NUBLADO

La semana comienza con ambiente fresco y se prevén jornadas de estabilidad

Por su parte, durante el fin de semana las lluvias aun siendo débiles pueden ser persistentes sobre la zona central de la región pampeana.

Durante las últimas jornadas, las condiciones del tiempo fueron se presentaron inestables en forma sectorizada, prevaleciendo las zonas costeras del sudeste de Buenos Aires como las más hostigadas por sistemas precipitantes recurrentes y donde los acumulados pluviales fueron destacados.

Sobre el resto de la región pampeana, las lluvias fueron ocasionales y dispersas, en general muy débiles. Algunas tormentas más destacadas se registraron en áreas del NOA, siendo pobre la oferta de agua para el NEA y la Mesopotamia en general.

Las reservas acopiadas a finales de enero son muy valoradas en el centro de la zona núcleo. En la foto de satélite, se destaca aun la presencia de nubosidad de escaso desarrollo sobre el sudeste de Buenos Aires, lo cual, por sectores, aun deja algunas lloviznas.

El ambiente se presenta más fresco debido a la circulación que impone la zona de baja presión que aún se dispone sobre las cercanías de la costa este bonaerense, facilitando la circulación del sector sudeste. Se espera que el resto de la semana se mantenga mayormente estable.

Las previsiones de corto plazo, no anticipan sistemas precipitantes que puedan considerarse de valor en cuanto a milimetrajes. Eventualmente, la llegada de un nuevo frente durante la jornada de mañana, puede comenzar a generar inestabilidad sobre San Luis y el sudoeste de Córdoba, generando precipitaciones débiles.

La perturbación tiene muy bloqueado su paso hacia el este y hacia el norte, por lo cual seguramente su avance será muy dificultoso, en todo caso la misma avanzará con escasos niveles de energía, lo cual define un escenario de lluvias modestas o nulas para el fin de semana para las principales regiones del centro norte del país. Entre domingo y lunes, las lluvias aun siendo débiles pueden ser persistentes sobre la zona central de la región pampeana.

Agrofy News

Ver Más

Informe de Perspectivas Agroclimáticas – Estacional – Al 9/2/2021

Perspectiva Agroclimática 2020/2021 en el área Agrícola del Conosur

Estado del sistema climático

El rasgo distintivo de la temporada 2020/2021 son los fuertes vientos polares que inundan el hemisferio sur con una masa de aire frío y seco, que produce frecuentes descensos térmicos por debajo de lo normal, al mismo tiempo que reduce las precipitaciones, no sólo sobre gran parte del Cono Sur, sino también sobre el Sur de África y Australia que, por esta causa vienen sufriendo intensas sequías (Figura Superior).

Adicionalmente, los vientos polares impulsan la corriente marina fría de Humboldt hacia el Ecuador, enfriando la Costa Americana y el Océano Pacífico Ecuatorial, dando un cuadro muy similar a un episodio de “La Niña”.

Afortunadamente, los vientos Alisios, que son el factor que genera los episodios fuertes de “La Niña”, se mantuvieron débiles, retardando su desarrollo de “La Niña”, e impidiendo que el proceso tomara rasgos más severos.

Durante Enero, los vientos polares redujeron su actividad, al mismo tiempo que “La Niña” inició su proceso de disipación, permitiendo que los vientos del trópico llegaran al interior del  cono Sur, produciendo precipitaciones generales abundantes, que repusieron la humedad en  los suelos de la mayor parte del área agrícola.

Durante lo que resta de la campaña 2020/2021, “La Niña” completará su disipación, cesando sus efectos negativos, pero es probable que los vientos polares se reactiven, al menos parcialmente, volviendo a hacer sentir sus influencias negativas sobre el interior del área agrícola del Cono Sur.

Verano 2021: Re análisis de enero y perspectiva para febrero y marzo 

Gracias a la reducción de la actividad de los vientos polares y a la disipación de “La Niña”, los  vientos del trópico pudieron penetrar hasta el interior del Cono Sur, llevando lluvias abundantes a la mayor parte del área agrícola.  Enero y febrero, “La Niña”, continuará debilitándose, pero es probable que los vientos polares se reactiven, al menos parcialmente.  Por esta causa, el régimen hídrico observará un comportamiento moderadamente inferior a lo  normal, mientras el régimen térmico se mantendrá cerca de la media, pero con frecuentes  escensos térmicos. Febrero observará una marcada  concentración de las precipitaciones sobre  el norte del área agrícola, con focos secundarios sobre el oeste y el sur, mientras gran parte del centro-este  registrará  precipitaciones  moderadas a escasas, que reactivarán la sequía.

