Desastre millonario: un productor cordobés perdió 140.000 pollos

23/12/2021 – Fue una granja avícola de San Ambrosio, en el sur de la provincia mediterránea. El daño económico se calcula en US$ 2.500.000. También afectó a una Escuela Salesiana Agrotécnica.

http://lacesira.net/productos/

Ezequiel Bernardi lidera una granja avícola en el sur de Córdoba y en la madrugada de este martes tuvo que afrontar un desastre productivo debido a la tormenta que afectó esa zona: perdió 140.000 pollos parrilleros por un valor estimado de US$ 2,5 millones.

El establecimiento familiar de los Bernardi de 32 hectáreas en total, de las cuales cuatro están dedicadas a la producción de pollos parrilleros, fue uno de los mayores perjudicados por la fuerte tormenta que azotó a varias zonas del departamento Río Cuarto desde la noche de este lunes. Los vientos huracanados destruyeron todo el establecimiento.

Destrucción en una Escuela Agrotécnica Salesiana

La tormenta también afectó a la Escuela Salesiana Agrotécnica “Ambrosio Olmos”, ubicada en la misma localidad. A ese establecimiento educativo rural concurren unos 200 alumnos, pero como ya comenzó el período vacacional, no hubo problemas de personas que se vieran afectadas. Sí sufrieron daños algunos de los equipos que se utilizan en el colegio para la producción agropecuaria. Y cayeron varios árboles.

En un comunicado de la Escuela se resaltó que no hubo víctimas humanas, pero indicaron que las consecuencias sobre la infraestructura del colegio y su parque fueron de magnitud. La estación meteorológica del colegio registró que las ráfagas llegaron a alcanzar una velocidad de 150 kilómetros por hora.

Una región diezmada

La tormenta provocó graves daños agrícolas y productivos en general en las zonas de Río Cuarto, Coronel Moldes, Villa Valeria, Charras, Sampacho, Vertientes.

Daniel Torres, de la Filial de Federación Agraria Argentina (FAA) de Río Cuarto, describió que el temporal “fue muy fuerte, nosotros somos productores integrados que producimos pollos. El viento huracanado produjo voladuras de 18 galpones que los arrancó de cuajo”.

“Los productores afectados están directamente en quiebra, no tienen forma de recuperarse. Es necesario articular con la provincia y la Nación mecanismos para esas familias que perdieron todo y ayudarlos a recuperarse”, reclamó el productor.

Según describió Torres, el radio del área afectada es de “por lo menos 150 kilómetros, causó muchos daños a pequeños y medianos productores de esas zonas, y por ello es necesario dar respuestas rápidas. El granizo produjo pérdidas totales de cultivos en una franja productiva muy amplia”.

“Perdí todo”, el lamento de un emprendedor familiar

“Aparte de angustia, bronca y desazón nos quedaron un par de galpones parados, pero torcidos. Lo demás lo perdí todo, hasta la forestación y las plantas frutales”, indicó Bernardi a Valor Agregado Agro.

Bernardi inició sus actividades en 2007 con dos galpones de 20 mil pollos, luego sumó otros espacios para llegar a 70 mil unidades (en 2010), y en 2016 llegaron a una producción de 140 mil animales. “Los dos que construimos en 2016 los borró por completo, el de 2010 nos llevó la mitad y, de la otra mitad que quedó, la destechó completa”, describió.

Produce de manera asociada con una gran empresa pollera que tiene una planta en Río Cuarto y, según sus cálculos, entre los costos de los galpones (500 mil dólares cada uno), más la infraestructura en general perdida, la tormenta provocó daños por un total de alrededor de 2,5 millones de dólares.

Piden la “declaración de emergencia”

Torres indicó que “la desazón en la zona es muy grande, fue una tormenta muy fuerte en unas horas se llevó todo”. Y señaló: “Esta zona tiene que ser declarada en emergencia articulando mecanismos para que los afectados se puedan recuperar de este desastre”.

Este martes, el director de FAA Adrián Pelliza le transmitió detalles de la situación al ministro agropecuario cordobés, Sergio Busso, quien se comprometió a trabajar sobre este tema con Germán Font, director General de Agencias Zonales y Desarrollo Territorial, “para articular metodologías a utilizar para ver si realizan aportes o tal vez líneas de créditos vía banco Córdoba para productores afectados”. Ya están trabajando en el relevamiento de la zona afectada.

Clarín Rural

Ver Más

La joven productora rural que decidió abandonar la actividad: dejó un crudo mensaje por la inseguridad en el campo

23/12/2021 – “No puedo sacarme de la cabeza los gritos”, relató Natalí Spala.

Natalí Spala (29), productora de San Vicente, una localidad 52 km al sur de la provincia de Buenos Aires, sufrió un duro hecho de inseguridad que la marcó y ahora comunicó que decidió dejar la actividad agropecuaria.

Inseguridad rural

A través de una publicación de Facebook, Natalí anunció: “No se puede producir más… no se puede más. Me duele Argentina. Hasta acá llegué, gracias a todos por acompañarme”.

Tras un hecho de inseguridad durante el 2020, la joven productora rural volvió a apostar al sector y adquirió un centenar de lechones, vacas y ovejas. “Me volvieron a robar todo”, relató.

Antes de tomar la decisión, publicó una un duro testimonio:

http://www.simone.com.ar/

“Quienes vivimos en la zona rural de San Vicente a diario padecemos el abandono de los caminos rurales, la falta de señal en telefonía y la inseguridad“, señaló Jorge Zatloukal, concejal de Avanza Libertad San Vicente.

