Una dosis de ciencia para pulverizar los relatos tóxicos

14/06/2021 – El presidente Alberto Fernández utilizó la palabra “agrotóxicos” para referirse a los fitosanitarios, y desde el campo le salieron al cruce. Un artículo de “Nature” aporta al debate, desmintiendo algunos “mitos” de la agricultura orgánica.

Existen términos que muchas veces comienzan a formar parte del lenguaje coloquial sin que sean correctos. El caso de “agrotóxicos” es uno: en su semántica, asocia naturalmente la condición de toxicidad a un fitosanitario, cuando, como todo químico, todo depende de cómo se use y en qué dosis.

Bajo esta misma lógica, también podrían existir los “medicamentóxicos”, porque si alguien toma dosis excesivas de una medicina, lo más probable es que afecte su salud. Ni hablar de los “domestitóxicos”: los insecticidas para matar moscas y mosquitos y la lavandina suelen utilizarse dentro de los hogares en dosis muy superiores a las que recomiendan sus etiquetas.

Es una discusión que ya debería estar zanjada, al menos teniendo en cuenta que hace 500 años que el médico y químico suizo Paracelso expresó el principio básico de la toxicología: “Todas las cosas son veneno y nada es sin veneno; sólo la dosis hace que una cosa sea o no sea un veneno”.

Pero el presidente de la Nación, Alberto Fernández, la volvió a reactivar el lunes pasado cuando, al anunciar la promulgación de la Ley de Educación Ambiental Integral, dijo textualmente: “Aquello que cultivamos sin agregar agrotóxicos, para preservar esa contaminación y hacer una producción alimentaria ambientalmente más valiosa, hace también a la salud nuestra”.

Más allá de que las relaciones entre la Casa Rosada y el campo están lejos de ser las mejores, es probable que el mandatario no haya querido expresar con fines provocativos esta palabra, que es despectiva para la producción agropecuaria, sino que sólo la haya utilizado como sinónimo de agroquímicos. Con todo, su investidura lo obliga a elegir las palabras correctas a la hora de expresarse.

Como sea, las reacciones tranqueras adentro fueron inmediatas. Una de las más vehementes vino por parte del vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Gabriel de Raedemaeker.

El dirigente cordobés cruzó al Presidente con un mensaje en Twitter en el que le recordó que estos productos, entre otras cosas, son aprobados por un organismo oficial: el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Y le dijo: “Humildemente le pido, no compre mensajes ideologizados”.

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

Debate Agroecológico

Este cruce se dio luego de que en los últimos días se hizo viral una publicación de la revista Nature titulada “Los mitos urbanos de la agricultura familiar, elaborada por Anthony Trewavas, un investigador del Instituto de Biología Celular y Molecular de la Universidad de Edimburgo (Escocia).

Si bien se trata de un artículo que ya cumplió 20 años, su contenido sigue siendo muy actual. Su último párrafo es contundente y se alinea con el pedido que le formuló De Raedemaeker a Fernández. Dice textualmente Trewavas que “la agricultura orgánica se formuló originalmente como una ideología, pero los problemas globales de hoy, como el cambio climático y el crecimiento de la población, necesitan pragmatismo y flexibilidad agrícolas, no ideología”.

Citando a numerosos autores, el investigador de Escocia sale a contradecir que los sistemas agrícolas denominadas “orgánicos”, porque se producen sin adición de fertilizantes y sin el uso de agroquímicos, sean más amigables con el medio ambiente que la agricultura tradicional, de alto rendimiento.

En principio, el experto sostiene que la producción orgánica genera un alimento más costoso, principalmente porque los rendimientos son menores y porque hace un uso ineficiente de la tierra. Por ejemplo, señala que la reducción en el uso de insecticidas en muchos casos conduce a mayores niveles de plagas que afectan a los cultivos.

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

También subraya que la agricultura orgánica, como elimina malezas con herramientas mecánicas, daña a las aves que anidan, a los gusanos e invertebrados que están en los suelos, y conlleva un mayor uso de combustibles fósiles. “Un solo tratamiento con herbicida inocuo, junto con la agricultura sin labranza, evita este daño y retiene el material orgánico en la superficie del suelo”, resume el autor.

Por último, se ubica también en contra de quienes consideran a la agricultura orgánica superadora por su condición “holística”, en contraposición con la producción “reduccionista” basada en el uso de químicos. “El sistema orgánico es en realidad sólo un conjunto de regulaciones que garantizan el uso eficiente de los recursos y, como tal, no es diferente de la gestión agrícola integrada”, expresa.

En definitiva, numerosos aportes para anteponer la ciencia a la ideología y pulverizar algunos relatos, que popularizados en dosis cada vez más grandes se vuelven tóxicos y envenenan la relación entre el campo y la sociedad.

Favio Ré
Agrovoz

Ver Más

La industria presentó la zafra y detalló los números para cubrir la demanda de bioetanol y azúcar

14/06/2021 – Industriales azucareros y cañeros realizaron un relevamiento de la zafra 21/22 y cuáles serán los números a cubrir. En este sentido, el sector basó sus datos en la Estación Experimental Obispo Colombres y de los ingenios del Norte y destacó que se va a atender la demanda de bioetanol.

En el caso de la azúcar, los industriales señalaron que la posibilidad de cubrir la demanda será más ajustada. Al mismo tiempo presentaron los números de la zafra pasada.

La campaña 20/21 cerró con una producción de azúcar de 1.750.000 toneladas y la de alcohol de 550.150 m3. “La demanda del mercado interno de azúcar presentó un aumento del consumo respecto del período anterior, cerrando en un valor de 1.419.000 toneladas”, informó el sector.

Por su parte, el bioetanol mostró un retroceso y argumentaron que se debió a las variaciones de la pandemia. Sin embargo, el sector exportó 250.000 toneladas.

De este total, 235.000 salieron del país antes del 30 de abril, y quedaron pendientes de hacerlo contratos de azúcar orgánica y refinada con destino a Chile.

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

Zafra 21/22

La industria analizó los escenarios posibles, según los relevamientos de la Estación Experimental Obispo Colombres y de los ingenios del Norte. En este sentido, estimaron que se va a atender adecuadamente la demanda de bioetanol y también, de manera ajustada, la de azúcar.

