le advirtió que “el cierre de las exportaciones de carne afecta seriamente la continuidad de muchos productores que ven, en esta fuente de recursos, la tabla de salvación para continuar produciendo, generando trabajo y desarrollo en el interior del interior”.

“Hace ya 10 largos meses que el sector de la producción láctea está en franco quebranto. Pero nos ha sido posible seguir produciendo con la venta de las vacas que han concluido con su vida útil, que morigeran los números económicos de los tambos. Esas vacas, en general, son faenadas y procesadas para venderlas en el mercado externo; no son consumidas en el mercado interno”, le recordaron los tamberos a Basterra.

“Por esto, solicitamos al Gobierno Nacional que revea esta decisión que perjudica seriamente a los productores tamberos e invitamos a los involucrados directos a llegar a un acuerdo que sirva para sortear el conflicto en beneficio de toda la sociedad, por cuanto la exportación de carne traerá al país los recursos que en esta pandemia tanto se necesitan”, añadieron.

De otro modo, le alertaron al ministro, los productores “se verán obligados a retirarse de la actividad”.

Sector Agropecuario banner notas internas

DESDE BUENOS AIRES

En tanto, las organizaciones que representan a los tamberos de Buenos Aires (Carbap, Sociedad Rural, Unión de Productores de Leche de Cuenca Mar y Sierras, USV Abasto y la Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste -Caprolecoba-), emitieron un comunicado conjunto en el que consideraron “completamente equivocada la medida del gobierno nacional de cerrar la exportación de carne vacuna”.

Las entidades remarcaron que el efecto inmediato de esta decisión fue la caída de entre el 10 por ciento y el 20 por ciento del precio de la vaca en sus diversas categorías, lo cual impacta de lleno en la economía de los tambos, que desde julio de 2020 arroja valores negativos.

Y también argumentaron que “la valorización que la denominada ‘vaca descarte’ experimentó en los últimos años, a raíz de las compras de China, repercutió positivamente en el bolsillo del tambero promedio y contribuyó a aliviar tanto la situación de quebranto recurrente del negocio lechero como la falta de financiamiento”.

Además, criticaron que “el cierre intempestivo de las exportaciones de carne bovina parte de premisas falsas tales como que existe una competencia entre la mercadería destinada al consumo interno y la del comercio exterior, y que los productores tienen mucha influencia en la formación de precios”.

“Por el contrario, sí observamos el perjuicio que causan, tanto a nuestras empresas como al consumidor, las distorsiones del mercado interno derivadas del control de precios como principal herramienta para combatir la inflación”, añadieron las entidades lecheras.

Por estos motivos, los tamberos bonaerenses les solicitaron a las autoridades provinciales:

1) Que intermedien ante el gobierno nacional para que revise la medida adoptada en defensa del trabajo genuino de todos los bonaerenses en general y de los productores de ganado de carne y leche, en particular.

2) Que se e convoque a la Mesa Lechera Provincial para encarar los temas que apremian a la lechería bonaerense.

Agrovoz

Ver Más

Productores convocan a una marcha contra el cierre de las exportaciones de carne

24/05/2021 – La filial de Federación Agraria de Crespo, Entre Ríos, lanzó la convocatoria para este 25 de mayo; se suman otras localidades.

El cierre de las exportaciones de carne generó malestar en el agro y como medida de protesta la Mesa de Enlace lanzó un paro agropecuario. Sin embargo, diversos productores organizaron manifestaciones para este martes 25 de mayo. 

Bajo la consigna de protestar por el cierre de las exportaciones, la filial de Federación Agraria de Crespo, Entre Ríos, convocó a una marcha para este martes. La misma será a las 15 y comenzará en la rotonda de la localidad.

Además de Crespo, se sumaron otras localidades como Bell Ville y el grupo Campo más Ciudad. La manifestación no solo apunta a las exportaciones de carne, si no que suma otros reclamos como el cierre de comercios y vacunas.