“Se alzaron voces contra la Policía rural, como si está fuerza sin recursos y con dos patrullas pudiera vigilar adecuadamente la zona rural de San Vicente, que representa más de 600 kilómetros de superficie y 500 de caminos rurales”, agregó.

“Hace años que venimos reclamando y generando propuestas y proyectos como el de crear una delegación municipal para la zona rural, un consorcio vial mixto para resolver el problema de caminos rurales, cámaras en los accesos a la zona rural, un edificio propio para la Policía rural, y dos destacamentos policiales en la zona rural. Lamentablemente esos proyectos como otros tantos (turismo rural, continuidad de la ruta 58 hasta el paraje Once Bocas, Universidad y distrito agrotecnologico) nunca fueron tenidos en cuenta”, comentó.

Agrofy News

Ver Más

Se acerca la Navidad y el Gobierno no quiere dejar en paz al campo

22/12/2021 – Aunque se acerca la Navidad, el Gobierno no quiere dejar en paz al campo. El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, preparan la última estocada del 2021.

http://oscarpourtau.com.ar/

Dos “administradores inteligentes” (como se proclaman) que practican alquimia con bellos nombres de medidas para meterle la mano en el bolsillo siempre al productor. Ahora se pasaría de los “volúmenes de equilibrio” a la creación del “Fondo Anticíclico Agroalimentario” de trigo y maíz, para mantener a raya los precios al consumidor de la harina de trigo 000, los fideos secos de trigo pan y el pollo entero aditivado y congelado con los menudos adentro.

O sea que a los productores de trigo y maíz, además de cobrarles el 12% de derechos de exportación, liquidarles las operaciones a un dólar de $100 -cuando el real es de $200- y quitarles el acceso a los precios internacionales mediante el establecimiento de los cupos móviles de exportación a través de los “volúmenes de equilibrio”, le sacarán en principio US$150 millones a través de los exportadores (quienes aportarán al Fondo en base a los volúmenes y precios de los permisos de embarque) para la creación de un fideicomiso y la instrumentación de un sistema de compensaciones que ya fracasó en el pasado kirchnerista y fue motivo de arbitrariedad y escándalos.

Dicen que lo harán apelando al artículo 42 de la Constitución Nacional en defensa de los derechos del consumidor y en detrimento de los derechos del productor consagrados, por ejemplo, en el artículo 16 de la misma, que habla de igualdad ante la ley y en las cargas públicas. Un nuevo subsidio que dejarán armado para el próximo Gobierno (lo crearían hasta fines del 2024) y que habrá que desarmar como tantos otros que el Gobierno de científicos y alquimistas nos ha de legar.

Preguntas

¿Pero por qué estos US$150 millones de subsidios en forma de “compensaciones” lo tendría que pagar el productor agropecuario? ¿Acaso no iría, según ellos, en beneficio de todos los consumidores del país? ¿Es justo hacerlo de este modo? ¿Quién defiende al productor? ¿No debería actuar el INADI por discriminación?

¿No debería pagarse mediante la rebaja de otros impuestos como la eliminación del IVA al pan, los fideos o la harina? ¿O no podría el Estado disminuir US$150 millones de gastos de la política o de subsidios inservibles o de dudosa legalidad a otros sectores?

Además, ¿por qué serviría ahora un instrumento que en el pasado fracasó? ¿No piensan los científicos y alquimistas que para frenar la inflación es mejor dejar de darle a la maquinita que volver a robarle al productor?

Muchas preguntas que sería bueno que se hicieran antes de sancionar la medida y arruinarle la Navidad a quienes siempre pagan el pato de la boda.

Jesús María Silveyra
El autor fue Subsecretario de Mercados Agropecuarios
La Nación

Ver Más

Domínguez llamó a las entidades a que participen en la mesa de las carnes

22/12/2021 – El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, realizó el pedido luego de que la Mesa de Enlace falte al anuncio de los créditos para la ganadería.

http://lacesira.net/productos/

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, llamó a las entidades agropecuarias a que participen de la mesa de las carnes. En el marco de un evento del Círculo Argentino de Periodistas Agrarios, el funcionario destacó que es necesaria la asistencia para poder discutir las problemáticas del sector.

Este punto fue un llamado especial para la Mesa de Enlace, ya que no estuvo presente en el anuncio de los créditos para la ganadería. Las cuatro entidades fueron invitadas, pero el descontento por las últimas medidas provocó que las sillas quedaran vacías. “Le pido a la dirigencia que diga en público, lo que decimos en privado”, agregó.

Otro punto donde Domínguez hizo especial énfasis fueron las exportaciones de trigo y maíz. “Vamos a garantizar un punto de equilibrio”, destacó el ministro por la resolución que establece los volúmenes de equilibrio.

En este sentido, manifestó que no se habla de saldos exportables y que los datos que se fijaron fueron a través de los datos de la cadena. Domínguez recalcó que no le falta información a la hora de la toma de decisiones y sostuvo que esta medida es un “punto de equilibrio” en un mercado donde cinco grandes empresas manejan casi todo el volumen de las exportaciones de trigo.

Retenciones

“No esperen que promueva y convalide aumentos de retenciones”, enfatizó Domínguez ante los periodistas presentes. Además, aseguró que no va a cerrar los Domínguez

El ministro habló de las entidades y remarcó que las va a respetar en el rol de representación de los productores. Sin embargo, pidió: “Que los que están en los extremos, no nos marquen el rumbo”.