“Un hecho considerado auspicioso en el encuentro es que de las 120.000 toneladas de azúcar físico producidas hasta el 10 de junio”, informó el sector. Al mismo tiempo, destacaron que un 45% es crudo (53.600 toneladas), que se destinarán a una primera exportación de 90.000 toneladas que se realizará en estos dos primeros meses de zafra

“Se evaluó que la producción de alcohol avanza a buen ritmo, habiéndose alcanzado los 24.563 m3 a la misma fecha”, concluyeron desde el sector azucarero y cañero.

Agrofy News

Ver Más

Trigo: la siembra alcanzó el 60 % de lo estimado en la zona núcleo y avanza entre falta de agua y excesos

11/06/2021 – Un millón de hectáreas sembradas en la región informó la Bolsa de Comercio de Rosario.

La ausencia de lluvias en la última semana permitió a las sembradoras hacer sus tareas. En solo siete días se implantaron casi 500 mil hectáreas de trigo.

El escenario en la zona núcleo es bueno en cuanto a disponibilidad de agua, pero dispar. Según informó la Bolsa de Comercio de Rosario, el centro sur de Santa Fe frenó las tareas por falta de agua, pero en el sur de Córdoba no se avanza por los excesos.

Según las proyecciones para los próximos días, el tiempo continuará estable y sin lluvias. El informe de la BCR destaca que al principio habrá alta humedad y luego, días más fríos y secos.

“Se espera un invierno algo más generoso que el del año pasado, pero dentro de los niveles de precipitación habitualmente esperados para el trimestre frío”, comentó el doctor en Ciencias Atmosféricas, José Luis Aiello. 

mailto:radio@sectoragropecuario.com

Zona núcleo

Tal como señaló el informe de la Guía Estratégica para el Agro, la región alcanzó el millón de hectáreas implantadas. Esta cifra representa el 60 % de la superficie destinada a trigo. 

“La siembra pasó a igualar el avance del año pasado y se adelanta a las otras cinco anteriores campañas en un 15 %”, destacaron desde la BCR. Al mismo tiempo, remarcaron que este año, la siembra arrancó con todo el potencial agroclimático. 

“Hay problemas de falta de agua en algunas zonas, pero con pocos milímetros podrían resolverse: las reservas actuales de humedad no muestran áreas reservas regulares todavía”, destacaron los técnicos de GEA. Por otro parte, señalaron que la humedad sigue ingresando a la región y resta ver si se transforman en precipitaciones para concretar la intención de 1,7 millones de hectáreas de trigo.

El proceso de siembra es heterogéneo, en el centro-sur de Santa Fe y el sudeste de Córdoba llevan el 80% del área implantada; pero en el norte de Buenos Aires, la siembra comenzó hace unos 10 días y se avanza a medida que los suelos se orean. 

Por otra parte, en el centro-sur y sur santafesino y el este cordobés son las áreas que más avanzaron. Analizando el sur de Córdoba, no se pudieron retomar las tareas por los excesos de humedad. 

Sin embargo, a escasos kilómetros más al norte, en Las Varillas, el agua no alcanza y se suspendieron las tareas de siembra. “Por otro lado, en el norte bonaerense solo se lleva un avance del 25 %, hasta hace una semana atrás, el barro dificultaba los trabajos”, aclararon desde la Bolsa de Comercio de Rosario

Clima para el invierno

“La corriente cálida de Brasil fomenta un desvío positivo de las temperaturas superficiales del Atlántico. Esto está moderando la circulación de aire frío desde el sudeste y aporta mayor humedad a la región núcleo”, explicó Aiello. 

Por otra parte, adelantó que el enfriamiento del Pacifico Ecuatorial Central sigue encaminado a condiciones de neutralidad. “Según los modelos, no se modificará durante el trimestre frío”, agregó. Aiello remarcó que para el trigo esto es una buena noticia porque el invierno sería más generoso en lluvias, a diferencia del año pasado.

Agrofy News

Ver Más

El nuevo ciclo de maíz va por 54 Mt y el trigo por 20 Mt

10/06/2021 – Histórico: a dos meses y medio de largar la siembra maicera ya es difícil conseguir semilla. El crecimiento interanual de área treparía a un 5% en este 2021/2022.

«El 2021 será el año del maíz: con área récord, apunta a superar los 54 Mt» así lo afirma el último informe especial de la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Mientras se esperan los resultados de la cosecha de los lotes de maíz tardío que pueden generar ajustes positivos en la campaña 2020/21, hay un fuerte adelanto de la precampaña maicera que es inédita. En las encuestas por trigo no deja de colarse el maíz. El crecimiento varía según de la provincia de que se trate, pero ingenieros y productores señalan una faltante de semilla de híbridos de alta y media productividad. En este momento se nota una gran inversión del productor apostando al próximo maíz.

Es muy probable que estemos ante un nuevo salto tecnológico: hay una tendencia a sumar más lotes con un manejo tecnológico de punta. El objetivo es conquistar un nuevo escalón de rindes sí el clima acompaña o, en caso contrario, perder lo menos posible, contando con un cultivo bien nutrido. Sin el escenario de «Niña» como el año pasado, se estima un crecimiento interanual de un 5%, el maíz 2021/22 alcanzaría una siembra de 7,73 M de ha -6,73 de grano comercial-. Con un rinde promedio de 80,4 qq/ha, el horizonte productivo es 54,1 M Tn, es decir un 5% más de volumen que el récord productivo del 2018/19 y 2019/20 (ambas campañas obtuvieron una cosecha de 51,5 Mt), señala el informe.

En relación al trigo, «con mejor escenario hídrico, lograría una siembra de 6,7 M de ha», destaca el reporte. 

Y agrega: «con un 27% sembrado, el trigo se afianza con una suba interanual del 3% en área. Las últimas lluvias consolidaron la intención de siembra en gran parte de la región pampeana. El final de mayo ha sido clave consolidar un buen escenario de siembra y crecimiento. No pasó lo mismo con las lluvias de principios de junio que decepcionaron a los cordobeses. El evento dejó precipitaciones que se recostaron sobre el este, descargando en Entre Ríos, Corrientes, Misiones (98 mm en Overa) y centro este de Santa Fe».

