Uruguay aprovechó el cepo a la carne en Argentina: las exportaciones subieron más del 50% en 2021

Los embarques en el país vecino superaron las 400.000 toneladas y generó divisas por más de 2.000 millones de dólares.

http://lacesira.net/productos/

Las exportaciones de carne en Uruguay tuvieron su año soñado, aprovechando la vacante que dejó la Argentina por el cepo que impuso el gobierno desde el 20 de mayo.

Según las cifras del Instituto Nacional de Carnes, hasta diciembre había exportado por 404.000 toneladas peso producto, un 53% más a igual período de 2020. Mientras que generaron 2.300 millones de dólares, un 50,5% más que dicho período.

Las exportaciones de carne en Uruguay tuvieron su año soñado, aprovechando la vacante que dejó la Argentina por el cepo que impuso el gobierno desde el 20 de mayo.

Según las cifras del Instituto Nacional de Carnes, hasta diciembre había exportado por 404.000 toneladas peso producto, un 53% más a igual período de 2020. Mientras que generaron 2.300 millones de dólares, un 50,5% más que dicho período.

China representó el principal mercado para el país vecino, como sucede también en Argentina, donde los envíos a ese destino se incrementaron un 54%, alcanzando las 300.000 toneladas por un total de casi 1.200 millones de dólares.

Mientras que en Argentina, con las restricciones para exportar, el acumulado de enero-noviembre fue de 524.241 toneladas versus las 567.282 toneladas que se registraron en el mismo período de 2020, lo que marca una caída de 7%. Mientras que se generaron este año 2.529 millones de dólares, 0,7% más que a igual lapso del 2020.

Y en este 2022 continuarán las medidas para controlar las exportaciones y abastecer el mercado interno. El gobierno oficializó este lunes el nuevo esquema para los embarques de uno de los productos insignia de los argentino.

El Decreto 911/2021 dispone que los 7 cortes más consumidos en el país continuarán prohibidos para los mercados externos hasta el 31 de diciembre de 2023. Así, el asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, nalga, paleta y vacío, ya sea frescos, enfriados o congelados, seguirán restringidos solamente para el mercado interno, de igual modo como se estableció en junio de 2021.

Solamente liberó las exportaciones de vacas tipo D o E, (que van principalmente al mercado de China, que representa el 75% del total), toro y huesos con carne resultantes del desposte.

Clarín

Ver Más

El 63,2% de la renta agrícola es para el Estado

¿Dónde van casi dos tercios de la renta del productor? FADA desglosa la carga impositiva de los principales granos en seis provincias argentinas.

https://peugeot.pourtauesprit.com.ar/

FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) publicó su Índice trimestral que mide la participación del Estado en la renta agrícola. El informe indicó que de cada $100 que le quedan de renta al productor (ingresos menos costos), $63,20 son para los gobiernos nacional, provincial y municipal. “Este informe nos muestra que luego del esfuerzo de producir alimentos en Argentina, después de pagar todos los costos y lograr vender los granos, los impuestos se llevan el 63,2% de lo que le queda quien produce en el campo”, explica David Miazzo, economista jefe FADA.

El promedio ponderado de cultivos a nivel nacional es de 63,2%, si se analizan los cultivos uno a uno se ve que la participación del Estado en soja es del 67,9%, maíz 53,4%, trigo 62,0% y girasol 49,3%.

El índice de diciembre es 0,2 puntos porcentuales más bajo que el de septiembre. “La relativa estabilidad es producto de la combinación de dos factores que se contrarrestaron: por un lado, mejoraron los precios, lo que hace que el índice baje pero, por otro lado, eso se contrarresta porque aumentaron costos, por lo que el número se mantuvo estable”, revela Miazzo.

¿Cómo se reparten los impuestos?

Los impuestos nacionales no coparticipables representan el 68,1% del total de impuestos que afronta una hectárea agrícola en Argentina, principalmente son los derechos de exportación, a los que se le suma el impuesto a los créditos y débitos bancarios. “Este es el mayor nivel desde junio de 2019, momento en que FADA lo mide como parte de este informe”, afirma Nicolle Pisani Claro, economista FADA.

Los impuestos nacionales coparticipables entre el Estado nacional y los Estados provinciales, representan el 26,9% de los impuestos medidos, mayormente dado por el impuesto a las ganancias (neto del impuesto a los créditos y débitos) y los saldos técnicos de IVA.

Las provincias reciben parte del 26,9% como coparticipación, y también recaudan diversos impuestos. Los impuestos provinciales explican el 4,5% de los impuestos totales.

Los impuestos municipales representan el 0,5% de los impuestos en el Índice FADA promedio nacional. El componente central son las tasas viales o las guías cerealeras, de acuerdo a la provincia.