Por último, Domínguez quiso dejar en claro que no lo van a encontrar en “conflictos políticos”. En este sentido, hizo un guiño al sector y dejó en claro que el productor no es formador de precios. “Estoy dispuesto a construir confianza”, concluyó.

Agrofy News

Ver Más

Aplicación para certificar las Buenas Prácticas Agrícolas en la producción frutihortícola

16/12/2021 – Fue desarrollada en conjunto con la COVIAR, que ya cuenta con una plataforma digital de este tipo que fue implementada en la cadena vitivinícola.

http://www.simone.com.ar/

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que conduce Julián Domínguez, presentó una aplicación (app) de asesoramiento técnico en Buenas Prácticas Agrícolas que fue desarrollada en conjunto con la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y que será destinada a la implementación de BPA en la producción frutihortícola que fue dispuesto por la CONAL.

Durante la jornada, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jorge Solmi, afirmó que «la aplicación es parte del camino a seguir para protocolizar y certificar los alimentos que producimos».

«Garantizar la trazabilidad de nuestra producción es uno de los objetivos que el Presidente Alberto Fernández le ha encomendado al ministro Julián Domínguez, como herramienta también de inserción internacional de nuestros productos en mercado muy exigentes. Estamos trabajando para profundizar la industrialización, la generación de valor en origen y el arraigo a través de la creación de trabajo y oportunidades en cada una de las regiones», añadió Solmi al respecto.

En tanto, el secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Territorial, Marcelo Alós, indicó que «esta aplicación que se basa en un desarrollo de la COVIAR nos permitirá avanzar en la gestión de la certificación de los productos y también es una herramienta de información sobre nuestras buenas prácticas agrícolas, que fueron dispuestas por la CONAL y son parte del código alimentario argentino».

También destacó que «el trabajo en conjunto con el SENASA, INTA y las provincias». «El trabajo interinstitucional es lo que nos permite construir políticas públicas que se sostengan en el tiempo y se sigan profundizando«, añadió.

Alós remarcó «el carácter federal» de la iniciativa ya que «a partir de las gestiones junto a las provincias es que podemos implementar este tipo de iniciativas en el territorio, junto a los productores».

La iniciativa se inscribe en el marco de la resolución 5 de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) respecto a la obligatoriedad de las buenas prácticas (BPAs) en frutas y hortalizas. Permite a los productores certificar sus alimentos a través de la plataforma digital.

En este sentido, la aplicación es una adaptación de la instrumentada para el sector primario vitivinícola que se llevó adelante gracias a la interacción público privada, a través de un convenio con COVIAR.

Para implementarla se contará con asesoramiento técnico, y se podrá trabajar de manera offline con esta tecnología que actualmente se encuentra disponible para el sistema Android.

De la actividad participaron del encuentro representantes de las provincias; y funcionarios de la cartera agropecuaria nacional, INTA y SENASA.

Ver Más

Por falta de plata y cambios culturales, se come cada vez menos carne

16/12/2021 – En noviembre alcanzó 47,7 kilos en el caso de la carne vacuna, 4,5% menos que hace un año atrás. Es por la combinación de precios altos y nuevos hábitos de consumo.

https://peugeot.pourtauesprit.com.ar/

El consumo de carne vacuna no repunta y sigue en el piso histórico de los últimos 100 años, fundamentalmente por la pérdida del poder adquisitivo de la población. 

Según el último trabajo de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), el consumo de carne vacuna en noviembre fue de 47.7 kilos per cápita (promedio de los últimos 12 meses), esto 2,2 kilos menos (4,5%) a mismo mes de 2020. Y muy lejos de los picos históricos.

De los 82 kilos en promedio que consumía cada argentino en la década de los 60, fue disminuyendo a medida que fueron pasando los años. Así, en la década del 70, cayó a 80 kilos mientras que en los años 80, descendió a 78 kilos. Ya en los 90, la baja fue más abrupta mermando a 70 kilos. Y en el nuevo milenio se profundizó: de los 65 kilos en el 2000, bajó a 57 kilos en 2010 y  una década más tarde, a 50 kilos en 2020. Y actualmente, se encuentra en el piso de los 47,7 kilos. 

Según Miguel Schiariti, presidente la Ciccra, tiene relación directa con la pérdida de poder adquisitivo del salario.  También Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de matarifes y abastecedores (Camya) argumentó que por este motivo la población se volcó al consumo de pollo y cerdo, dos carnes más accesibles que la vacuna.

Así, el consumo de estas dos productos alternativos están en valores récord, con 48 kilos de carne aviar, incluso superando a la vacuna, y 20 kilos de cerdo per cápita.

También influye, pero en menor medida, los cambios de hábitos en el consumo. Desde hace unos años los vegetarianos y veganos (no consumen carne) comenzaron a tener mayor protagonismo.

De acuerdo al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en Argentina hay un 66% de la población carnívora y continúa con los hábitos de consumo tradicionales. Pero ya un 29% es flexitariano (comen carne en menor proporción), un 3% es vegetariano y un 2%, vegano.

Lo cierto es que justamente en noviembre los precios de la carne tuvieron en promedio una suba del 10% luego 4 meses en baja, según  (IPCVA). En el mismo informe, se destacaron las alzas de dos cortes populares, como el asado y el matambre que treparon al casi 17%.