De todas formas el trigo 2021/22 se aleja del escenario de sequía que asomaba hace un año atrás. Al respecto Aiello, comenta: «el Pacífico Ecuatorial Central sigue encaminado a condiciones de neutralidad. Según los modelos, esto no se modificará durante el trimestre frío. Aparte la preponderancia de la corriente cálida de Brasil fomenta un desvío positivo de las temperaturas del Atlántico, moderando la circulación de aire frío desde el sudeste y aportando mayor humedad«. Por todo esto, Argentina está más cerca de alcanzar los 20 Mt, lo cual marcaría un nuevo récord en la historia del cereal. El guarismo surge tomar en cuenta pérdidas de área en torno a los 200.000 ha y el rinde promedio nacional de los últimos 5 años: 31 qq/ha. 

¿Cuánto crece este año el trigo en las principales provincias productoras?

Córdoba aprovecharía la ventaja de disponer más agua en sus perfiles, sobre todo en el este y sur provincial, recuperando el área que no pudo cultivar el año pasado, con un 14% más de área triguera. Pero no será sencillo, la falta de agua ya paralizan las siembras en el centro y norteBuenos Aires caería casi un 10% por la cebada, aunque se destaca la recuperación de humedad edáfica en el norte provincial, y podría sumar intención triguera. En Santa Fe se espera una sube de un 5% el área. Podría ser un poco más, dadas las últimas lluvias. Santa Fe este año alcanzaría el mayor nivel de siembra en toda su historia triguera, superando su anterior récord, el del año pasado con 1,19 M ha implantadas.

La producción de maíz 2020/19 en 50 Mt, con algunas señales positivas

La recolección de maíz va atrasada, está 15% por detrás de la campaña pasada. El avance de cosecha es del 55%. Falta gran parte de los maíces tardíos, sobre todo en Córdoba, que generan grandes expectativas, pero que habrá que confirmarlas con los resultados. Por otro lado la cosecha maicera en Santiago del Estero está mostrando mejores resultados, pero aún falta mucho por recolectar. Es factible que haya un ajuste positivo en la producción de maíz cerca del cierre de la cosecha. Por ahora se mantienen los guarismos estimados el mes pasado. Esto es un rinde nacional de 78,6 qq/ha, un área sembrada de 7,36 M ha (de las que 1 millón no entrarían al circuito comercial) y una producción de 50 millones de toneladas a escala nacional.  

BCR

Ver Más

Inoculación: una práctica que articula el abordaje al sistema y los rendimientos

Habitualmente se piensa que la inoculación en legumbres de invierno está vinculada a un objetivo de productividad, mientras que la inoculación en cultivos de cobertura se piensa como una práctica para el aporte al sistema exclusivamente. En realidad, ni una ni la otra posición son estrictamente ciertas. Ambos beneficios, el del rendimiento y el de servicio, son propios del aporte de los inoculantes.

Los cultivos de servicio o cobertura, indirectamente, generan una importante renta o retorno de inversión, más allá de las inmejorables condiciones y sustentabilidad que aportan al sistema productivo. En numerosas situaciones, ha sido demostrado que el cultivo subsiguiente implantado tiene mayores rendimientos que cuando se implanta luego de un barbecho químico.

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

También son percibidas ventajas cuando se evalúa la respuesta a la fertilización, ya que en los casos de cultivos de cobertura inoculados permiten ahorrar en fertilización nitrogenada al sistema. Enrico y Salvagiotti (2012-2014) evaluaron el efecto residual en maíz de la inoculación en arveja y vicia.

Luego de realizar dos experimentos en la Estación Experimental del INTA Oliveros en un suelo argiudol típico con más de 40 años de agricultura y sin historia de arveja o vicia previa, concluyeron que el cultivo de maíz sembrado sobre vicia inoculada no respondió a la fertilización con nitrógeno, y la mayor respuesta a la fertilización en maíz se observó cuando la arveja y la vicia no fueron inoculadas.

Tanto para los cultivos de cobertura como las legumbres invernales de renta transcurren en un periodo de tiempo en el que frenan el avance de las malezas, lo cual minimiza significativamente las aplicaciones de herbicidas, sobre todo controlando naturalmente por competencia y luz a aquellas malezas con resistencia a los principios activos de la actualidad.

Además de la indudable acción regenerativa de esta práctica sobre la salud del suelo, el ahorro en el costo promedio de realizar un barbecho químico ronda entre los US$90/ha y los US$80/ha, según sea para soja de primero o para maíz, respectivamente.

Si se aborda desde la perspectiva del rendimiento en grano, el caso del garbanzo, cultivo mayormente producido en el NOA y centro y norte de Córdoba, es paradigmático. La diferencia entre inocular y no hacerlo, resulta en diferencias de más de 800 Kg/ por hectárea, casi el éxito o el fracaso del cultivo.

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

Finalmente, incorporar estas especies inoculadas se traduce en una ventaja significativa porque magnifica proporcionalmente los parámetros de volumen aéreo y radicular de las plantas cultivadas.

En conclusión, tanto sea en servicio o rendimiento, la inoculación juega un papel preponderante en estas especies. En ambos casos hay un retorno de la inversión, ya sea directo, a través de mayor rendimiento en grano, o indirecto, por la menor utilización de insumos en el cultivo siguiente al de servicio.

Gabriel Carini
El autor es Jefe de Producto Microbiológicos Especiales de Rizobacter
La Nación

Ver Más

Las gramíneas cada vez más cerca del 1 a 1 con la soja

04/06/2021 – En la región núcleo, 7 años atrás, por cada hectárea de trigo o maíz se sembraban 4,4 de soja. En el 2021 la relación bajó a 1,4. Y podría bajar más: más localidades señalan un 10% o más de suba interanual en área maicera.

Viernes y sábado con lluvias

Se esperan precipitaciones de variada intensidad. Santa Fe registraría los mayores acumulados.

Los modelos señalan que los sectores ubicados al este de Buenos Aires, Santa Fe y la Mesopotamia serían afectados por la circulación de aire húmedo desde el Atlántico y tienen probabilidades de lluvias durante el fin de semana”, comenta José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas. 