“Como la mayor parte de las tasas municipales y el inmobiliario rural son impuestos fijos que se actualizan a comienzos de cada año, con la devaluación suelen ir disminuyendo su participación en el total de impuestos entre la medición de marzo y la de diciembre”, aclara Pisani Claro.

Índices Provinciales

El Índice FADA en Córdoba registra un 62,9%, en Buenos Aires y Santa Fe registran ambas un 61,3%, en La Pampa 62,5%, en Entre Ríos 66,1% y en San Luis 61,5%.

Para el cálculo se conjugan los rindes, los impuestos provinciales y locales y los fletes, que generan efectos diferenciados sobre cada uno de los cultivos. Así como la participación de cada cultivo en el área sembrada de cada provincia.

En todas las provincias analizadas se paga impuesto inmobiliario rural e impuesto a los sellos para la compraventa de granos. En Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa y San Luis se pagan Ingresos Brutos. La alícuota es del 1% en los casos de Buenos Aires y San Luis, 0,75% en Entre Ríos y 0,5% en La Pampa. En Córdoba y Santa Fe la actividad está exenta.

Buenos Aires y Santa Fe tienen tasas municipales, mientras que La Pampa tiene las guías cerealeras. Córdoba, San Luis y Entre Ríos no tienen imposiciones a nivel local. San Luis y La Pampa tienen impuestos al estilo de aduanas internas.

Precios

En el último trimestre hubo una mejora de precios internacionales, el precio FOB de la soja subió 5,9% entre septiembre y diciembre, maíz 12,1%, trigo 9,7%, mientras que girasol cayó 13,6%.

Las condiciones de mercado llevan a que en soja y maíz el precio disponible esté apenas por encima del precio FAS teórico. El girasol está un 6,2% por arriba del FAS. En cambio, el trigo cotiza un 9,5% debajo del FAS teórico. “Podría pensarse que se debe a que el trigo tiene mucha oferta por la cosecha que terminó siendo récord. Sin embargo, en los cuatro diciembres anteriores cotizó un 2,5% por encima del FAS, en promedio. Esto lleva a preguntarse si las intervenciones sobre las exportaciones ya están generando impacto en los precios pagados al productor”, reflexiona Miazzo.

Tipo de cambio y costos

En los últimos 12 meses, el incremento nominal del tipo de cambio oficial fue del 25,8%, pasando de $81,30 por dólar a $102,3. En los últimos 3 meses, se incrementó un 4,2%.

En términos de tipo de cambio real, descontando los efectos de la inflación, en los últimos 12 meses empeoró un 16,8%. Medido a precios de diciembre de 2021, el tipo de cambio de diciembre de 2020 era el equivalente actual de $122,90.

Esto significa que el tipo de cambio se ha atrasado respecto a la inflación, incrementando los costos de producción al medirlos en dólares, un escenario malo para cualquier actividad exportadora.

Si se analiza la estructura de costos de los cultivos de acuerdo a la moneda en la que están expresados, se puede identificar que un 57% de los costos de una hectárea de soja están estrictamente dolarizados mientras que el restante 43% están pesificados. Si se considera el costo de la tierra pasa a ser el 68% la parte dolarizada.

En el caso del maíz, como los fertilizantes y semillas tienen más peso que en el caso de la soja, los costos dolarizados ascienden al 61% de la estructura, mientras que los pesificados alcanzan el 38%. Si se considera el costo de la tierra, los costos dolarizados ascienden al 67%.

Algunas luces rojas

Los precios de los fertilizantes han aumentado hasta un 129% en dólares. Los precios de los fitosanitarios han tenido incrementos de hasta el 190% en glifosato, y otros que superan el 60% como el 24D, con una gran disparidad de precios. Los costos de labores se han incrementado unos 10 puntos porcentuales por encima de la inflación.

Costos

En el Índice FADA se analizan los costos involucrados en una hectárea de maíz, para tomar como ejemplo. Se toma desde el valor FOB al resultado después de todos los impuestos. Por ello, se consideran los costos de exportación (fobbing), comercialización, transporte, seguros, administración y producción.

Al analizar los costos resaltan dos puntos. El primero, los gastos de fobbing representan entre el 8% y el 10% de todos los costos involucrados en una hectárea de maíz.

El segundo punto, son los fletes, donde se puede ver claramente cómo se va incrementando la participación a medida que uno se desplaza hacia el interior mediterráneo. En el caso del maíz, el flete representa el 16% de los costos en Buenos Aires, en Córdoba el 17%, en San Luis el 19%, en La Pampa el 16% y en Entre Ríos el 13%. En Santa Fe, como el grueso de la producción se encuentra relativamente cerca de los puertos, representa el 11%.

“En meses anteriores se estaba comenzando a ver el incremento de la participación de los fletes en los costos, por el atraso del tipo de cambio oficial. Sin embargo, en esta edición, con el aumento de los insumos, los costos de producción adquirieron mayor participación”, explica Pisani Claro.