Por lo que desde la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Roberto Feletti, comenzaron a negociar un acuerdo con los sectores privados para que haya abastecimiento de cortes de carne a precios accesibles para las fiestas. Y este lunes lo confirmó el funcionario tras la reunión con referentes de la industria cárnica y de las grandes cadenas de supermercados.

Según se informó oficialmente a través de un comunicado, el convenio se forjó con el objetivo de “aumentar la disponibilidad de cortes de carne en todo el territorio nacional durante los días previos a las fiestas de fin de año”. Además, se puntualizó que se trata de “una iniciativa más amplia y con mayor cobertura que el alcanzado el año pasado, cuando solamente se aplicó en Navidad”.

En detalle, los cortes que están incluidos en el acuerdo son el asado (a $549 por kilo), el matambre ($599), el vacío ($599), la tapa de asado ($499) y la falda parrillera ($399). Con esos precios podrán encontrarse los días 22, 23 y 24 de diciembre, previos a Navidad, y 29, 30 y 31 de ese mismo mes, en la antesala de Año Nuevo.

Esto se da tras las declaraciones de Feletti que aseguró que en las urnas se sintió el impacto del cambio en el menú de los argentinos, que cada vez comen más pollo y menos carne vacuna.

Clarín Rural

Ver Más

Mejorar las prácticas agropecuarias para mitigar el cambio climático

15/12/2021 – La Argentina podría reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero ajustando los manejos productivos. Miguel Taboada, docente de la FAUBA, resaltó cuán relevante es la manera en que se produce para atenuar los efectos del calentamiento global.

https://peugeot.pourtauesprit.com.ar/

El calentamiento global es una de las problemáticas ambientales más apremiantes. En 2019, el informe especial Calentamiento Global a 1.5 °C del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático —IPCC— alertó que la temperatura media del planeta subió 1 °C respecto de los niveles preindustriales, y que de aumentar 0,5 °C más, se producirán cambios irreversibles en el clima. Por esto, el Acuerdo de París en 2015 estipula que los países deben cumplir el compromiso de reducir los gases de efecto invernadero y de tomar medidas para adaptarse a estos cambios. Miguel Taboada, docente de la cátedra de Edafología de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), profundizó sobre el lugar de la Argentina como generadora de emisiones, en la participación del sector agropecuario, en las medidas que se pueden implementar para mitigar emisiones y en el rol de la Universidad.

¿Cuántos GEI emitimos en la Argentina?

Para Taboada, coautor del informe especial de Cambio Climático y Tierra del IPCC, el cambio climático no afectó tan negativamente a la Argentina como a otros países del cono sur. “Vemos a países vecinos, como Chile o Perú, en donde la cuenca del Pacífico sufre una sequía importante y un retraimiento de glaciares, de los cuales viene el agua de riego. Acá observamos un aumento de las temperaturas medias causado principalmente por el aumento de las temperaturas mínimas diarias, que se refleja en noches más cálidas. Y esto afecta a cultivos como el trigo, que requieren noches más frescas”.

Aunque la Argentina es un contribuyente minoritario de emisiones a nivel global, dijo Taboada, “si consideramos que tenemos el octavo territorio más grande del mundo y que somos 45 millones de personas, emitimos mucho por habitante; estamos entre los 35 países que más emiten per cápita, de un total de 196 países. Esto nos pone en el foco de la vigilancia”.

La deforestación es otra de las razones por las que nuestro país es auditado a nivel internacional, comentó Miguel. “El cambio de uso del suelo tuvo un pico entre 2007 y 2010, y eso generó grandes emisiones. Con la Ley de Bosques, la deforestación se frenó en las zonas categorizadas para su preservación. Pero, además, hoy en día hay un rechazo muy fuerte de la sociedad contra la deforestación, con lo cual algunas empresas evitan hacerlo por cuestiones de imagen”.

La principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, como en todo el mundo, es la quema de combustibles fósiles. En segundo lugar se encuentra el sector agropecuario, dentro del cual, con la disminución de la deforestación, la ganadería ocupa un lugar preponderante. “Por esto, un sector muy vigilado es la producción de carne. El estudio de cambio climático y tierra del que participé alienta a que se reemplace el consumo de carnes rojas —que tienen huellas hídricas y de carbono elevadas— por otros productos como legumbres y hortalizas. Es decir, que vayamos hacia dietas más equilibradas de tipo mediterráneo”, indicó Taboada.

Los caminos hacia una producción sostenible

Como todos los países firmantes del Acuerdo de París, la Argentina se comprometió a reducir sus emisiones. A criterio de Taboada, tenemos posibilidades de cumplirlos. “Lo primero que debemos hacer, como cualquier país del mundo, es trabajar sobre nuestras fuentes de generación de energía eléctrica. En la COP26 de Glasgow se decidió que los países se debían comprometer a no usar más carbón para energía eléctrica. Eso en la Argentina no sucede”.

El docente destacó que la Argentina tiene ventajas que debe aprovechar para realizar una transición hacia energías renovables. “Si bien buena parte de la energía eléctrica en nuestro país viene de la quema del fuel-oil, que es un combustible fósil, la otra fuente de energía es renovable, la hidroeléctrica, que viene del sistema de la red nacional que ensambla lo que es Yacyretá, Salto Grande y Chocón. El principal camino a seguir es reemplazar la quema de combustibles fósiles para generar energía eléctrica: menos fuel-oil, más energías eólica, solar e hidroeléctrica”.