Cierre de exportaciones

La medida que lanzó el Gobierno no fue bien recibida por el sector. La Mesa de Enlace reaccionó con una medida de fuerza hasta el 28 de mayo. Por su parte, entidades como el Consejo Agropecuario Argentino, la Cámara de Matarifes y Abastecedores mantienen encuentros con el ministro de Desarrollo Productivo para destrabar el conflicto.

El campo repudia esta medida, que en el pasado causó la desaparición de más de 10 millones de cabezas de ganado, con una caída de la producción del 18%. En una carta a funcionarios, la Mesa de Enlace alertó: “Las estadísticas demuestran que entre 2006 y 2015, cuando estuvieron vigentes los llamados Registros de Operaciones de Exportación (ROE) -que fueron en rigor de verdad Permisos, cuotas y no solo un mero registro- el objetivo buscado fue bajar los precios internos de la carne. Pero ello no ocurrió: entre enero de 2006 y diciembre de 2011 el precio de la carne subió 300%, mientras que la inflación del país en el mismo periodo (según INDEC e Inflación Verdadera), fue del 200%”.

Agrofy

Ver Más
Alberto Fernandez

Suspensión de las exportaciones de carne: un chequeo a los dichos de Alberto Fernández

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió el martes último a la decisión del Gobierno nacional de suspender las exportaciones de carne por 30 días, lo que llevó a que la Mesa de Enlace dispusiera un cese de comercialización entre el 20 y el 28 de mayo.

En este contexto, el Presidente realizó en una entrevista en “Mañana Sylvestre”, programa que se emite por Radio 10, una serie de afirmaciones sobre la situación del sector durante la gestión de su antecesor, Mauricio Macri (Cambiemos).

A continuación analizamos las principales declaraciones de Fernández y te contamos qué dicen los datos.

“[Entre 2015 y 2019] no aumentaron la cantidad de toneladas faenadas”.

FALSO

Esta afirmación de Fernández es falsa, dado que en el período comprendido entre 2015 y 2019 -es decir, durante la gestión de Macri- hubo un incremento de casi el 15% en la cantidad de toneladas faenadas de res con hueso.

Según datos oficiales, en 2015, al finalizar la gestión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se faenaron 2,7 millones de toneladas, mientras que en 2019 se elevó ese número a 3,1 millones (un aumento del 14,8%). Durante ese período, tras una caída a 2,6 millones en 2016, la faena comenzó a subir paulatinamente.

“[Entre 2015 y 2019] no aumentaron la cantidad de cabezas [de ganado]”.

FALSO

Este dato es falso. Según las cifras del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) -que se encuentra conformado por representantes de las entidades agropecuarias y el Gobierno nacional-, la cantidad de cabezas de ganado existentes en diciembre de 2015 era de 51,4 millones, mientras que a fines de 2019 ascendía a 53,9 millones. Se trata de un incremento de 2,5 millones de cabezas de ganado, una suba del 4,9%.

En un pasaje posterior de la entrevista, Fernández reconoció que el aumento del stock ganadero durante la gestión de Cambiemos fue del 4,9%. No obstante, en sus declaraciones el Presidente se refirió a esta variable en toneladas, cuando en realidad se mide habitualmente en cabezas de ganado.

Fernando Vilella, director del Programa de Agronegocios y Alimentos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), señaló a Chequeado que “el stock nunca se mide en toneladas, sino en cabezas de ganado. “La medición en toneladas se utiliza para medir las exportaciones”, dijo.

Sobre la gestión de Macri: “Cada vez es menor el peso del novillo que se faena”.

FALSO

La frase es falsa. Según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el peso promedio de faena pasó de 224 a 225 kilos durante la gestión de Cambiemos (2015-2019). Es decir, aumentó un kilogramo.

Este dato, curiosamente, fue confirmado por el propio Fernández en un tramo posterior de la entrevista, al declarar que el peso de faena “era de 224 kilos con Cristina y [de] 225 kilos con Macri”.