• Marzo observará una distribución de  precipitaciones parecidas a Febrero, por lo que el  entro-este del área agrícola continuará registrando faltantes de humedad.  las altas cuencas  del Paraná y del Paraguay recibirán lluvias moderadas a abundantes, que incrementarán  gradualmente sus caudales, aunque sin alcanzar sus niveles normales.

Otoño

El otoño 2021 mostrará un escenario neutral desde el punto de vista del ENSO (Ni “El  Niño”  ni “La Niña”), pero los vientos polares volverán a hacer sentir su influencia, reduciendo las     recipitaciones sobre la mayor parte del Cono Sur, de manera que sólo su porción nordeste  seguirá recibiendo vientos húmedos del trópico. La disminución estacional de la radiación  solar y temperatura reducirán   La disminución estacional de la radiación solar y temperatura  evapotranspiración haciendo que los suelos conserven parte de la humedad recibida durante  el verano, pero el interior del área agrícola sufrirá una gradual pérdida de sus reservas. Paralelamente,  se  reducirán las  precipitaciones en las altas cuencas de los grandes ríos  Paraná y Paraguay, por lo que sus alturas volverán a entrar en disminución, manteniéndose  por debajo de sus niveles normales.

Conclusiones

El funcionamiento de la atmósfera ya se encuentra firme, de manera que cabe esperar que lo  que resta de la campaña 2020/2021 mantendrá un escenario con fuertes oscilaciones térmicas    precipitaciones algo inferiores a la media, pero suficientes para el desarrollo de los cultivos.  Con respecto al posible escenario para la campaña 2021/2022 cabe mencionar que las  versiones sobre un segundo episodio consecutivo de “La Niña”, difundidos por algunos centros  internacionales, como la NOAA de los EE.UU. son algo prematuras, por lo que convendrá   continuar la vigilancia hasta tanto se cuente con indicadores confiables.

 

Ing. Agr. Eduardo M. Sierra
Especialista En Agro climatología 
Bolsa de Cereales de Buenos Aires

Ver Más

Encharcamientos y anegamientos en el centro norte santafesino, por abundantes lluvias

Informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe al 2 de febrero de 2021.

Semana con solo dos días de estabilidad climática, altas temperaturas, que alcanzaron máximos de 38 ºC, normales para la época estival y días soleados, hasta mediados del viernes 29. A posteriori, ingresaron frentes de tormentas que cambiaron las condiciones y provocaron caída de granizo en zonas puntuales, precipitaciones de diversas intensidades, fuertes chaparrones acompañados por intensas ráfagas de viento, como consecuencia de ello, caída de árboles y columnas del alumbrado urbano y rural.

Los registros pluviométricos acumulados en los cinco días de lluvia, según los distintos departamentos, variaron entre 75 y 295 mm, siendo bastante regular su distribución geográfica. Con la particularidad de que en el área central del SEA (departamentos Castellanos, sur de San Cristóbal, Las Colonias, centro – sur de San Justo y San Javier, centro – norte La Capital y Garay), los montos fueron superiores a los 200 mm.

Tales características condicionaron y nuevamente evidenciaron realidades que se reiteraron, encharcamientos, anegamientos, caminos rurales que funcionaron como canales, red vial primaria, secundaria, terciaria, cortadas temporalmente por los excesos hídricos y las bajas posiciones topográficas, totalmente inundadas.

Sólo se pudieron realizar el monitoreo, el seguimiento y los controles de los diferentes cultivos, por la presencia de plagas y de malezas;

A la fecha consignada, en el centro norte de la provincia de Santa Fe, se habían sembrado 97.800 ha de girasol; 88.200 ha de maíz temprano; 49.850 ha de algodón; 935.000 ha de soja temprana; 75.000 ha de sorgo granífero; 517.000 ha de soja tardía; 80.100 ha de maíz tardío. 

Respecto del girasol, el avance de cosecha fue del 48%, dice el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, correspondiente a la semana comprendida entre el 27 de enero de 2021 y el 2 de febrero de 2021, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

GIRASOL

El proceso de recolección avanzó con diferentes ritmos según cada departamento y regulado por las condiciones de piso, como consecuencia de las lluvias y por los estados fenológicos de los cultivares que fueron llegando a madurez fisiológica. Se alcanzó un grado de avance del orden del 48 % y un logro inter semanal de un punto porcentual.