Uno de los principales hallazgos del informe especial sobre cambio climático y tierra es que se puede avanzar mucho en la reducción de emisiones del sector agropecuario con la sola mejora de las prácticas de producción. Esto se refleja en el capítulo 6, del cual el docente es coautor. “Estudiamos las interacciones entre las medidas posibles de mitigación y las de adaptación, para mantener la seguridad alimentaria, prevenir la degradación y la desertificación. A partir de la revisión de la literatura científica, cuantificamos el potencial del manejo de las tierras para mitigar el cambio climático. Y la buena noticia es que identificamos muchas prácticas fáciles de hacer para mejorar el manejo de los suelos. Es lo que se llaman estrategias ganar-ganar”.

Por esto, el docente explicó que “la Argentina tiene un enorme camino por recorrer con cosas muy baratas, como hacer un manejo adecuado del suelo o evitar el sobrepastoreo. No se trata de tecnologías caras, es simplemente aplicar un buen manejo y tecnologías de costo accesible. Por ejemplo, podemos mejorar el manejo de los rodeos de ganado para que haya una fuerte compensación de emisiones con el carbono que va a los suelos. Y también tenemos un potencial de mejora importante en el uso de las leguminosas. Se podrían reemplazar las fuentes minerales de nitrógeno con leguminosas, como la vicia, que fijan nitrógeno atmosférico”.

“El otro camino, no cabe ninguna duda, es mejorar los almacenes de carbono naturales. Por un lado, los que están sobre el suelo, los bosques. Nuestro país no sólo debe evitar la deforestación, sino también promover la regeneración de los bosques, que son grandes reservorios de carbono que se almacena en madera. Y, por otro lado, los suelos, que perdieron la mitad o más del carbono durante el siglo XX a causa de la labranza y los métodos no sostenibles de producción”, sostuvo Taboada.

Y agregó: “Si bien es difícil recuperar todo ese carbono, ya que no son caminos exactos de ida y vuelta, sí se puede ganar carbono con un manejo adecuado, como hacer una agricultura más diversificada, ir hacia rotaciones que tengan cultivos todo el año, con plantas que estén fijando carbono que vaya al suelo de forma definitiva, o con plantaciones perennes. Ahí hay un camino muy grande a recorrer y la Argentina puede hacerlo”.

La educación para el presente y el futuro

Miguel Taboada hizo hincapié en que la Universidad tiene un rol importante como formadora de futuros profesionales que deberán desenvolverse en un contexto de cambio climático. “Además del rol esencial, que es enseñar en todas las materias que tiene una carrera dada, la Universidad tiene que generar una visión de futuro en sus egresados, un chico o una chica de 18 o 20 años, que el mundo que le va a tocar trabajar en los próximos 25 años va a estar afectado por el calentamiento global y las demandas van a ir en ese sentido. La demanda de reducir emisiones va a estar presente en su entorno de trabajo y deben tener una formación muy robusta en eso”.

“Por esto, un ingeniero o ingeniera agrónoma no puede evadirse de este problema, así como un licenciado en ciencias ambientales que trabaja en el sector del agro no se puede evadir de las demandas de la producción. En el caso de la agronomía, hay una responsabilidad en no enfocarse únicamente en aumentar el rendimiento de la producción, sino en la forma en la que estamos produciendo. Eso no sólo significa emitir menos. Hay otras demandas, como disminuir drásticamente el uso de agroquímicos, usarlos en forma responsable y, eventualmente, avanzar hacia producciones libres de agroquímicos. Esa es una demanda de la sociedad y hay que prestarle atención. Entonces, el mensaje fuerte es que la forma en que producimos importa y mucho”, concluyó.

Yanina P. Nemirovsky
Sobre La Tierra (SLT-FAUBA) 

Ver Más

¿Qué es el Pacto Verde Europeo y qué impacto podría tener sobre nuestras exportaciones?

13/12/2021 – Nuevas políticas en la UE pueden impactar sustancialmente el comercio exterior argentino con el bloque. Casi el 44% de las exportaciones argentinas hacia la UE entran entre los productos considerados en la normativa en discusión respecto a deforestación.

http://oscarpourtau.com.ar/

¿Qué es el Pacto Verde Europeo?

«El calentamiento global emerge como una amenaza existencial para la humanidad, lo que lleva a los estados del mundo a plantear políticas de transformación para evitar que se profundice la crisis climática. En este marco, el Pacto Verde Europeo (European Green Deal) es un set de políticas y medidas que busca “reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, invertir en investigación e innovación de vanguardia y preservar el medio ambiente natural de Europa” (Comisión Europea, 2021)», así afirma el último informe de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos

El Pacto Verde dispone de dos objetivos fundamentales. En primer lugar, a mediano plazo, se plantea reducir en un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero (principales provocadores del calentamiento global) respecto de los niveles de 1990 para el 2030. A largo plazo, se espera llegar a la neutralidad de carbono para 2050. Hablar de neutralidad de carbono no implica que desaparezcan las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que el total de dióxido de carbono que se emita sea compensado con captura de carbono.

La reconversión ambiental de la Unión Europea se enmarca en el relanzamiento del bloque luego de la salida de Gran Bretaña en 2020. El Pacto Verde aborda aspectos financieros, industriales, energéticos, logísticos y relativos a la agricultura, entre otros. Para cada uno de estos aspectos propone un conjunto de políticas con sus correspondientes financiamientos. Por ejemplo, además de la progresiva transición de matriz energética, se están realizando sustanciales cambios en la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión, en pos de hacerla más sostenible.