Gramíneas: de perder por goleada a casi estar mano a mano con la soja 

Desde su pico máximo en el año 2014/15, cuando la soja se sembraba sobre sobre soja casi sin mediar otro cultivo, a la actual estrategia sembrar 3 cultivos en dos años, de los cuales dos son gramíneas, la agricultura ha cambiado drásticamente en los últimos 7 años en la región núcleo. Y ha sido un cambio favorable que ha hecho más sustentable a la producción y que vuelve a afirmarse: la campaña 2021/22 marcaría el récord de la menor superficie sembrada con soja de los últimos 10 años. Con lo cual la proporción de soja respecto al trigo y al maíz caería a 1,4. O sea, en este año, por cada hectárea de maíz o trigo se sembrarán solo 1,4 de soja, un índice 3 veces menor que el hace 7 años. Y protagonista de este cambio es el maíz, que ya muestra un aumento de un 8% interanual. Pero la gran actividad de  la precampaña maicera ya empieza a mostrar que el área incluso puede crecer más. También, otro pequeño cultivo que gana de a poco terreno y suma al equipo de las gramíneas es el sorgo.

La 2021/22 sería la campaña más sustentable de la década

En la región núcleo, para la campaña 2021/22 se espera un incremento anual de 137 mil ha de maíz (+8%), 50 mil ha de trigo (+2,5%) y una caída de soja de 100 mil ha (-2%). Pero, ¿por qué el aumento de gramíneas es tan importante para hacer a la producción más sustentable? Hace algunos años, cuando dominaba la soja en el paisaje de la región, la falta de rotación incentivaba la aparición de malezas resistentes, pérdida de fertilidad de los suelos y de biodiversidad. El quiebre de esta tendencia fue en la campaña 2016/17. A partir de allí, los incentivos comerciales acompañaron la adopción de lo que es la práctica más eficiente a mediano plazo para el control de malezas, plagas y cuidado del suelo: la rotación de cultivos.

¿Se puede pensar en un aumento de más de un 8% del área del maíz 21/22? 

“Hay una gran actividad de compra de semillas de maíz”, indican en el centro sur de Santa Fe, donde ya estiman un incremento del 10 al 15% del área intencionada, respecto a la del año pasado. En el sur de Santa Fe, también destacan una fuerte inversión en híbridos de maíz y la superficie podría aumentaría un 10%. En Colón, en el noreste bonaerense, también aumentaría el área con gramíneas pero impulsada principalmente por el maíz. Allí, estiman un incremento de un 5 a 10%

Febril actividad de siembra triguera: ya se sembró un 30% en la región

“Nadie afloja, se está haciendo un gran esfuerzo para  sembrar la mayor cantidad de lotes posibles antes de que se vaya la humedad”, resumen los técnicos esta semana. Ya se sembró un 30% del total de trigo a implantar. Por un lado se hace todo lo posible por no perder oportunidad de siembra en ningún lote, pero también hay excesos hídricos que complican el progreso de la siembra. Esto sucede por ejemplo en noreste bonaerense: en Colón solo se implantó solo el 5%, en General Pinto, un 7%. El año pasado, la carrera contra la desecación hizo que se adelante la siembra de los ciclos largos e intermedios. En esta misma fecha, la región llevaba sembrada la mitad del área intencionada. En cambio, en este 2021 el centro sur santafesino lleva implantado solo un 25% del área. Hacia el sur de Santa Fe, la humedad de siembra es óptima y el progreso es de casi el 30%. El sudeste de Córdoba lleva un gran avance. Marcos Juárez logró plantar el 75% del trigo. Pero hacia el oeste y norte cordobés, la siembra se vio suspendida por la falta de humedadallí hacen falta 20 a 40 mmY esto junto a la menor disponibilidad de semillas de ciclos cortos hace tambalear los planes de siembra. Los ingenieros de Las Varillas advierten que, “si no llueve antes del 15 de junio, el área de siembra triguera puede caer un 30%”.

BCR

Ver Más

La zona núcleo apuesta a tener la campaña más sustentable de la década

04/06/2021 – La relación entre los cultivos cambió; la superficie sembrada de gramíneas está cerca de alcanzar a la de soja en 2021/2022.

Las gramíneas vuelven a tomar impulso y recuperan el número de hectáreas sembradas. Según informó la Bolsa de Comercio de Rosario, la relación con la soja está más cerca de ser uno a uno, en zona núcleo.

En 2015, por cada hectárea de trigo o maíz se sembraron 4,4 hectáreas de soja. En la actualidad, la tendencia cambió y se espera para este año una relación de 1,4. Además, se espera que más localidades aumenten el área maicera

El informe de la Guía Estratégica para el Agro señaló que la campaña 2021/22 sería la sustentable de la década. “En la región núcleo, para la campaña 2021/22 se espera un incremento anual de 137 mil ha de maíz (+8%), 50 mil ha de trigo (+2,5%) y una caída de soja de 100 mil ha (-2%)”, destacaron. 

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

Gramíneas 

La Bolsa de Comercio de Rosario destacó que la soja dominaba los campos en la región núcleo. Esta situación generó una falta de rotación, que incentivó la aparición de malezas resistentes, pérdida de fertilidad de los suelos y de biodiversidad.

“El quiebre de esta tendencia fue en la campaña 2016/17”, aseguraron desde la BCR. En este sentido, resaltaron que los incentivos comerciales acompañaron la adopción de lo que es la práctica más eficiente a mediano plazo para el control de malezas, plagas y cuidado del suelo: la rotación de cultivos.

Este quiebre que se observó generó que la actual estrategia sea sembrar tres cultivos en dos años, de los cuales dos son gramíneas. De esta manera, la agricultura cambió drásticamente en los últimos siete años en la región núcleo. 

La campaña 2021/22 marcaría el récord de la menor superficie sembrada con soja de los últimos 10 años, explicaron desde la BCR. Al mismo tiempo, agregaron que la proporción de soja respecto al trigo y al maíz caería a 1,4. 