“En línea con esto, los costos de producción incrementaron su participación, en el ejemplo de Córdoba, de una participación del 53,9% en diciembre de 2020 al 60,2% de diciembre de 2021”, concluye la economista.

FADA
Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina

Ver Más

Bienes Personales: el Senado aprobó las modificaciones de la ley que incluye un aumento del impuesto

Con 37 votos a favor y uno en contra, la Cámara Alta logró su aprobación; también se subió el mínimo no imponible.

http://oscarpourtau.com.ar/

La sesión estuvo a punto de caerse por falta de quórum ante el resultado positivo de un senador oficialista, pero una aliada de Juntos por el Cambio permitió el inicio de la sesión. La oposición no se presentó al debate y consideró nula la sesión. Las modificaciones a la Ley de Bienes Personales fueron aprobadas por 37 votos a favor y 1 en contra.

En la primera sesión del Senado de la Nación con la nueva conformación de la Cámara, el oficialismo se inquietó por unos minutos ante el resultado positivo de Covid del senador catamarqueño por el oficialismo, Guillermo Andrada.

Ante la ausencia del senador, el oficialismo se quedaba sin quórum propio para iniciar la sesión -el bloque del Frente de Todos contaba con sus 34 integrantes más los dos aliados del Frente Renovador de la Concordia de Misiones y de Juntos Somos Río Negro- pero necesitaban uno más para comenzar con el debate.

Así, Clara Vega (Cambiemos de La Rioja), una radical aliada a Juntos por el Cambio, bajó al recinto y permitió, con 37 senadores presentes, dar comienzo a la sesión, que en solo dos horas logró la sanción del proyecto que modifica el mínimo no imponible de bienes personales, venido en revisión con cambios, de la Cámara de Diputados.

El proyecto fue aprobado por 37 votos a favor. Vega también votó a favor, mientras que Alejandra Vigo (Hacemos Córdoba), la senadora que responde a Juan Schiaretti, asistió a la sesión una vez que el oficialismo obtuvo el quórum, pero voto en contra.

Juntos por el Cambio decidió no hacerse presente por considerar nula la sesión, argumentando no haber conseguido el quórum en el tiempo reglamentario.

Las modificaciones a la Ley de Bienes Personales

El proyecto aprobado plantea que el mínimo no imponible pase de 2 millones de pesos a 6 millones de pesos y estipula que los inmuebles destinados a casa-habitación no estarán alcanzados por el tributo cuando resulten iguales o inferiores a 30 millones de pesos (actualmente es de 18 millones de pesos).

Según la iniciativa, esos montos se ajustarán anualmente por el coeficiente que surja de la variación anual del Índice de Precios al Consumidor que suministre el INDEC, correspondiente al mes de octubre del año anterior al del ajuste.

Sin embargo, la iniciativa incluye un aumento del impuesto, ya que eleva la alícuota a 1,5 para los patrimonios que superen los 100 millones, e incorpora una cláusula del 2,25 sobre los bienes en el exterior.

Agrofy News

Ver Más

Facilitan las exportaciones financiadas de la industria nacional con valor agregado

Impulsado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, firmó un decreto que facilita las exportaciones financiadas de la industria nacional con valor agregado.

https://www.ceva.com.ar/Especies-Productos/Rumiantes

Puntualmente, el decreto 865/2021 incorpora como artículo 1° bis del Decreto N° 661/19 el siguiente texto: “Quedan exceptuadas de los requisitos dispuestos en el artículo 1° aquellas exportaciones de mercaderías identificadas en la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM) como bienes de capital (BK) o como bienes de informática y telecomunicaciones (BIT), para las cuales el equivalente al monto pendiente de ingreso al país conste como totalmente prefinanciado o posfinanciado en los términos establecidos por el BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA en su normativa. En estos casos, el pago de los estímulos a la exportación estará sujeto a la liquidación en el mercado de cambio de los fondos recibidos por la financiación de acuerdo con la normativa vigente”.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, celebró la medida y aseguró que “la posfinanciación de exportaciones permite a las empresas que exportan poder ofrecer financiamiento, extendiendo los plazos de pago a sus compradores del exterior”.

“Se trata de un instrumento clave para la exportación de bienes de capital e intensivos en tecnología como las telecomunicaciones e informática porque permite ganar competitividad externa en estos rubros”, remarcó el titular de la SEPyME, a la vez que destacó: “esta es una muestra más de que seguimos trabajando para potenciar las exportaciones de mayor valor agregado”.

En esa línea, la directora del BICE, Kelly Olmos, recordó que “con la norma tal como estaba, sin este agregado, las exportaciones tenían que ser liquidadas en los 180 días. Ahora se va a poder descontar la carta de crédito y el reembolso se va a pagar en el momento inmediato a la exportación”.