Sobre la carne: “Vino Macri, sacó las retenciones, abrió todas las exportaciones”.

VERDADERO

La frase es verdadera: durante la Presidencia de Macri se eliminaron las retenciones y los cupos de exportación a la carne, como afirmó Fernández.

En diciembre de 2015, pocos días después de asumir la Presidencia, Macri anunció la eliminación de las retenciones a la exportación de carne, incluida la pesca. Hasta entonces, los derechos de exportación para el sector llegaban al 15%.

Sin embargo, en septiembre de 2018 la gestión de Cambiemos reimplantó el esquema de retenciones, aunque modificó sus características: dispuso el pago de un canon de $ 3 por cada dólar exportado, en el caso de la carne. Finalmente, el 14 de diciembre de 2019 Fernández (Frente de Todos) reemplazó ese sistema y fijó un canon del 9% por los derechos de exportación de carnes.

En cuanto a los permisos de exportación, Macri eliminó en 2017 el Registro de Operaciones de Exportación de la carne -denominado “ROE rojo”- que había sido implantado en 2008, durante la gestión de Fernández de Kirchner como presidenta.

Javier Cao, analista sectorial de la consultora Abeceb -fundada por Dante Sica, ex ministro de Producción nacional durante la gestión de Cambiemos-, explicó en esta nota que el ROE generó “restricciones a las exportaciones para generar más disponibilidad interna y, por ende, mejores precios en el mercado local”. Pero sostuvo que, si bien “inicialmente esta política pudo haber funcionado” para bajar los precios, “a mediano plazo restringió la oferta”.

En el marco de esta política de apertura que se registró durante la Presidencia de Macri, aumentaron las exportaciones de carne vacuna. Según datos del IPCVA, durante 2015 se vendieron al exterior 133 mil toneladas de carne, mientras que en 2019 se exportaron más de 567 mil toneladas (un incremento del 326%).

Medido en dólares, la Argentina exportó carne vacuna por un valor de US$ 870,1 millones en 2015, mientras que en 2019 la cifra ascendió a US$ 3 mil millones (un aumento del 256%).

“La cantidad de cabezas [de ganado] faenadas era de 12 millones con Cristina. Fueron 13 millones con Macri”.

EXAGERADO

En otro tramo de la entrevista, el Presidente dijo que “la cantidad de cabezas [de ganado] faenadas era de 12 millones con Cristina. Fueron 13 millones con Macri”. Una diferencia de 1 millón de cabezas de ganado.

Esta afirmación es exagerada: en 2015 -según datos oficiales- se faenaron 12,1 millones de cabezas de ganado y en 2019, 13,9 millones. Se trata de un incremento de 1,8 millones de cabezas (14,5%), casi el doble que lo expresado por Fernández. El Presidente reconoció la suba, pero no en la dimensión real que muestran las cifras.

“El precio del asado en el año 2015 era $ 77, en diciembre de 2019 era $ 300. Lo único que subió fue el precio”.

ENGAÑOSO

En noviembre de 2015, antes de la asunción de Macri como Presidente, el precio del asado era de $ 87,60, según datos del IPCVA, en base al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Para 2019, según el mismo registro, el precio del asado era de $ 290. Por lo tanto, el aumento en términos nominales fue del 230%.

Las cifras oficiales son similares a las que mencionó el Presidente en la entrevista, pero en su cálculo Fernández no consideró la inflación general que hubo en este período. Si se tiene en cuenta esta variable durante esos 4 años, el precio del asado no aumentó sino que cayó durante la gestión de Macri. Por esto, la afirmación es engañosa.

Consultado por Chequeado, Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, aseguró que para analizar la evolución del valor del asado “se deben tener en cuenta los precios relativos, ver si la carne vacuna se encareció o abarató contra el resto” de los productos. Según sus cálculos, el producto “no se encareció en términos relativos en esos años”, al medirlo respecto a la evolución del IPC de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Si se tiene en cuenta la evolución del IPC en el período mencionado por Fernández, el precio del kilo de asado cayó 15,8% en diciembre de 2019 en términos reales (es decir, considerando la inflación general), en relación con el valor registrado en noviembre de 2015, último mes del segundo mandato de la ex presidenta. Por lo tanto, en la gestión Macri el kilo de asado se abarató.