¿En qué consiste la normativa europea sobre deforestación?

El Pacto Verde Europeo ya comenzó a implementarse. Dentro de las múltiples aristas y políticas que aborda, en las últimas semanas se planteó una nueva normativa relativa a la deforestación. Si bien la Unión Europea ha prohibido la deforestación de los ecosistemas dentro de su territorio, la llamada deforestación importada ha sido planteada como un problema sustancial al interior de ésta. Es decir, se argumenta que si bien la deforestación en la Unión es mínima o inexistente, muchos productos importados por la UE son producidos a partir de una creciente deforestación del suelo.

Carnes, cacao, café, palma, soja y madera son los productos que la Unión Europea observa con atención en tanto su producción puede tener parte de responsabilidad en la deforestación. Consecuentemente, la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE) ha elevado al Parlamento Europeo un proyecto de reglamento que incluiría la prohibición de la compra de estos productos y sus derivados si provinieran de suelos deforestados después del 31 de diciembre del 2020. La lógica de la normativa no intenta evitar el comercio de productos provenientes de zonas deforestadas ilegalmente, sino de cualquier zona deforestada a posteriori del 2020.

A lo largo de este mes se espera la publicación de los detalles legales de la medida. Una vez que se conozca el texto completo, quedará en manos del Parlamento Europeo y allí se definirá si corresponde a las competencias exclusivas o a las competencias compartidas de la Unión Europea (UE). En el primer caso, que es en realidad el escenario más probable, en tanto es pertinente a las características de la unión aduanera, con la aprobación de la normativa la misma ya tiene carácter vinculante. No obstante, si quedara dentro de las competencias compartidas de la UE, deberá ser ratificada por cada parlamento nacional de cada miembro.

Con el borrador publicado hasta ahora, las empresas deben demostrar que los productos que venden en el mercado común no están vinculados a ninguna actividad de deforestación a través de imágenes satelitales. La certificación de no deforestación también podrá provenir de auditorías de campo, certificación de proveedores o pruebas de isotopos. Cada país dispondrá de competencias de control e inspección de importaciones con el fin de controlar el origen de los productos. Caso contrario, los importadores enfrentarán multas de hasta el 4% de su facturación anual, además de posibles confiscaciones de productos, entre otras penalidades.

Si bien es una amenaza que podría materializarse recién en dos años, considerando el tiempo promedio de aprobación de una normativa europea, es una amenaza latente que podría afectar en el mediano plazo a las exportaciones argentinas. Estas exigencias ambientales son impuestas generalmente a países con un cierto desarrollo económico y un nivel de emisiones acumuladas considerablemente menor al de la Unión Europea.

¿Cómo se ven afectadas nuestras exportaciones?

La Argentina debe seguir con atención esta agenda de la que no es partícipe de su elaboración ni de su implementación. La Unión Europea es un socio estratégico de la República Argentina, importante inversor y destino de más del 9,3% de las exportaciones totales argentinas en lo que va del 2021.

El comercio con el bloque europeo viene creciendo sostenidamente este año, con importantes alzas en la exportación de la harina y los pellets de soja, además del biodiesel, los camarones y langostinos. La carne bovina, la harina y los pellets de soja son bienes que quedarían comprendidas dentro de la normativa de deforestación europea. Consecuentemente, casi el 44% de las exportaciones argentinas a la Unión Europea deberían confirmar que provienen de zonas libres de deforestación. El biodiesel y el maní han quedado fuera de las inspecciones, pero no se descarta que en un futuro puedan agregarse a la normativa.

La normativa europea sobre deforestación no es la única política del Pacto Verde Europeo que podría afectar las relaciones económicas con el bloque. No debe dejarse de lado que en el corto plazo se definan nuevas medidas relativas a la emisión de gas metano en la Unión Europea. Esto podría afectar nuestras cuotas de exportación de carne a la UE, incluyendo los acuerdos de Cuota Hilton y Cuota 481.

Además, como bien se destacó en un reciente seminario organizado por la Cancillería Argentina, la tarificación de carbono para el transporte marítimo es otra amenaza en ciernes para las exportaciones argentinas. A partir de 2023 las compañías navieras deberán entregar permisos que progresivamente cubrirán las emisiones generadas por la logística exportadora. La compra de dichos permisos implica un financiamiento de la transición desde los países en desarrollo hacia los países desarrollados. Éstos últimos, además de ser mayores emisores de dióxido de carbono que los países en desarrollo, son también responsables de las emisiones acumuladas a lo largo de los últimos siglos. Finalmente, también es posible que otros países copien el modelo de la UE, extendiendo las nuevas normas a otros mercados.

No obstante, existen también oportunidades en el horizonte. La normativa europea de deforestación afectará sustancialmente las importaciones europeas de aceite de palma. Con importaciones proyectadas por casi 7 Mt, la Unión Europea espera en esta campaña importar el 13,5% del aceite de palma del mundo, manteniendo su posición como el tercer mayor importador, detrás de India y China. El aceite de palma tendría un panorama muy complejo en lo relativo a demostrar que no proviene de zonas deforestadas, un problema mucho menor para el aceite de soja.

De esta manera, podría vislumbrarse una nueva oportunidad de inserción externa para el aceite de soja argentino. Además, el hidrógeno y el litio emergen como industrias clave para la transición energética. Mientras más se avance en la promoción de exportaciones y de estas relanzadas industrias, más profunda será la inserción argentina en las nuevas agendas medioambientales.