“Sin lugar a dudas, con esta medida los fabricantes nacionales podrán competir exportando valor agregado, financiados en ítems como informática, telecomunicaciones, bienes de capital y bienes satelitales y cobrarán el reembolso al momento de concretar la exportación”, remarcó.

El decreto presidencial fue publicado en el Boletín Oficial el último 24 de diciembre y lleva también las firmas del jefe de Gabinete, Juan Manzur; y de los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Economía, Martín Guzman.

Se suma así a las distintas medidas que viene tomando el gobierno nacional para darle impulso a las exportaciones que, según un informe de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, crecieron un 37% interanual en noviembre, mes que fue el más alto desde 2012 con U$S 6.164 millones.

De acuerdo a los datos elaborados por ese organismo que funciona bajo la órbita de la Cancillería Argentina, los sectores que más se destacaron fueron la industria automotriz y el sector agropecuario; en tanto que los principales destinos fueron Brasil, Chile, India, Estados Unidos y China.

BCR News

Ver Más

Buscan congelar un precio accesible para los cortes parrilleros

El Gobierno y la industria frigoríficos firmaron un nuevo acuerdo para sostener el valor del asado, matambre, vacío, tapa de asado y falda.

https://pourtauemilio.com.ar/modelo/alaskan

Autoridades del gobierno nacional, se reunieron con representantes de la industria frigorífica y de las grandes cadenas de supermercados para avanzar en un acta de compromiso que garantice el abastecimiento del mercado interno y el efectivo cumplimiento del acuerdo que proporciona 5 cortes de carne parrilleros a precios accesibles para estas fiestas de Año Nuevo (29, 30 y 31 de diciembre).

En tal sentido, estuvieron el secretario de Comercio Interior de la Nación, Roberto Feletti, junto con el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jorge Solmi.

El convenio, que comenzó el día 22 de diciembre y se desempeñó de manera efectiva los días previos a la Navidad, ofrece precios que son son sensiblemente inferiores al valor actual del mercado: asado a $549 el kilo, matambre a $599, vacío a $599, tapa de asado a $499 y falda a $399.

Por cierto, según trascendió los cortes ofertados se podrán conseguir en distintos puntos de venta en todo el territorio nacional, entre los que se encuentran las carnicerías de ABC y los comercios nucleados en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

BCR News

Ver Más

Consenso Fiscal: este es el impacto que tendrá en el campo, según la Rural

La Sociedad Rural Argentina (SRA) realizó un análisis considerando Ingresos Brutos, Sellos, Inmobiliario Rural, Impuesto a la herencia, entre otras cargas previstas.

http://oscarpourtau.com.ar/

Luego que se oficializara la firma del nuevo Consenso Fiscal para 2022 por parte de 22 gobernadores, donde se deja abierta la posibilidad a una suba de impuestos en manos de las provincias, un informe de la Sociedad Rural Argentina (SRA) detalló el impacto que tendría en el campo una mayor carga tributaria.

Para Nicolás Pino, presidente de la entidad, “el campo no resiste más impuestos y en este caso impide el crecimiento genuino, la generación permanente de empleo, el ahorro futuro y el sustento familiar”.

En primer lugar, en cuanto a Ingresos Brutos, el estudio reveló que existirán nuevos topes máximos, “produciendo en algunos casos reducciones al impuesto y en otros, incrementos”. En este sentido, indicó que “se estará gravando en comercio electrónico de servicios digitales, los cuales permiten transacciones remotas, además de operaciones con el exterior”.

“Aquí se incluyen los pagos de videos, música, juegos, transmisiones, servicios de hotel, turísticos, también financieros y actividades vinculadas con el juego”, señaló el documento.

Para Nicolás Pino, presidente de la entidad, “el campo no resiste más impuestos y en este caso impide el crecimiento genuino, la generación permanente de empleo, el ahorro futuro y el sustento familiar”

Por otro lado, la entidad argumentó que “el impuesto sobre los Ingresos Brutos es un impuesto muy distorsivo, porque tiene efecto cascada y no tiene ajuste en frontera para los bienes exportables”.

“Cabe mencionar que en el agro no solo se paga al momento de la venta, sino que está incorporado dentro de los precios que conforman los factores de la producción, como ser insumos, combustibles, alquileres, prestamos, seguros, servicios de corretaje, transporte, etc”, puntualizó el estudio.

Asimismo, explicaron en la entidad que “desde la primera firma (del acuerdo), a esta altura, las actividades agropecuarias deberían de haber quedado exentas, mientras que el borrador plantea una alícuota del 0,75%”.

“Lo mismo ocurre con las alícuotas de las principales actividades que conforman los factores de la producción del sector”, indicaron.

En cuanto al Inmobiliario rural, la Rural Expresó que “se buscará centralizar los criterios de valuación fiscal, fijando una alícuota de entre el 0,5% y el 3% del valor fiscal”.