Durante la Presidencia de Fernández, en tanto, según los mismos datos del IPCVA, el kilo de asado pasó de $ 290 en diciembre de 2019 a $ 615,8 en marzo de 2021. Se trata de un incremento del 37,8% en términos reales.

Un sector de crecimiento lento

En cuanto a la evolución de la producción de carne durante el período 2015-2019, especialistas consultados por Chequeado coincidieron en señalar que se trata de una actividad con un proceso de recuperación “lenta”, por las características de la cría de ganado.

En este sentido, Caamaño indicó que “el stock de cabezas de ganado dejó de caer y empezó a crecer, hubo un cambio de tendencia”. Pero advirtió que “es un proceso lento”, puesto que “hay que retener vientres para que crezca el stock. Es decir, dejar de faenar”.

Por su parte, Vilella coincidió con esta afirmación al sostener que “el crecimiento en el caso de los vacunos es más lento que en cualquier otro animal” y explicó que el promedio de pariciones en la Argentina es de 63 terneros cada 100 vacas, pero que “tendría que ser 15 o 20% más”.

David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) dijo a Chequeado que “es muy difícil que haya un crecimiento rápido del stock: se necesitan 2 años para producir un ternero. Son ciclos muy largos: casi 3 años (incluyendo la gestación) para que una ternera que se decide convertir en vientre [N de la R: que se destine a vaca de cría] tenga su primer ternero y 1 o 2 años más para que el ternero que tenga vaya a faena”.

Chequeado

Ver Más

El virus del populismo y la ingenuidad al poder

21/05/2021 – Una concepción tan intervencionista como irracional, afín a las líneas trazadas desde el cristinismo, se ha apoderado del gobierno de Alberto Fernández.

Cuesta imaginar a Corea prohibiéndole a Samsung exportar teléfonos celulares o a Japón impidiendo que Toyota exporte automóviles para cuidar sus precios internos. Así de irracional suena la reciente medida del gobierno de Alberto Fernández de prohibir las ventas al exterior de carne vacuna, con el pretendido propósito de cuidar “la mesa de los argentinos” y combatir la inflación. Las propias dudas que sobre la perdurabilidad de esta decisión transmiten algunos funcionarios deja la sensación de que, detrás de ella, más que convicción, hay una sobreactuación tendiente a exhibir sintonía con el núcleo que lidera Cristina Kirchner.

La decisión del Poder Ejecutivo Nacional de suspender esas exportaciones, en principio por treinta días, llama mucho más la atención no solo por la creciente necesidad de divisas que tiene el país, sino porque exactamente tres meses atrás el presidente de la Nación anunciaba con bombos y platillos, desde México, que este país abría sus puertas a las carnes argentinas. Fue el mayor logro comercial de la visita de nuestro primer mandatario a la nación azteca, luego de que el mercado mexicano estuviera cerrado durante años debido a la fiebre aftosa. ¿Qué pensará hoy su querido Andrés Manuel López Obrador?

No menos sorprendidos estarán los empresarios que, poco después de las PASO de 2019, en la Fundación Mediterránea, escucharon al entonces candidato presidencial Alberto Fernández afirmar que “consumir y exportar no son conceptos antagónicos” y que el “gran desafío” de la Argentina no era otro que aumentar sus exportaciones.