En el idioma chino, la palabra crisis se escribe 危机 (Wéijī). Ésta está formada por dos caracteres: el primero, Wei, significa peligro y el segundo, Ji, significa oportunidad. Sin dudas, la transformación del modo de vivir, producir y comercializar en el mundo, atentos a la agenda medioambiental, representa para nuestro país la oportunidad de erigirse como proveedor confiable de los productos y el know how que el mundo demanda. El Programa Argentino de Carbono Neutro (PACN), la adhesión a la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias (Red BPA) y su difusión, las iniciativas en bioeconomía y economía ambiental tal como la Visión Sectorial del Gran Chaco Argentino (ViSeC), son algunas de las iniciativas que esta Bolsa de Comercio impulsa para asegurar que Argentina sea reconocida en el mundo por su esfuerzo en asegurar el desarrollo sostenible para todas las generaciones que nos sucedan.

BCR News

Ver Más

Ruta 33: corte total por desmoronamiento de un puente a la altura de General Villegas

13/12/2021 – Se interrumpió el tránsito del principal corredor de camiones con granos que une Rosario con Bahía Blanca a la altura del kilómetro 350; se realizan desvíos.

https://pourtauemilio.com.ar/modelo/alaskan

La principal conexión entre los puertos del Gran Rosario y Bahía Blanca está cortada en el kilómetro 350. La ruta 33 sufrió el desmoronamiento del puente conocido como “Cuero de Zorro” entre General Villegas y Trenque Lauquen.

Este domingo se dio aviso sobre el desperfecto en este puente, que rápidamente se corroboró la situación de la calzada. Tras estudiar la situación, se decidió el corte total para vehículos livianos y pesados. Al mismo tiempo, se dispusieron desvíos.

La ruta 33 es la principal conexión de grano entre los puertos del Gran Rosario y Bahía Blanca. Por este motivo, se convirtió en una arteria central para el sector agroexportador, que por ahora deberá buscar una alternativa.

“En principio se barajó la posibilidad de impedir el tránsito sólo de los vehículos pesados, pero advirtiendo el estado del pavimento y su evolución coincidimos con Patricio (García) y Javier (Reynoso) que lo mejor es cortar la circulación para todo tipo de vehículos”, mencionó el intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández.

Desde Vialidad Nacional informaron que ya están en camino las maquinarias que trabajarán durante el lunes. Además, se llevará a cabo una reunión de trabajo con los actores locales para analizar la situación. 

Desvíos

Para quienes deban circular por esta zona se debe prestar atención a las indicaciones de la policía en el lugar. Para evitar el puente se dispusieron las siguientes alternativas:

“El desvío alternativo es por Ruta Nacional 5 y Ruta Nacional 226 en sentido ascendente (hacia Gral. Villegas). En sentido descendente el desvío es igual, pero de manera inversa”, informaron.

Agrofy News

Ver Más
Alberto Fernandez

Dos años de políticas agropecuarias equivocadas

08/12/2021 – Casi dos años han pasado desde que el Dr. Alberto Fernández asumió la presidencia de la República Argentina. Dos años de fracasos en las políticas económicas y sociales que, por cierto, estuvieron afectadas por la pandemia del Covid-19 y su mal manejo. El resultado: más inflación, desempleo y pobreza, traducidos en mayor decadencia, con aislamiento internacional, caída de la educación y aumento de la inseguridad física y jurídica. Pero vayamos al análisis de los principales hechos y medidas con respecto al sector agropecuario.

http://lacesira.net/productos/

La primera medida tomada por el señor Fernández fue el aumento de los derechos de exportación para granos y otros productos, llevando los mismos por ejemplo del 6,7% que tenían el trigo, la cebada, el maíz y el sorgo al 12% y la soja del 27 al 33%. Además, mediante la ley 27.541 de “Solidaridad social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública”, se estableció que los derechos para los primeros productos podrían aumentarse hasta el 15%, generando permanentes amenazas y dudas respecto a ese posible aumento del 3% adicional.

La segunda medida que afectó y hoy afecta sobremanera al sector fue la profundización del cepo cambiario, con distintas versiones, que hacen que hoy en día tengamos una brecha superior al 100%. Primero fue la limitación del dólar ahorro para los individuos, luego la aplicación del impuesto País y anticipo de ganancias, más tarde la reducción del cupo de compra, luego las limitaciones al uso del contado con liquidación, del dólar MEP y la complejidad para las autorizaciones de dólares de importaciones. Es decir que hoy, con esa brecha cambiaría un productor de soja está recibiendo el 38,5% del valor real de su producto teniendo en cuenta los precios internacionales (considerando la quita de derechos del 33% y la brecha cambiaria del 100%).

La tercera medida, que finalmente quedó trunca fue el proyecto de estatización de la empresa Vicentin y que fue motivo de una de las primeras marchas de protesta popular en las calles de todo el país, no por la defensa de una empresa que cometió varias irregularidades, sino en resguardo de las instituciones republicanas que prevén los correspondientes procesos penales y económicos para estos casos, ya sea con los concursos de acreedores o las quiebras. Pero el Gobierno intentaba con la intervención a la empresa dar un paso hacia la estatización del comercio de granos, que es un viejo anhelo del núcleo duro kirchnerista.