“En la actualidad, esta alícuota está situada entre el 0,5% y el 2%. Las provincias asumen el compromiso de adoptar para el cálculo y determinación de las valuaciones fiscales de los inmuebles, los procedimientos y metodologías de valuaciones uniformes establecidos por el Organismo Federal de Valuaciones de Inmuebles (Ofevi)”, dijeron.

Para la Rural, la unificación de los criterios de valuación de los inmuebles “puede generar una cambio radical en la forma en la cual se determina la base imponible del impuesto inmobiliario rural, perdiendo las características básicas que hoy cuenta cada provincia para realizar dicho cálculo”.

“Se intenta favorecer el intercambio de información entre la AFIP y el Ofevi. Hay que tener en cuenta que las valuaciones deben responder con la capacidad productiva de los campos, puesto que los productores producimos alimentos en nuestra tierra, no nos dedicamos a comprar y vender inmuebles. También buscan ampliar la alícuota máxima hasta el 3%, hoy es hasta el 2%”, afirmaron.

En relación a los impuestos a los automotores, en la entidad ruralista indicaron que se exceptuarán los vehículos que estén vinculados a actividades productivas.

“Los demás deberán abonar una alícuota mínima anual del 2% de la base imponible. En este caso fijan que las valuaciones de los automotores deben estar unificadas en todo el territorio. Si bien se aclara que se exceptúan de este impuesto a los vehículos que estén vinculados a actividades productivas, esa situación muchas veces en la práctica no se pueden utilizar, por la forma de titularidad y la misma asignación parcial a actividades productivas”, remarcaron.

Otro tema no menor es el impuesto a los Sellos. “La alícuota máxima se ubicará en el 3,5% de la transferencia del inmueble, el 3% de la transferencia de automóviles y 2% en lo que respecta a los restantes actos, ya sean operaciones y contratos. Fijan alícuotas máximas para el impuesto a los sellos aplicado sobre los contratos de compra-venta de inmuebles y automotores”, explicó.

En cuanto al impuesto a la transmisión gratuita de bienes, para la Sociedad Rural Argentina estará involucrando a gravar “todo aumento de riqueza” que surja como transmisión gratuita de bienes, creándose alícuotas progresivas para las herencias, donaciones, legados y anticipos de herencia.

“Este impuesto ya está vigente en la provincia de Buenos Aires desde el año 2011. El impuesto a la herencia atenta contra la inversión permanente. Es el ejemplo más devastador de un impuesto sobre el capital que en el caso de la Argentina que ya tributó impuesto a las ganancias cuando se generó, tributa bienes personales al mantenerse en el patrimonio y ahora buscan que también tribute al momento de su trasmisión intergeneracional”, señaló.

Para Ezequiel de Freijo, economista de la SRA, “este impuesto puede causar un fuerte daño a las empresas familiares, que en el caso del campo el 84% de los establecimientos son unipersonales, frente a la realidad económica de tener que afrontar el pago de este tributo, teniendo que disolver la empresa en marcha o liquidando una parte esencial del activo que sustenta dicha empresa y, por tanto, el sustento familiar, que muchas veces debe afrontar esta situación en momentos inesperados y críticos”.

Por último, el gasto y responsabilidad fiscal también tiene una relevancia para el sector. “La regla límite para el crecimiento del gasto se calculará a partir del crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) y no en función de la inflación. Según la oposición, esto trae consigo ‘una flexibilización’ de los límites para gastar. Así, las provincias podrán adquirir deuda solamente para obras destinadas a infraestructura y para créditos en dólares que soliciten con organismos multilaterales”, dijeron.

“En este caso, puesto que el PBI incluye no solo la evolución de los precios implícitos, sino también el crecimiento de la actividad económica, con lo cual es un indicador más alto que el de la inflación. Esto permitiría ampliar los límites de gastos y endeudamiento”, concluyeron.

La Nación

Ver Más

La soja sin vender se valorizó en US$340 millones

Las últimas subas del grano en la Bolsa de Chicago, donde volvió a superar los US$500 la tonelada, representa esa mejora para casi 7 millones de toneladas sin comercializar de la última cosecha en la Argentina.

http://www.simone.com.ar/

Luego que en la jornada de ayer el precio de la soja volviera a superar la barrera de los US$500 por tonelada en la Bolsa de Chicago, si bien hoy cedió más de un dólar, en la Argentina la oleaginosa sin vender del ciclo 2020/2021 ya se valorizó en unos US$340 millones desde comienzos de diciembre.

El dato surge de un análisis de Eugenio Irazuegui, responsable de Research de Zeni, quien estimó que los 6,8 millones de toneladas sin comercializar significan ahora en valor en total US$3998 millones. Señaló que en comparación a principios de mes la soja exhibe un alza del 12,5%. Remarcó que el mercado “está incorporando una prima climática en las cotizaciones frente a las persistentes deficiencias hídricas en la porción sur de Brasil”.