Ni el rechazo a la medida gubernamental por parte de funcionarios de los gobiernos de Santa FeCórdoba y Entre Ríos, ni la frustrada experiencia vivida hacia 2006, cuando el gobierno de Néstor Kirchner también restringió las exportaciones de carne, ha podido frenar el virus del populismo que anida en la Casa Rosada. Aquella política generó graves consecuencias para la Argentina:

  • El stock de ganado vacuno se redujo en esos años en más de 10 millones de cabezas
  • Cerró un centenar de plantas frigoríficas, con unos 10.000 puestos de trabajo perdidos
  • Las exportaciones de carne entre 2006 y 2012 se redujeron a la mitad y la producción de carne descendió un 20%
  • Por si esto fuera poco, el precio de la carne, lejos de bajar, subió, pasando el kilo de asado de 2,70 dólares en 2006 a 8 dólares en 2012, de acuerdo con datos de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA). Hoy, ronda los 6,80 dólares al cambio oficial.
Sector Agropecuario banner notas internas

Diputados nacionales de la UCR presentaron ayer un proyecto para que el Gobierno dé cuenta de los estudios en los que funda la suspensión de las exportaciones de carne por treinta días y explique sus cálculos y la cuantificación del impacto de la medida sobre el precio de la carne, en particular, y sobre la inflación, en general. También, sus efectos en el mercado laboral del sector y cómo se compensarían los menores ingresos de divisas y de recaudación por la caída de las ventas al exterior. Finalmente, cómo se mantendrá a los mercados compradores de la Argentina.

La conclusión en la que coinciden especialistas del sector y dirigentes de la oposición es que, con esta medida, el Gobierno está matando a uno de los pocos sectores que generan ingresos en dólares genuinos. Algo equivalente a pegarse un tiro en el pie.

La prolongación del cierre de exportaciones de carne vacuna podría provocar que los productores comiencen a liquidar vientres, lo cual podría bajar los precios en el muy corto plazo, pero a mediano plazo solo hará que el precio de la carne sea más alto que en la actualidad.

Lo desarrolló muy gráficamente con un ejemplo el analista internacional Gustavo Segré. Si un frigorífico argentino produce 100 unidades de un producto, de las cuales vende al mercado externo la mitad y, de la noche a la mañana, el Gobierno le prohíbe exportar ese producto, el dueño del frigorífico no tendrá otra alternativa que frenar la producción. Sus costos fijos, que antes se diluían en 100 unidades, pasarían a diluirse en 50. Ese aumento del costo lo trasladará al precio de venta de las 50 unidades destinadas al mercado interno, al tiempo que deberá recurrir a suspensiones o despidos de personal para que sus costos por unidad producida no sigan aumentando.

El otro problema que provocará la decisión del Gobierno es que los importadores que hasta hoy compraban carne argentina no dejarán de consumirla porque nuestro país no la venda, pero buscarán otros proveedores, como UruguayBrasil o Australia, con la consecuente dificultad para recuperar mercados que tendrá nuestro país si se prolongara la restricción.

En síntesis, el cierre de exportaciones que ha impulsado Alberto Fernández con la intención de contener los precios de la carne podría generar pérdida de divisas para el país, un corte de la cadena de distribución internacional, un aumento de costos, más cierres de frigoríficos y, en el mediano plazo, mayores subas de precios por la caída de la oferta. Un nuevo virus ha atacado al Gobierno: el virus de la ingenuidad.

Fernando Laborda
La Nación

Ver Más

Por el cierre de las exportaciones de carne, el campo va al paro por 8 días

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias reunida de urgencia esta mañana ante la medida de cierre de exportaciones de carne anunciada por el Gobierno nacional convocó a un cese de comercialización de todas las categorías de hacienda vacuna desde las 0 hs del jueves 20 de mayo hasta las 24 hs del viernes 28 de mayo.

Para las 12:30 hs del día de hoy brindarán una conferencia de prensa virtual donde ampliarán el alcance de esta medida y prometen abordar “el disgusto de los productores y nuestro rechazo a un cierre de exportaciones que sin duda perjudicará a toda la Argentina”, detallaron en un escueto comunicado reciente. 