La cuarta acción, fue el apoyo al intento de copamiento de la propiedad privada, con el recordado caso de la familia Etchevehere, encabezado por el “dirigente social” Juan Grabois y apoyado por varios funcionarios del Gobierno, donde se pretendió instalar un proyecto de granja “nacional y popular” en aras de defender los intereses de una hija de la familia supuestamente afectada por sus hermanos. Esta acción, cubierta con bombos y platillos por los medios de información públicos y los afines al kirchnerismo, movilizaron nuevamente a los sectores republicanos del país y, finalmente, la Justicia de Entre Ríos puso paños fríos al asunto.

La quinta acción fue la continua provocación al sector mediante el ataque y destrucción de silobolsas a lo largo del país, extraoficialmente provocados por individuos relacionados con los sectores más radicalizados y afines a un sector del Gobierno, con el posible propósito de intentar mostrarle a la sociedad que el almacenamiento de granos como fuente de ahorro o protección de los recursos genuinamente ganados, eran un ataque al pueblo, ya que generaban incrementos artificiales de precios afectando la “mesa de los argentinos”.

La sexta medida fue la instalación de los cupos para la exportación de carne, a efectos de intentar bajar los precios para el consumo interno. Con esta medida, no sólo se afectó la rentabilidad de los productores ganaderos, sino que se paralizó la actividad de frigoríficos exportadores, generando desempleo y lo que es peor aún, se perdieron mercados del exterior que habían costado años recuperar. Las medidas cosméticas de apertura implementadas últimamente por el ministro Julián Domínguez, no liberaron totalmente las exportaciones y los países competidores se han ido aprovechando de tal situación. Tal es el caso de Uruguay que desplazó a la Argentina del segundo lugar como exportador de carne a China. Como dato, la faena de bovinos cayó de enero a noviembre de 2021 un 8%.

http://www.simone.com.ar/

La séptima medida fue la intervención encubierta de los mercados de trigo y maíz, a través del manejo de los registros de ventas al exterior, en acuerdos bajo presión con los sectores de la exportación. Esto comenzó en la campaña pasada cuando los registros de ventas de trigo llegaron a los 10,2 millones de toneladas, continuó este año cuando los registros de maíz llegaron a 38,5 millones de toneladas y siguió cuando los registros de trigo de la campaña 21/22 llegaron a 9 millones.

Utilizando la falacia de que se estaban cubriendo los “saldos exportables” del país y a efectos de evitar el desabastecimiento interno, se solicitaba al sector exportador no realizar nuevas ventas al exterior para defender la “mesa de los argentinos” e intentar reducir los efectos inflacionarios, cuando sabido es que las causas de la inflación son otras (en especial la emisión monetaria sin respaldo) y que la incidencia de los precios de las materias primas en el costo de los productos elaborados no es muy significativa. El efecto ha sido el desacople de los precios locales de estos granos respecto a los internacionales, afectando nuevamente los márgenes de rentabilidad del productor.

La octava medida fue la autorización para la siembra de 55.000 hectáreas de trigo transgénico HB4, poniendo en graves riesgos la posible contaminación de todo el trigo convencional argentino que no es transgénico, aún a sabiendas de la respuesta negativa tanto de la molinería local y los exportadores, como de los compradores del trigo argentino en el exterior, tanto de Brasil como de otros países importadores que tienen marcos regulatorios para estos eventos. Sería tremendo en este sentido que, por la imprudencia gubernamental y empresarial, el trigo argentino de excelente aptitud panadera, pasara a considerarse como no apto para el consumo humano y se clasificara en adelante como trigo forrajero perdiendo entre el 10 y el 15% de su valor internacional.

La novena medida fue la limitación a la venta de divisas para la importación de insumos, que ha producido un desabastecimiento en ciertos rubros, tanto de fertilizantes como de agroquímicos, hecho que sumado a las importantes subas de estos productos en el mercado internacional del último semestre, debido a la crisis energética, han aumentado sensiblemente los costos de producción y la logística de abastecimiento.

Por último, se podría mencionar como décima medida el cambio de las autoridades del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, que nos retrotraen al peor período del kirchnerismo, cuando se aplicaron medidas semejantes a la actuales que restringen la libertad de comercio, pero bajo la apariencia de ser proclives al diálogo y la resolución de los problemas amigablemente, volviendo a mostrar el funcionamiento a doble faz o con dos caras que viene teniendo el gobierno nacional.

Conclusión, una política equivocada y contraria a los intereses del sector agropecuario que ha puesto en jaque varios derechos, como el de la propiedad privada y el de la libertad de comercio, desalentando el crecimiento más allá del permanente esfuerzo del sector por continuar invirtiendo y tratando de retomar las tasas de crecimiento que tuvo el sector en los cuatro años anteriores tanto en la producción como en la exportación de granos y carnes.

Claro que la bonanza de los precios internacionales actuales, acompañados por un buen clima, pueden motivar este año un crecimiento de la producción y llevarla a un récord, pero no se deberá a medidas favorables del Gobierno sino al esfuerzo del productor y la situación climática e internacional.

¿Qué se puede esperar en el futuro? Difícil saberlo con personas en el poder que cargan con un resentimiento profundo contra el sector, no sólo desde aquella fatídica resolución 125 del 2008 que puso al campo de pie en lucha contra el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, sino desde mucho antes, cuando el populismo endilgó el mote de “oligarquía” al sector. En el mientras tanto, nosotros, los que amamos el campo argentino, seguiremos creyendo que “cultivar el suelo es servir a la patria”.

Jesús María Silveyra
El autor es escritor, licenciado en administración de empresas y ha sido subsecretario de Mercados Agropecuarios durante el período 2016-2019
La Nación

Ver Más