“El país vecino inició la campaña 2021/22 en condiciones prácticamente óptimas y apuntando a una nueva expansión de superficie que estaría superando las 40 millones de hectáreas”, indicó. Sin embargo, expresó que allí los cultivos sembrados en fechas tempranas están padeciendo la escasa humedad en el suelo, comprometiendo el potencial de rendimientos.

“La región afectada está delimitada por los estados de Río Grande del Sur, Santa Catarina, Paraná e incluso sectores de Mato Grosso do Sul y San Pablo. El hecho de que las condiciones secas y cálidas se hayan expandido a zonas productivamente claves de nuestro país, aumenta las chances de recortes productivos en el Cono Sur”, aseguró.

“La mejora en los precios FOB de exportación se traduce en ventas al exterior con mayor valuación y, por ende, implica un crecimiento en el ingreso de divisas. Sin embargo, no debemos olvidar que la campaña gruesa 2021/22 está en pleno desarrollo, siendo determinante el devenir climático, requiriendo de precipitaciones generalizadas para asegurar la humedad necesaria en los cultivos de primera”, añadió.

Por ello, señaló que, a poco menos de tres meses para el ingreso de la nueva cosecha, “queda un stock de soja pendiente de comercializar cercano a las 6,8 millones de toneladas. Esto del ciclo 2020/21 que tiene una valorización extra de US$340 millones.

Campaña agrícola 2021/22

Por su parte, Sebastián Salvaro, analista de mercados de AZ-Group, calculó que la cosecha total de granos de la Argentina del ciclo 2021/2022 podría generar unos US$35.268 millones y aportar unos US$7900 millones como derechos de exportación.

“Resultaría menor al ciclo previo, pero superior a ejercicios anteriores. La producción de granos de la campaña 2021/22 podría generar un ingreso de 35.268 millones de dólares para el país, una cifra que se ubica por debajo de la del ciclo previo (US$35.527 millones), pero en niveles relativamente altos respecto de campañas anteriores. La razón principal de este comportamiento son los menores precios que se obtendrán por cereales y oleaginosas”, explicó el experto.

Asimismo, detalló que por retenciones ingresarían al fisco unos 7900 millones de dólares, “algo menos de lo recaudado en la campaña 2020/21, también por menores precios (US$8292 millones)”.

Para Salvaro, el complejo soja, sobre todo los subproductos, sería del cual ingresaría la mayor parte de las divisas y de la recaudación por derechos de exportación, “lo que destaca su importancia en la macro del país”. En efecto, la soja y sus derivados harán un aporte de US$19.390 millones sobre los US$35.268 totales y contribuirán con retenciones por US$6072 millones.

La soja y sus derivados harán un aporte de US$19.390 millones sobre los US$35.268 totales y contribuirán con impuestos por US$6072 millones

Al hacer comparaciones numéricas con la campaña 2020/2021, el analista observó que el Estado recibiría ingresos algo menores por retenciones, fundamentalmente por cuestiones de precios. “Los del ciclo 2020/21 han sido superiores a los que se proyectan para el otoño de 2022″, afirmó.

El aporte del campo con la cosecha 2020/2021

Más allá de esa comparación, Salvaro señaló que el aporte de la agroindustria en la campaña 2021/22 “vuelve a ser relevante y necesario para apuntalar parte de los problemas macroeconómicos de la Argentina”.

“También queda claro, como tantas otras veces, que si a la actividad se le reduce la presión fiscal responde rápidamente con resultados satisfactorios para el gobierno de turno. El segundo producto en importancia como generador de divisas sería el maíz con 9800 millones de dólares y una contribución impositiva de US$1176 millones. Los valores correspondientes al trigo serían US$4290 (de divisas) y 515 millones de dólares (por retenciones). Los del girasol y de la cebada se ubican muy por debajo de los citados”, señaló.

En síntesis, el analista de AZ- Group describió que el ingreso de divisas y el aporte por derechos de exportación de la campaña 2021/2022 “serán levemente menores a los del ciclo previo, pero superiores a los de ejercicios anteriores”.

“La razón más importante que explica este comportamiento sería que los precios proyectados para la campaña 2021/22 todavía no alcanzan a los del ejercicio 2020/21. Además, hay muchas dudas sobre la evolución del clima en las próximas semanas, un aspecto que puede tener significativo efecto sobre los rendimientos finales por obtener”, concluyó.