Por cada hectárea de maíz o trigo se sembrarán solo 1,4 de soja, un índice 3 veces menor que el de hace siete años. “La gran actividad de la precampaña maicera ya empieza a mostrar que el área incluso puede crecer más. También, otro pequeño cultivo que gana de a poco terreno y suma al equipo de las gramíneas es el sorgo”, agregó la BCR.

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

Aumento del área del maíz 21/22

Las primeras informaciones destacaron que hay una gran actividad de compra de semillas de maíz en el centro sur de Santa Fe. Según los primeros números, se estima un incremento del 10 al 15 por ciento del área intencionada, respecto a la del año pasado. 

“En Colón, en el noreste bonaerense, también aumentaría el área con gramíneas, pero impulsada principalmente por el maíz. Allí, estiman un incremento de un 5 a 10 por ciento”, aseguraron.

Agrofy News

Ver Más

Con simulaciones, apuntan a optimizar el manejo de trigo y cebada

03/06/2021 – Investigadores de la FAUBA, el INTA y otras instituciones de Sudamérica generaron CRONOTRIGO y CRONOCEBADA, dos modelos orientados a facilitar las decisiones agronómicas en estos cereales. Integran la serie CRONOS, de uso libre y gratuito.

(SLT-FAUBA) Desde hace años, el uso de herramientas digitales en al agro es una moneda corriente, facilitado en gran medida por el aumento en la potencia de procesamiento de las nuevas computadoras, la mayor conectividad y capacidad de almacenar datos y la disponibilidad de herramientas online. En este marco, y continuando la serie de modelos CRONOS, investigadores de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), del INTA y de diversas instituciones de Chile, Uruguay y Paraguay publicaron las versiones mejoradas y actualizadas de CRONOTRIGO y CRONOCEBADA, software cuya meta es optimizar el manejo de ambos cereales.

“Para tomar decisiones de manejo agronómico en cualquier cultivo es fundamental poder predecir cuándo van a ocurrir sus diferentes estadios fenológicos. Por un lado, esto nos permite conocer la adaptación de los distintos cultivares a diferentes regiones productivas. Y por otro lado, podemos optimizar los rindes y la calidad de los granos ubicando las etapas más críticas del cultivo en los momentos de la estación de crecimiento en que se dan las condiciones ambientales más favorables. Precisamente, a esto apuntan los modelos CRONOS”, comentó Daniel Miralles, docente de la cátedra de Cerealicultura de la FAUBA.

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

“Más allá de predecir la ocurrencia de los estadios fenológicos claves, ambos modelos permiten evaluar los riesgos de heladas y de golpes de calor en el llenado de granos. En estas nuevas versiones, los modelos calculan el contenido hídrico del suelo hasta 1 metro de profundidad, es decir, el agua útil que está disponible en cada etapa del ciclo del cultivo, agregó Miralles, quien también es investigador del CONICET.

El docente destacó que tanto CRONOCEBADA como CRONOTRIGO fueron desarrollados por un grupo interdisciplinario de investigadores de la UBA, el INTA, el INIA de Uruguay, el INIA de Chile y el IPTA de Paraguay. Por su parte, la programación la realizó Aníbal Crespo, miembro del equipo de la Unidad de Tecnología Informática de la FAUBA.

Según Miralles, estas herramientas digitales incluyen características relevantes para tomar decisiones agronómicas en ambos cultivos. “Por ejemplo, CRONOCEBADA contempla más de 11 variedades comerciales de cebada cervecera, además de cebadas pastoriles y forrajeras. Por su parte, CRONOTRIGO en esta nueva versión incluye mas de 70 variedades de trigo fideos y trigo pan en más de 250 localidades y partidos de la Argentina”.

Meta cumplida: Abarcar la región triguera y cebadera

Las versiones actuales de los dos modelos tienen más alcance y precisión. En este sentido, Miralles sostuvo que “mientras que antes estos modelos funcionaban con datos de sólo 19 localidades, hoy incorporan a más de 200, prácticamente cubriendo la región triguera y cebadera argentina. En el caso de CRONOCEBADA, hoy se cuenta con más de 20 genotipos, de los cuales 11 son malteros y 9 forrajeros y pastoriles. Y ahora CRONOTRIGO incluye 74 variedades, de las cuales 10 corresponden a trigo fideo o candeal y 64 a trigo pan”.

“Por su parte, la precisión de las simulaciones aumentó, ya que se diferencian variedades por su respuesta al largo del día —o fotoperíodo— y la acumulación de horas de frío —o vernalización— en trigo. Esto nos permitió solucionar algunos problemas de sub- o sobre- estimación de la fenología que tenían las versiones anteriores. Realizamos experimentos a campo y también en condiciones de crecimiento controladas, y los resultados nos permitieron corregir las tasas de desarrollo tanto por cambios en el fotoperíodo como en la temperatura. Así logramos estimar con buena precisión la fenología del trigo en distintas localidades de la región triguera. El mismo proceso se llevó adelante para CRONOCEBADA”.

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

¿Cómo funcionan los modelos?

“Los dos modelos estiman los estadios fenológicos que comenté anteriormente a partir de tres valores simples que elige el usuario: una fecha de siembra, una localidad y el cultivar a sembrar. A modo de ejemplo en CRONOTRIGO se estiman los estadios emergencia, primer nudo visible, espigazón, antesis y madurez fisiológica”, explicó Miralles.

Para profundizar en los fundamentos de los modelos, el docente añadió ambos usan algoritmos matemáticos sencillos que contemplan la marcha de la duración del día, las temperaturas que definen la tasa de desarrollo y la acumulación de horas de frío según la variedad en cuestión. A su vez, trabajan sobre una serie climática de más de 30 años que se toma de la base de información satelital del proyecto POWER NASA, lo cual permite ampliar el número de localidades y conocer y contemplar los desvíos de predicción de los modelos respecto de valores promedio.

“Por último, es importante destacar una innovación en ambos modelos, y es que ahora calculan el contenido de agua en el suelo en cada estadio fenológico. Para esto utilizan el modelo Balance Hidrológico Operativo para el Agro, desarrollado en la FAUBA, y que actualmente lo emplean tanto el INTA como el Servicio Meteorológico Nacional para monitorear la humedad del suelo, e incluyen esa información en sus informes periódicos”.