El campo reaccionó duramente a la decisión del gobierno de cerrar las exportaciones de carne. Si bien desde hace unos meses el tema sobrevolaba las reuniones de los dirigentes agropecuarios que miraban con recelo las decisiones oficiales de “controlar” la comercialización externa con la idea de “desacoplar los precios internos de los internacionales”, ayer nadie parece haber estado al tanto de la que medida se tomaría tan drásticamente. 

Ayer, el mismo presidente Alberto Fernández, expresó “Vengo muy decidido a ocuparme del tema precios y a poner las cosas en orden”; y tal parece que las medidas no se hicieron esperar. 

Anoche, el Gobierno nacional decidió suspender por 30 días las exportaciones de carne vacuna, como medida orientada a contener la suba de precios, especialmente en los alimentos, que se viene registrando en los últimos meses.

La medida fue adelantada al Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), una de las cámaras que está colaborando con el Gobierno para intentar frenar la fuerte alza de precios en los cortes de carne, lo que genera un incremento en la inflación.

La bronca del campo

El malestar del campo es evidente. Desde que se conoció la noticia varios de los dirigentes de la Mesa de Enlace conformada por Confederaciones Rurales ArgentinasSociedad Rural Argentina, Federación Agraria Argentina y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada, más conocida como Coninagro, salieron a expresar su postura y criticar, la decisión que consideran un despropósito y un contrasentido. 
Y como corolario definieron ir a un paro de comercialización por 8 días. 

El titular de Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, se refirió al malestar del campo en declaraciones a La Nación TV. “El disgusto por esta medida es enorme, tropezamos con la misma piedra, le hace muy mal a la Argentina. Desde Mesa de Enlace estamos convocando a una conferencia de prensa”, recordó acerca del encuentro que se desarrollará hoy a las 12:30 horas. 

Además, expresó: “No puede ser que sigan avanzando con medidas que más que nada buscan distraer como objetivo final; porque vemos cosas severísimas con el aspecto sanitario, un avance sobre la justicia sin precedentes, la vuelta de una gira sin resultados, una economía descontrolada y toman estas medidas muchas veces para provocar. Bueno, Acá estamos”, concluyó.

Perfil

Ver Más

Cepo para exportar carne: el campo se reúne de urgencia para definir medidas de fuerza

18/05/2021- La Mesa de Enlace tendrá un encuentro este martes luego del cierre por 30 días en las ventas al exterior dispuesto por Alberto Fernández.

La Mesa de Enlace se reunirá de urgencia este martes para definir una postura en común luego de que el presidente Alberto Fernández cerrara por 30 días las exportaciones de carne vacuna.

“Vamos camino a un cese de comercialización”, dijo Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en un mensaje en su cuenta de Twitter. Jorge Chemes, presidente de la entidad, remarcó que “todos”, en referencia a los productores y las organizaciones de base, están pidiendo una protesta.

“Vamos a juntarnos de inmediato con la Comisión de Enlace, para ejercer un rechazo total a esta nefasta medida”, afirmó, por su parte, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (CRA).

En esta línea, de manera virtual, entre las 8 y las 8.30, los dirigentes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Coninagro y Federación Agraria (FAA), además de CRA, definirán los pasos a seguir.

“Medidas de fuerza”, respondieron en una entidad del sector ante la consulta de LA NACION sobre qué decisiones se podrían tomar durante el encuentro de los dirigentes. En el campo hay fuerte desazón porque el Gobierno sigue tomando medidas sin consultar, tal como había prometido en la campaña electoral el mismo presidente Alberto Fernández en un encuentro con las entidades.

Antecedentes

A fin de 2020, el Gobierno cerró las exportaciones de maíz, pero luego las reabrió tras un paro de 72 horas en enero pasado de SRA, FAA y CRA (en ese momento no adhirió Coninagro).

Después de ese episodio, en febrero pasado el presidente Alberto Fernández amenazó al sector, con el fin de frenar la suba de los alimentos, con más retenciones e incluso cupos para exportar. El Presidente después dio marcha atrás luego de una reunión con la Mesa de Enlace.