Los valores de los rendimientos continuaron siendo similares a los enunciados en el informe anterior. Los menores resultados se obtuvieron en el norte, con promedios que fluctuaron entre los 11 y 12 qq/ha. En la zona centro, los mismos alcanzaron los 16 a 18 qq/ha.

El girasol obtenido continuó presentando buenos a muy buenos valores de materia grasa, hasta el momento, muy cercanos o igual al 50 %.

MAÍZ TEMPRANO

En el área de influencia de las cuencas lecheras del centro – norte santafesino, continuó el proceso de picado – embolsado, con destino al autoconsumo, solo una pequeña cantidad de lotes se realizaron, manteniéndose los buenos resultados, en cuanto a calidad y a cantidad. Ante los eventos climáticos y las condiciones ambientales que reinaron, la actividad se paralizó

En el resto de los maizales, con destino comercial, un 75 % de los cultivares se encontraron en buen o muy buen estado, con lotes excelentes, sin inconvenientes para su normal desarrollo; regular un 15 %, dado que en los últimos veinte días padecieron las altas temperaturas y la escasa disponibilidad de agua, acentuándose aún más con el transcurso de las jornadas, deteriorándose y variando así su estado, un 10 % pasó a malo, con marcados síntomas de estrés termo-hídrico y con mortandad de plantas, sin recuperación. Estos dos últimos casos, se evidenciaron en mayor proporción, en suelos con aptitudes agrícolas no ideales o con ciertas limitantes.

No se detectaron inconvenientes sanitarios por plagas o enfermedades.

ALGODÓN

Un 90 % de los cultivares de algodón presentaron estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, un 8 % estado regular y un 2 % estado malo. Dichas condiciones fueron el resultado de los escenarios climáticos de las semanas, con elevadas temperaturas, precipitaciones, humedad en ambientes y suelos, que generaron buenas condiciones para el normal crecimiento de la oleaginosa.

SOJA TEMPRANA

Las condiciones ambientales de los últimos veinte días, favorecieron el normal crecimiento de los sojales, observándose una recuperación, muy buen estado, buen stand de plantas por unidad de superficie y el normal desarrollo de sus estructuras. Por lo cual se observó un 95 % en estado bueno a muy bueno con lotes excelentes, un 4 % estado regular y un 1 % en estado malo.

Continuaron los intensos monitoreos y evaluaciones en los distintos lotes, ante la presencia generalizada de la oruga militar (Spodoptera frugiperda), observándose cierta estabilización de la situación, con respecto a los daños causados por la misma

SOJA TARDIA

Desde los inicios del ciclo, los diferentes escenarios climáticos prolongaron el proceso de siembra, pero en general, lo implantado presentó buena germinación y emergencia, observándose en ciertas zonas y sectores que los cultivares evidenciaron un menor crecimiento o desarrollo de las plantas, en comparación al ciclo anterior. Pero, ante las condiciones ambientales, en especial los últimos veinte días, se observó que los mismos se recuperaron, presentando a la fecha, mejores estados vegetativos y estructura de plantas.

Se realizaron aplicaciones de herbicidas para el control de las malezas. Continuó y se intensificó el monitoreo para la detección del picudo grande de la soja.

MAÍZ TARDÍO

El proceso de emergencia o germinación y posterior crecimiento, se desarrolló sin inconvenientes y con buen estado sanitario.

SORGO GRANIFERO

Se concretó con normalidad el proceso de siembra de sorgo granífero, sin inconvenientes, siendo el cultivo que presentó mayor amplitud en su ventana de siembra, estimándose una superficie implantada de 75.000 ha, representando un 1,3 % menor a la intención del inicio de su ciclo. Con respecto a la campaña pasada la superficie implantada creció un 22,9%, teniendo en cuenta las 61.000 ha logradas, en aquella oportunidad.

No presentó ningún inconveniente en su desarrollo y su estado sanitario fue bueno, hasta el momento.