Para cerrar, Miralles puntualizó que todos los modelos de la serie CRONOS, incluyendo a CRONOSOJA, están disponibles de manera libre y gratuita, y que el mismo equipo de investigadores está trabajando para generar nuevos modelos para otros cultivos como trigo sarraceno, Brassica napus y Brassica carinata, que próximamente estarán disponibles en el sitio web de la FAUBA.

Pablo A. Roset
Sobre La Tierra (SLT-FAUBA) 

Ver Más

Impuestos de cada hectárea de trigo-soja 21/22 representarían más de la mitad del margen

31/05/2021 – El alza de los precios a cosecha deja la proyección del margen de producción trigo-soja de 2da en zona núcleo en terreno positivo en la campaña 21/22. Fuerte incidencia de los impuestos.

En el último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, los analistas repasan los posibles márgenes brutos y netos que surgirían del cultivo combinado trigo – soja de segunda en la región núcleo para la próxima campaña 2021/22.

Los especialistas se plantean el escenario donde «un productor que está pensando en cultivar 100 ha a 150 km de distancia de los puertos y/o fábricas del Gran Rosario y que podría llegar a obtener un rinde de aproximadamente 40 qq/ha para el trigo y 30 qq/ha para la soja de segunda». Los resultados son los siguientes:

La combinación trigo-soja 2da estaría dando márgenes brutos y netos positivos, principalmente por la suba del precio a cosecha. Sin embargo, el riesgo es alto por la importante inversión a realizar, el factor climático, que ya la campaña anterior jugó en contra del rendimiento, la incertidumbre respecto a si se mantendrán o no las actuales condiciones comerciales, y la evolución que pueda llegar a tener el tipo de cambio, entre otros factores.

Estos riesgos están latentes en campo propio, pero más aún en campo alquilado. Se observa un margen neto de 213 U$S/ha en campo alquilado a 16 qq fijos por ha. Las inclemencias climáticas pueden reducir fuertemente este margen y llegar a anularlo, tal como sucedió con el trigo producto de la sequía y la helada durante el invierno 2020.

Hay una fuerte incidencia de los insumos en el costo directo de explotación (418 U$S/ha, lo cual representa cerca del 44% del costo total sin computar impuestos). Respecto al año previo se destaca un aumento significativo en el precio de los fertilizantes, del orden del 28% en la urea y del 20% para el superfosfato simple.

«Llama la atención el acotado margen neto que obtendría el productor arrendatario de la región núcleo. Luego de pagar todos los impuestos lograría apenas un 12% del total de los ingresos brutos que percibe por la venta de su producción (rinde por precio de venta estimado de la mercadería)», señalan los analistas.

De esta manera, «el peso de los impuestos en campo propio es alto. Si valuamos la producción que se obtendría de ese campo de 100 ha de la zona núcleo argentina utilizando el precio FOB de exportación del trigo y la soja, cada hectárea generaría cerca de 2.670 U$S de divisas genuinas».

A nivel tributario, ese campo pagaría 664U$S/ha en concepto de retenciones y un total de 333 U$S/ha por el resto de los tributos (Impuesto a las ganancias, inmobiliario rural, tasa vial, etc). De esta forma, lo pagado por todos los tributos representa cerca de 998 U$S por ha lo que implica un 37% del valor bruto de exportación que genera ese campo sembrando trigo y soja de segunda, una cifra por cierto elevada. Todo esto sin contar el resto de los impuestos que paga indirectamente el productor por la compra de insumos, contratación de servicios, etc. No se computan además los tributos que pagan el resto de los actores de la cadena: contratistas, vendedores de insumos, corredores, acopiadores, etc.

«También es interesante comparar los 536 U$S por hectárea que obtendría finalmente el productor en campo propio (margen neto) contra los 333 U$S/ha que ese campo paga por impuestos, tasas y contribuciones, sin computar retenciones. Muestra la presión tributaria que sufren estos cultivos. Los impuestos representan el 62% del margen neto del productor, sin computar retenciones que ya son descontadas del precio que recibe el productor cuando vende la mercadería a fábrica, molinería o exportación», agregan.

En nuestro ejemplo el arrendatario paga un alquiler de 16 qq de soja fijos por ha y obtiene 213 U$S por hectárea en concepto de margen neto (luego de restarle a sus ingresos todos los costos e impuestos). Los impuestos que pagan el arrendatario ascienden estimativamente a 122 U$S/ha. Comparar esos 213 U$S/ha con los 122 U$S/ha que este campo paga por impuestos, tasas y contribuciones, es elocuente de la alta presión impositiva que presenta esta actividad. Los impuestos representan el 58% del ingreso neto del productor arrendatario, sin computar las retenciones.

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

a)    Márgenes brutos y netos 

En la presente nota procedimos a analizar los posibles márgenes brutos y netos que surgirían del cultivo de trigo y soja de los productores agropecuarios de la zona núcleo para la próxima campaña 2021/22. El objetivo es ir mirando qué arrojan los números preliminares, en el mes de la siembra de trigo.

Tomamos el supuesto caso de un productor agropecuario que está pensando en cultivar en los próximos meses trigo y soja de segunda a 150 km de distancia de los puertos y/o fábricas del Gran Rosario en 100 hectáreas. Se supone que el productor utilizará un paquete tecnológico típico de la zona más productiva del país. La inversión en fertilización sería la adecuada para el tipo de suelo en estudio y la aplicación de agroquímicos (herbicidas, insecticidas y fungicidas) se ajustaría a un manejo característico de la región.

El cultivo de soja de segunda obtendría un rinde de aproximadamente 30 qq/ha y el de trigo 40 qq/ha. El precio de venta de la soja a cosecha se ha estimado en 318 U$S/tn y del trigo a 216 U$S/tn. Se estiman las correspondientes erogaciones previstas para siembra, pulverizaciones y labores de cosecha.

Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

La combinación trigo-soja de segunda estaría dando márgenes brutos y netos positivos, aunque acotados por el riesgo asumido, tanto en campo propio como alquilado. Estos números se verificarían si se cumplen los supuestos que adoptamos en el análisis, se mantienen los buenos precios internacionales, que no haya problemas con el clima y que no se verifiquen cambios en el sistema impositivo. En nuestro estudio estaría dando un margen neto de 536 U$S/ha en campo propio y 213 U$S/ha en campo alquilado.