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), adherida a CRA, se declaró en “alerta y movilización” tras el freno a las exportaciones de carne dispuesto por el Gobierno.

“Ante el inminente error gubernamental, se declara en estado de alerta y movilización y convoca a una reunión de su Consejo Directivo de urgencia para decidir las acciones a seguir”, señaló.

“Pareciera que a menos de dos años de la administración, al Gobierno se le han acabado las ideas para poder morigerar el aumento de los alimentos (provocado principalmente por el desmanejo en las variables macroeconómicas –inflación-), y pretende resolverlo aplicando recetas que ya han sido aplicadas y han fracasado, y cuyos resultados toda la ciudadanía conoce”, agregó.

Las entidades de base están presionando a las organizaciones principales por una respuesta contundente. Así, por ejemplo, la Asociación Rural de Salliqueló expresó su acuerdo para un cese de comercialización. “No son vacas, son productores que desaparecen y no podemos permitir que la historia vuelva a repetirse”, señaló.

Productores autoconvocados ya están también impulsando medidas de fuerza contra la medida restrictiva. “Más allá de lo que haga la Mesa de Enlace, como primera medida se está gestando la no comercialización de hacienda por un mes”, expresó Ariel Bianchi, de la Asociación Argentina de Productores Autoconvocados.

Entre otras organizaciones, la Asociación Argentina de Brangus hizo una convocatoria a “reaccionar” contra el freno para exportar.

Se presenta como un cierre temporal por 30 días, tal vez a modo de prueba lo que nos lleva a convocar a toda la producción y la industria a reaccionar en contra de algo que nos trae a la memoria el peor recuerdo por sus resultados tristemente conocidos”, indicó.

“En marzo del 2006 se hizo por vez primera generando la pérdida de más de 10.000.000 de cabezas, el cierre de 138 frigoríficos, perdida de decenas de miles de puestos de trabajo, desarraigo y desanimo en los trabajadores y sus familias. Se afecta el trabajo de peones de campo, obreros de la industria, camioneros, gomeros, profesionales de la actividad y se castiga a pequeños proveedores de servicios como alambradores, molineros, albañiles y tanta gente que vive del campo y gracias al campo”, añadió.

Fernando Bertello
La Nación

Ver Más

Fuerte malestar en el campo: “Han vuelto los ROEs y en el Gobierno no han hecho más que mentirnos en la cara”

Federación Agraria Argentina (FAA) destacó que, con la publicación de la Disposición 59/21 de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario (ex ONCCA) se confirmaron las “peores sospechas”.

“El gobierno creó un mecanismo para prohibir, trabar, restringir, direccionar y manipular una por una las exportaciones de carne. Antes fueron los ROE, ahora bajo el discurso del control de la informalidad y evasión son las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJEC) aplican una fachada para consagrar la vuelta de un nefasto sistema de manejo de las exportaciones de carne“, señala el comunicado de la entidad de pequeños y medianos productores.

Recuerdo de los ROE para la carne

FAA recuerda que mientras existieron los ROE (entre 2006 y 2015) se perdieron 17000 puestos de trabajo de la industria, 100 frigoríficos y 10 millones de cabezas de ganado, sumado a que el precio de la carne en la “mesa de los argentinos” subió varias veces más que la inflación.

“Pese a que su fracaso fue fenomenal, ese sistema es el que el gobierno acaba de reimplantar, con otro nombre, sumándole la ‘épica ficticia’ de un discurso anti evasión que no convence a nadie y con el que nos mienten en la cara”, agregan.

La Disposición 59/2021 del sábado pasado dice en su artículo 3: “Una vez ingresadas las DJEC al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, quedarán en estado pendiente mientras la Autoridad de Aplicación analiza el contenido de las mismas”.

“Esto significa que cada exportación quedará a revisión del burócrata de turno”, responden desde FAA.

Luego, la Disposición 59 regula en el art. 5: “Una vez realizada la evaluación de la DJEC por la Autoridad de Aplicación, de no mediar rechazo u observaciones se la considerará aprobada de manera automática a las diecinueve horas del tercer día hábil de la fecha de oficialización de la mencionada Declaración”.