Mariana Reinke
La Nación

Ver Más

Cepo a la carne: inquietud por la resolución que definirá las exportaciones de 2022

La cadena del sector espera que se cumpla en la redacción de la norma con la promesa del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, de que no habrá más cupos.

http://lacesira.net/productos/

Horas decisivas. A cinco días de que venza el cepo a la exportación de carne vacuna, que comenzó en mayo pasado, la cadena cárnica espera conocer los detalles de la nueva resolución para 2022 que, según lo anunciado por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, solo quedarían prohibidos de exportar los siete cortes populares. Algunos referentes consultados por LA NACION se muestran confiados que ello ocurrirá tal cual lo informado por el funcionario; otros, en cambio, están más reacios a creer en las promesas del Gobierno.

Para Fernando Herrera, titular de la Asociación de Productores Exportadores Argentinos (APEA), el anuncio del ministro fue claro cuando dijo que en 2022 “no habrá más cupos y que solo se va a restringir la exportación de los siete cortes”.

Los siete cortes populares que se encuentran limitados desde el 20 de mayo último son asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío. “Se espera que así sea. Esperemos que se cumpla. Hay versiones diferentes, pero la realidad va a estar en los detalles de la resolución que se publique. A esta altura todo el mundo quiere ver lo que quede escrito. Lo demás es bla bla”, indicó Herrera.

Vale recordar que, a mediados de mayo pasado, por un mes, el Gobierno decidió cerrar las exportaciones de carne vacuna en un 100%, con la salvedad de la cuota Hilton, la cuota 481 a la Unión Europea (UE) y las 20.000 toneladas a Estados Unidos. Pasados esos 30 días, cuotificó al 50% las ventas al exterior teniendo como referencia las exportaciones realizadas en el segundo semestre de 2020.

En agosto pasado y, ante reiterados reclamos del gobierno de Israel, se permitió ventas a ese país por un cupo de 3500 toneladas extras. Ya en octubre, con la asunción de Domínguez en la cartera de Agricultura en reemplazo de Luis Bastera, se habilitó la comercialización de unas 140.000 vacas viejas (categorías D y E), con destino a China y que no se consume en el mercado local.

En coincidencia con APEA, Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), señaló que su entidad continúa bregando por exportaciones sin restricciones, sin derechos de exportación (DEX) ni cupos.

“En el contexto actual, creo que iniciar un 2022 sin cupos sería un avance. De las expresiones del ministro Domínguez se interpreta que habrá restricciones a los siete cortes y sin cupo”, afirmó.

“Todavía no está el acto administrativo que así lo diga, Domínguez dijo que continuará la restricción para siete cortes, para eso se debe emitir una resolución. Por ende, allí se reglamentará y hasta tanto no ocurra, estamos a la espera”, añadió.

Pero no toda la industria exportadora es optimista al respecto de la apertura de cupos y cuotificaciones. Una fuente del sector consultada indicó que “injustamente los cupos van a quedar igual”, donde la única diferencia con los cupos anteriores será que la vaca de las categorías D y E y los toros, con destino a China quedarán libres.

“Los otros cupos, de manera perversa, van a quedar igual. La verdad es que es una locura pero es lo que se viene barajando. Espero que me equivoque”, remarcó la fuente.

Un estudio realizado por el consultor ganadero Víctor Tonelli destacó que, de los diferentes eslabones de la cadena, “el productor ganadero fue el más afectado por el cepo a la exportación de carne vacuna, porque sus precios crecieron mucho menos que los valores internacionales”.

“Hasta noviembre pasado, mientras el valor para la tonelada exportada de carne subió 38,5%, el precio al productor con destino a la exportación lo hizo de 6,3 a 12%, para vaca manufactura (de descarte) y el novillo, respectivamente”, detalló Tonelli.

LA NACION consultó al Ministerio de Agricultura cuál sería la fecha probable en que se conozcan los detalles de la resolución. “La semana que viene estaría publicada. Por lo tanto, habrá que esperar”, señalaron.

Mariana Reinke
La Nación

Ver Más

La soja subió nueve ruedas seguidas y tras cuatro meses volvió a superar los 500 dólares en Chicago

El contrato enero ganó US$11,20 y cerró en US$500,63 por tonelada, el valor más alto desde mediados de agosto último; el tiempo seco en el sur de Brasil y en zonas de la Argentina y de Paraguay es el principal factor alcista.

http://oscarpourtau.com.ar/

El valor de la soja volvió a superar hoy la barrera de los 500 dólares por tonelada en la Bolsa de Chicago tras completar la novena rueda alcista consecutiva, algo que no sucedía desde mediados de agosto último. El tiempo seco que afecta el sur de Brasil y zonas agrícolas de la Argentina y de Paraguay es el principal fundamento de la tónica alcista, por las pérdidas que podría ocasionar sobre los volúmenes exportables de los tres grandes proveedores sudamericanos.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado estadounidense mostraron subas de US$11,20 y de 11,30 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 500,63 y de 503,94 dólares por tonelada. En lo que va del rally alcista, estas posiciones ganaron un 9,53 y un 9,65% frente a los 457,09 y a los 459,57 dólares vigentes al término de los negocios de la rueda del 13 de diciembre. Dichas mejoras ya se consideran una prima de riesgo climático construida por las sucesivas compras concretadas por los grandes fondos de inversión.