Se advierte la fuerte incidencia de los insumos en el costo directo de explotación (418 U$S/ha, lo cual representa cerca del 44% del costo total sin computar impuestos). Los fertilizantes esta campaña incrementaron su costo en dólares significativamente. Entre los más usados se observa un incremento anual del 28% en urea y 20% superfosfato simple. También es importante el impacto de los fletes (109 U$S/ha, lo cual implicaría un 11% del costo total estimado –sin impuestos- de 948 U$S/ha).

https://apps.apple.com/ar/app/agro-radio/id1512891972

La incidencia de los costos directos sobre los ingresos brutos del productor es del 52%, comprendiendo insumos, siembra, pulverización, cosecha, flete corto y largo, gastos de comercialización y de estructura. 

El margen neto que obtendría el dueño del predio en la explotación en campo propio, luego de pagar todos los impuestos y gastos, representaría el 30% del total de los ingresos brutos que percibiría por la venta de su producción (rinde por precio de venta de la mercadería). Por otra parte, el margen neto que obtiene el arrendatario representa el 12% sobre sus ingresos brutos totales. Estas cifras son acotadas.  

b)    El peso de los impuestos en campo propio

Si valuamos la producción que generaría ese campo del núcleo argentino de 100 hectáreas utilizando el precio FOB de exportación del trigo y la soja, arribamos a la conclusión de que cada hectárea generaría cerca de 2.670 U$S de divisas genuinas.

Si aplicamos las alícuotas del 12% y 33% de derechos de exportación del trigo y la soja a este valor (2.140 U$S/ha), veremos que ese campo pagará por hectárea cerca de 664 U$S en concepto de retenciones. Si sumamos a las retenciones el resto de los impuestos que paga el productor –dueño de su campo- (los cuales consisten principalmente en Impuesto a las Ganancias, impuesto inmobiliario rural y otros) el total abonado por distintos tributos asciende a 998 U$S/ha.

De esta forma podemos ver que este valor de 998 U$S por hectárea pagado en diversos tributos representa el 37% del valor bruto de exportación que genera ese campo, una cifra elevada. También es interesante comparar los 536 U$S por hectárea que obtiene finalmente el productor (margen neto) contra los 333 U$S/ha que ese campo paga por impuestos, tasas y contribuciones. Muestra la alta presión tributaria que sufren las producciones agrícolas. Los impuestos representan el 62% del margen neto del productor, sin computar retenciones que ya son descontadas del precio que recibe el productor cuando vende la mercadería a fábrica, molinería o exportación.

El presente análisis no computa el resto de los impuestos que paga indirectamente el productor por la compra de insumos, contratación de servicios, etc. No se contabilizan además los tributos que pagan el resto de los actores de la cadena: contratistas, vendedores de insumos, corredores, acopiadores, etc.

c)    El peso de los impuestos en campo alquilado

En nuestro ejemplo el arrendatario paga en concepto de alquiler un 16 qq fijos de soja. En el cuadro siguiente puede observarse que el arrendatario obtiene netos 213 U$S por hectárea (ese es su margen neto luego de restarle a sus ingresos todos los costos de explotación e impuestos). Luego procedimos a calcular los impuestos que paga el arrendatario, los cuales ascienden estimativamente a 122 U$S/ha. Comparar esos 213 U$S/ha con los 122 U$S/ha que ese arrendatario paga por impuestos, tasas y contribuciones, es elocuente. La carga impositiva equivale al 58% de su margen neto. 

d)    Supuestos adoptados en el estudio en relación a la carga tributaria y sistema productivo

Este hombre o mujer de campo del núcleo argentino contrataría las labores de siembra, pulverización y cosecha. Se estiman 7 pulverizaciones en total terrestres. La distancia desde la chacra a las terminales portuarias se ha estimado 150 kilómetros (flete largo). El flete corto (chacra a acopio/cooperativa) es de 20 Km. Se computaron las actuales tarifas de transporte que publica FADEAAC (Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas) febrero 2021, ajustadas por la inflación esperada y convertidas a U$S al tipo de cambio esperado a cosecha.  Al valor obtenido se le practicó un descuento del 10%.

https://www.nitrap.com.ar/

No se estiman comisiones por los servicios de acopio. La intervención del corredor y otros servicios asciende al 2%. Se contrata seguro para granizo. El mismo se estima en un 3% por el rinde asegurado por el precio esperado a cosecha. El rinde asegurado en trigo se estima en 35 qq y 25 qq en soja. No se computan compras de equipos, rodados o máquinas herramientas.
Los gastos de estructura comprenden comunicaciones, telefonía, honorarios legales y contables, asesoramientos varios, etc.

En relación con las cargas tributarias expuestas en el cuadro correspondiente, se han adoptado los siguientes supuestos:

1. El productor agropecuario se encuentra radicado en la zona núcleo de Argentina inscripto como persona física ante la AFIP. Trabaja 100 hectáreas propias y no realiza otras actividades agropecuarias o ganaderas extensivas. Subcontrata la mayor parte de las labores. No tiene sembradora ni cosechadora propia.

2. Derecho de Registro e Inspección municipal: el productor no está alcanzado por este tributo comunal o municipal, ya que no tiene local habilitado.

3. Impuesto sobre los Ingresos Brutos: consideramos que se encuentra exento por la legislación de la provincia donde está radicado. Es importante destacar que el productor agropecuario paga habitualmente impuesto sobre los ingresos brutos sobre los insumos que compra.

4. Impuesto al Valor Agregado: Este impuesto representa un problema para el hombre de campo. Las alícuotas vigentes son asimétricas en el sector granario. Ascienden al 10,5% sobre las compras de fertilizantes y labores contratadas y el 21% sobre el resto de los insumos (semillas y agroquímicos). Por la venta de granos, la alícuota aplicable es del 10,5%. Existe una falta de neutralidad en el IVA producto de dos factores: d.1) la asimetría de las alícuotas, d.2) el IVA derivado de la venta de granos está expuesto a un régimen de retenciones y devolución, donde el reintegro del IVA se sabe demorar en el tiempo y le ocasiona costos financieros al productor.