AGUA ÚTIL

En la superficie total del área de estudio, del centro norte santafesino, constituida por los departamentos Nueve de Julio, Vera, General Obligado, San Cristóbal, San Justo, San Javier, Garay, Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Martín y San Jerónimo, la disponibilidad de agua útil en los primeros 20 cm en los suelos, se consideró óptima en general, pero excesiva en áreas puntuales, con encharcamientos – anegamientos en posiciones topográficas bajas.

La inestabilidad climática y las nuevas precipitaciones posibilitaron la carga o recarga de los perfiles de los suelos, con sectores sobresaturados, cubriendo así una mayor demanda de los cultivares ante sus distintos estados fenológicos, en época de muy activos procesos de evapotranspiración.

Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe
Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Ver Más

¿Se desactiva el bloqueo seco?

El reciente evento de lluvias deja una señal positiva. Alcanzó a buena parte de la región pampeana y dejó 30 mm en promedio sobre la región núcleo. La inestabilidad seguirá en las próximas jornadas y hay posibilidades de un nuevo evento para el fin de …

El reciente evento de lluvias deja una señal positiva. Alcanzó a buena parte de la región pampeana y dejó 30 mm en promedio sobre la región núcleo. La inestabilidad seguirá en las próximas jornadas y hay posibilidades de un nuevo evento para el fin de semana. 

La semana anterior Aiello destacaba que “la segunda quincena de octubre puede contar con desarrollos que logren desactivar el bloqueo que domina la franja central del país desde hace meses”. El reciente evento parece haber dado el puntapié inicial para comenzar a revertir la necesidad de milímetros en la región pampeana.

En la región núcleo, entre el lunes 19 y martes 20 de octubre (desde las 8:00AM hasta las 8:00AM), las 36 estaciones de la red GEA registraron milímetros y promediaron 30 mm. Algunas recibieron menos de 10 mm, como es el caso de las estaciones del SE de Córdoba o el extremo oeste del norte de Buenos Aires. Pero en otras hubo registros de 50 a 60 mm. Las zonas más beneficiadas fueron el centro sur de Santa Fe, dónde Classon y Montes de Oca alcanzaron los 60 y 50 mm respectivamente. Hernando, en el centro de Córdoba, le sigue con 48 mm. El otro punto destacado es Ramallo, en el NE bonaerense, que recibió 45 mm.

¿Cuánta agua recibió la región pampeana en los últimos 4 días?

El evento comenzó el 16 de octubre por la provincia de La Pampa y Buenos Aires y fue avanzando hacia el norte. Hasta el 20 de octubre, en Buenos Aires la tormenta dejó 30 a 70 mm, las mayores descargas estuvieron en el centro este. Saladillo registró 77 mm con tormentas muy severas que fueron acompañadas de granizo.

En Entre Ríos las lluvias mostraron un claro gradiente hacia el sector SO que recibió entre 15 y 45 mm. En Santa Fe la tormenta privilegió al sur de la provincia, particularmente al centro sur que venía siendo uno de los sectores más afectados por la falta de agua. Rafaela alcanzó a sumar 18 mm pero más allá, hacia el norte y el este, las lluvias estuvieron por debajo de los 10 mm.

En Córdoba, la tormenta dejó de lado al sur y oeste, como por ejemplo a Huinca Renancó y Río Cuarto que recibieron menos de 5 mm. El centro y el oeste fueron más favorecidos con lluvias de 15 a 30 mm, aunque puntualmente hubo zonas con casi 50 mm como es el caso de Labordeboy. El norte cordobés y el sur de Santiago del Estero también recibió agua: los acumulados fueron de 15 a 45 mm.

¿Qué puede pasar de acá en más?

La inestabilidad seguirá presente en las próximas 72 horas. Se esperan mejoramientos temporarios pero el mal clima continuará en las próximas jornadas y puede haber más milímetros. Hay algunas señales positivas para Argentina como el incipiente calentamiento que se observa en el sur de las costas de Brasil en el Atlántico y que podría favorecer el aporte de humedad de acá en más. Por lo pronto se espera que entre sábado 24 y domingo 25 de octubre un nuevo sistema alcance a la región central con lluvias y tormentas de variada intensidad. 

Bolsa de Comercio de Rosario

Ver Más
NUBLADO

Según el INTA, podría disminuir el impacto de la Niña en el verano y hacia finales de septiembre va a haber inestabilidad

La falta de agua está generando perjuicios en la campaña fina y se espera que este déficit también se haga presente en la campaña gruesa. Además, se suma la alta probabilidad de un año Niña que podría dejar lluvias por debajo de lo normal.