“Aquí, bajo una elegante redacción que simula ser de aprobación automática, está la verdadera trampa: cada declaración de exportación será evaluada y por tanto aprobada o no por el gobierno. Con esto tienen la llave de la exportación de carne, embarque por embarque. Igual que fue con los ROE. Tristemente, los productores agropecuarios ya conocemos el final”.

Cabe recordar que anteriormente, los días 19 y 20 de abril, se conocieron resoluciones inconsultas que despertaron temor en toda la cadena de carnes. En la Resolución que creó las DJEC, en los propios considerandos afirman que es para abastecer mercado interno, controlar precios, además de fiscalizar todos los aspectos de la cadena.

El Gobierno también cita la ley 21749, por la que el gobierno puede prohibir la exportación y embarque. En su art. 3 afirma que el gobierno define el plazo de vigencia del DJEC, en una redacción similar a la de los ROE Rojos y dejaba abierta la puerta a la discrecionalidad.

“Todo esto se confirma con la disposición del sábado pasado”, advierten en FAA.

La misma Resolución remarca que se puede pedir baja de RUCA ante la necesidad de “abastecer el mercado interno”: “A nuestro entender, les da la posibilidad de, por cuestiones de precio u oferta, generar un cierre de exportaciones”, agregan productores.

“Considerábamos en esos días de abril que con esta resolución se abría la puerta al sistema de ROE. Otro temor que se confirma con la resolución del sábado. Además, el día 22 de abril el funcionario Zarich (director de Control Comercial Agropecuario) tuvo una reunión con referentes de la cadena de las carnes, en la que afirmó que estas medidas eran sola y exclusivamente para controlar evasión y subfacturación y negó cualquier intención de intervención. Ahora bien, ni en esa reunión ni luego en otras declaraciones públicas negó que otros funcionarios del gobierno pensaran en esas medidas”.

Según FAA, Zarich incluso afirmó: “Si el presidente quiere, da la orden y se cierran mañana mismo las exportaciones de carne”.

“Los dichos de Paula Español en ese sentido ya no son novedad, pero vale destacar que el mismo día en que Zarich trataba de convencernos que todo lo que estaban haciendo era para combatir la evasión, ella declaraba que ‘no le iba a temblar el pulso para cerrar las exportaciones de carne’. Las resoluciones están allí y son claras, el problema no es que no las entendemos, sino que las entendemos. Y su fin es muy claro, y se ratifica más por haberlo vivido antes: darle al gobierno el control total del mercado de carnes. Zarich prometió en esa reunión una reglamentación automática y nos pidió que alzáramos la voz si veíamos que esto avanzara hacia trabas al comercio. Pues bien, eso estamos haciendo. Tanto los dichos de otros funcionarios del gobierno, como la propia disposición firmada por el director publicada el pasado sábado, nos confirman dos cosas: que han vuelto los ROEs, y que en los últimos días el gobierno no ha hecho más que mentirnos en la cara”, añaden en FAA.

“Se confirma con pruebas evidentes que el gobierno no quiere dialogar sino imponer medidas que ya fracasaron. Dicen querer dialogar, pero lo hacen desde la mentira, sin decirnos que lo que está escrito en las resoluciones y firmado por los propios funcionarios. Tratan de explicar que lo que hacen ‘no dice lo que dice y no implica lo que implica‘. Y no nos vamos a dejar tomar por tontos. Basta de falsos dialogo y mentiras, así no se defiende la mesa de los argentinos. Solo se destruye la producción. Como hemos dicho semanas atrás, nos hemos declarado en alerta y monitoreo permanente para ver lo que sucedía con estas medidas, y a las pruebas nos remitimos. En los próximos días, en la reunión de nuestro Consejo Directivo Central, analizaremos e informaremos los pasos a seguir”, concluyen.

Agrofy News

Ver Más