Desde el 1 de diciembre de 2018 rige el SISA (Sistema de Información Simplificado Agrícola/ RG AFIP 4310), la retención de IVA e Impuesto a las Ganancias depende del estado del productor en el SISA. Para ello se creó una matriz de riesgo y las retenciones de IVA y ganancias dependen del estado de riesgo: bajo, medio o alto.

Sistema SISA:

Como podemos ver en el nuevo sistema el productor encuadrado en Estado N°1 (Bajo Riesgo), cuando vende los granos, del IVA del 10,5% que debe percibir, se le retiene el 5% y a los 45/60 días se le devuelve dicho importe. El costo de oportunidad de esperar esta acreditación no es tan elevado como era en otras épocas cuando el Estado Nacional tardaba muchos meses en devolver el IVA.

El denominado “IVA Saldo técnico” surge por la diferencia entre el IVA generado por las compras y las ventas. Cuando el saldo técnico es a favor del contribuyente, los productores agropecuarios pueden recuperarlo con la venta de bienes alcanzados con alícuotas del 21% (ejemplo subproductos obtenidos a través de contratos de fasón o maquila, donde el productor convierte a su soja en harina de soja). De esta forma se reduce más rápidamente el saldo técnico a favor.

En el ejemplo que aquí presentamos supondremos que el productor recupera el IVA Saldo Técnico en plazos razonables y no sufre un costo financiero importante por la inmovilización del efectivo (costo de oportunidad) ni una desvalorización elevada por efectos de la inflación. Por ello, hemos decidido no computar ningún costo de oportunidad en el presente estudio.

5. Impuesto inmobiliario provincial y tasa vial para mejora de caminos rurales: en forma conjunta estos dos tributos lo hemos estimado en 28,3 U$S por hectárea. La tasa vial la abona el propietario del campo y consiste en el equivalente en pesos de una determinada cantidad de litros de gasoil por hectárea al año.

6. Impuesto a las Ganancias: Supondremos que la actividad agropecuaria es la única fuente generadora de ingresos de este productor. Si estuviera inscripto como persona física podría deducir –para el cálculo del impuesto- otros gastos que no son directos pero la ley admite, como por ejemplo Aportes Jubilatorios, Obra Social, etc. Luego de determinar el resultado neto del contribuyente se le podrían practicar, de corresponder, las deducciones personales de los familiares a cargo: Esposa, Hijos, Mínimo no imponible y deducción especial. El resultado se convierte en la ganancia sujeta a impuesto a la cual se le aplica la tabla de alícuotas progresivas del artículo N°94 de la ley (texto ordenado vigente). A los fines de nuestras estimaciones y teniendo en cuenta la magnitud de utilidad gravable en el caso estudiado, decidimos aplicar una alícuota del 35% sobre dicha utilidad gravable.

Es importante destacar que también el productor puede tomar como pago a cuenta del Impuesto a las ganancias el 45% del impuesto sobre los combustibles líquidos (ICL) contenido en las compras de gasoil del respectivo período fiscal.

7. Impuesto a los débitos y créditos bancarios (IDCB): la alícuota asciende al 6 por mil sobre cada operación de débito o crédito bancario. Se ha supuesto en el ejercicio fiscal que la totalidad de los pagos por la compra de insumos, contratación de labores, pago de seguros y otros gastos se realiza con la emisión de cheques propios. En consecuencia, cada débito en cuenta corriente está alcanzado por este impuesto. Si el contribuyente encuadra como Micro o pequeña empresa puede computar el 100% de este impuesto contra el impuesto a las ganancias. Supondremos en este caso que el productor no tipifica como micro o pequeña empresa.

8. Impuesto de sellos para contratos de compraventa de cereales y oleaginosas: Supondremos que el contrato se registra en la Bolsa de Comercio de Rosario. En consecuencia, el productor pagará el 50% de la alícuota reducida de Impuesto de sellos que asciende a 0,5 por mil en la registración en Bolsa. El hombre de campo abonará el 0,25 por mil sobre el valor económico de la operación (importe bruto de la venta más IVA del 10,5%).

9. Aportes patronales y cargas sociales: se supone que el productor no tiene empleados a su cargo. Contrata las labores con terceros. En consecuencia, no tiene erogaciones por este concepto.

10. Impuesto a los Bienes Personales: En este caso hemos supuesto que el productor tiene 100 hectáreas de campo, con una camioneta y ahorros en efectivo. Los inmuebles rurales desde el período fiscal 2019 se encuentran exentos de este impuesto, ya sea que estén afectados a la explotación o arrendamientos. Quedan alcanzados los vehículos y viviendas de uso particular.

Informe BCR
BCR News

Ver Más

El trigo argentino empezará su ciclo mucho mejor que hace un año atrás

28/05/2021 – La Pampa, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y el sudeste de Córdoba acumularon entre 30 y 100 milímetros.

Según el último informe de la Guía Estratégica para el Agro, «el mapa de humedad edáfica muestra un cambio rotundo de una semana atrás a hoy en Buenos Aires, Santa Fe, sur de Córdoba y Entre Ríos y más aún cuando lo comparamos con el de hace un año atrás». 

https://play.google.com/store/apps/details?id=agroradio.radio&hl=es_AR&gl=US

¿Qué fue lo que produjo este cambio?

El clima volvió a romper los patrones estadísticos y la tercera semana de mayo dejó en buena parte de la región pampeana acumulados que duplicaron la media mensual de todo mayo (que está en torno de los 25 a 50 mm). Aiello explica que “en los últimos siete días el cambio de la circulación atmosférica aportó aire muy húmedo a la región pampeana. Esto junto a la evolución de un importante centro de baja presión sobre el centro del país provocaron lluvias mayores a las previstas por los modelos numéricos de pronóstico”, explica el Dr. Aiello.

Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y el sudeste de Córdoba acumularon entre 30 y 100 milímetros, superando en algunos casos los valores considerados medios históricos para todo el mes de mayo. El cambio que hubo en los perfiles es notorio. Esto es una gran noticia para el trigo argentino”

BCR

Ver Más