El especialista Pablo Mercuri, Director Interino del Centro de Investigación de Recursos Naturales, compartió en una presentación las características más importantes del comportamiento climático que se esperan para la campaña 2020/21:

  •  «Vamos a tener una disponibilidad de agua ajustada. Vamos a estar a la expectativa de la suma de milímetros»
  •  «Habrá cambios bruscos. Son años en los que de repente vamos a tener un período de lluvias, pero luego varios días sin precipitaciones».
  •  «La espera a la próxima precipitación se va a prolongar. Veremos más días consecutivos sin lluvias».
  •  «Lluvias dispares e irregulares. En los años Niño las lluvias ocupan grandes áreas. En los años más fríos como el actual veremos lluvias más dispares».

También se refirió a los forzantes oceanicos: «Estamos ante una situación de enfriamiento, lo bueno es que por ahora es leve y que terminaría a inicios del verano». Al mismo tiempo, agregó: «Hay otros factores que marcan períodos de hasta 15 días, pueden disminuir o incrementar las precipitaciones». «Esto está inactivo por ahora», comentó.

«El mayor cambio e impacto del cambio climático -ya observado- es la merma de aguas en áreas cuyanas. Los escenarios de cambio climático no son adversos a los rendimientos de las producciones pampeanas«, señaló.

En tanto, destacó la importancia de la agrometeorología de precisión. Es decir, tener datos locales, por zona y sistema de producción: medir la napa y la disponibilidad de agua.

Frente a este escenario, la recomendación es tener una mejor preparación con «gestión del agua». «Es la mejor adaptación para amortiguar el impacto que tenemos en la disponibilidad de agua».

Perspectiva completa

De acuerdo con Mercuri, “estamos en un ciclo de años más secos y las condiciones actuales de océano y atmosfera indican que es probable que la primavera y el verano tengan algunos milímetros por debajo de los valores normales”.

Los forzantes oceánicos están marcando una anomalía fría, tanto en el área del Pacífico 3.4 como también en el Océano Atlántico. “Esto impide una circulación atmosférica que favorezca que se generen precipitaciones”, aclaró Mercuri. “Los modelos IRI Columbia muestran a la fecha una probabilidad mayor al 70 % de que se mantenga el enfriamiento durante toda la primavera, pero de intensidad moderada o leve”. El dato destacado es que para el verano esta tendencia “comienza a decrecer y vuelve a valores neutrales”.

“Este año si bien nevó muy fuerte en Patagonia, del Aconcagua hacia el norte seguimos en déficit en cuanto a nevadas en altas cumbres”, dijo Mercuri, e hizo referencia a las áreas del norte argentino que vienen desde diciembre del año pasado deficitarias, “lo que degrada no solamente los sistemas productivos, sino también el acceso y la calidad del agua para la ruralidad”.

Siguiendo al director del CIRN, “estamos ante una situación crítica en cuanto a la disponibilidad de agua, y esta alta frecuencia de situaciones deficitarias potencian esta crisis”. La buena noticia en el corto plazo es que “la tendencia indica que hacia fin de septiembre va a haber inestabilidad climática en el centro del país, NOA y NEA, con altas chances de precipitaciones”.

En cuanto a las heladas, Mercuri destacó que si bien la tendencia mostraba un acortamiento del período de heladas, con inviernos más breves, los dos últimos inviernos muestran un incremento en la frecuencia e intensidad de las mismas en el centro del país, con anomalías respecto a los valores medios.

El director del CIRN concluyó que “el desafío es definir el clima futuro por regiones precisas y con antelación, ante una alta incertidumbre en las predicciones”. En ese sentido, se debe aprender a tomar decisiones con información probabilística y dinámica, y gestionar el agua: “amortiguar los impactos inter-anuales e intra-estacionales, compensar agua esperada con agua disponible, es el desafío de la adaptación”, puntualizó.

Disponer de poca agua al inicio de la campaña nos deja en una situación de alta vulnerabilidad. Agronómicamente al depender de las lluvias para satisfacer la necesidad de agua es importante diversificar las fechas de exposición, no concentrando las siembras y fechas de máxima necesidad de agua por los cultivos, siembras tempranas y tardías. Y llamó a la necesidad de hacer una “gestión del riesgo”, generando instrumentos para minimizar el riesgo al que estamos expuestos.

Agrofy

Ver Más