Dentro del complejo sojero que se negocia en Chicago, la harina es el producto estrella. Esto surge de la comparación de las subas logradas por los tres productos en lo que va de diciembre. En efecto, el valor de la harina acumula una ganancia del 21,36%, al crecer de 376,77 a 457,23 dólares por tonelada; el de la soja, un 11,93%, de 447,27 a 500,63 dólares, y el del aceite, apenas un 2,73%, de 1217,16 a 1250,44 dólares.

Ocurre que los operadores consideran que ante una caída en la oferta de la Argentina, el principal proveedor mundial de harina de soja, habrá más opciones de negocios para el subproducto de la oleaginosa estadounidense. Como contrapartida, un incremento de la molienda en Estados Unidos para abastecer esa eventual mayor demanda de harina elevará las existencias de aceite, razón por la cual sus valores acompañan con poco entusiasmo las subas.

Comienzan a relevarse las pérdidas

Si bien la atención del mercado está sobre la evolución de las condiciones meteorológicas en Sudamérica, el hecho de tener ciclos de cultivos más anticipados en comparación con la Argentina hace que el foco esté puesto sobre Brasil. “La mayor preocupación es la falta de lluvias en el sur, donde ya se confirman pérdidas para Paraná y para Rio Grande do Sul”, contó a LA NACION desde San Pablo Ana Luiza Lodi, especialista en análisis de mercado de la estadounidense StoneX.

Agregó que actualmente los técnicos de la firma están relevando cultivos para publicar la nueva estimación para la cosecha brasileña. “A principios de diciembre StoneX proyectó 145,10 millones de toneladas, pero este volumen caerá en el próximo informe del 3 de enero por el tiempo seco en el sur”, explicó la analista y descartó que la producción del centro de Brasil –Mato Grosso, por ejemplo–, donde las lluvias están siendo mucho más generosas con los cultivos, logre compensar las pérdidas de los Estados sureños, que son parte de las consecuencias del fenómeno Niña que persiste en la región.

El miércoles pasado, en su informe mensual, el Departamento de Economía Rural de Paraná redujo un 12,09% su estimación sobre la cosecha del Estado –es el segundo mayor productor de soja en Brasil–, de 20.985.665 a 18.448.213 toneladas. El dato actual implica, además, una merma del 6,83% frente a las 19.800.827 toneladas recolectadas en la campaña 2020/2021.

Y las expectativas en cuanto al clima para la región sur de Brasil no mejoran, tanto es así que para las próximas dos semanas se prevén lluvias inferiores a los registros normales sobre Paraná, Santa Catarina y sobre Río Grande do Sul.

Respecto de la Argentina, el jueves pasado la Bolsa de Cereales de Buenos Aires ajustó del 87 al 71% la proporción de soja en estado bueno/excelente, que sigue arriba del 45% vigente un año atrás. También redujo la proporción de suelos bajo condición hídrica óptima/adecuada, del 90 al 80%, en comparación con el 71% de igual momento de 2020.

“Las regiones más afectadas por el déficit hídrico son el centro-norte de Santa Fe, el centro-este de Entre Ríos, el sudeste de Buenos Aires y la cuenca del Salado”, describió la entidad, que relevó el progreso de la siembra sobre el 73,3% del área prevista, demorada frente al 77,2% de la misma fecha de 2020 y al 81,1% promedio del segmento 2016/2021.

En Paraguay, donde ya se iniciaron las labores de cosecha de soja, Rubén Sanabria, integrante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, le dijo al diario ABC Color que en algunas parcelas levantadas el rinde no supera los 1000 kilos por hectárea, frente a una expectativa inicial de 3500 kilos por hectárea. Según la entidad, ese es el peor resultado registrado en 24 años.

“Las pérdidas son cuantiosas y lo que se cosecha no salva ni el costo de producción, que equivale a 2000 kilos por hectárea. Las parcelas más tardías se están perdiendo también y ni sabemos si las podremos cosechar”, relató Sanabria. Las estimaciones iniciales ubicaban la producción de soja de Paraguay en 10 millones de toneladas, pero el impacto de la falta de humedad ajustaría las expectativas hasta un volumen más próximo a los 8 millones.

Mercado local

Las subas externas se reflejaron hoy sobre las pizarras del Matba Rofex, donde los contratos enero y mayo de la soja ganaron US$6,90 y 7,70 al terminar la jornada con ajustes de 377 y de 343,50 dólares por tonelada. En lo que va de diciembre, la posición que marca la entrada formal de la nueva cosecha aumentó un 9,57% frente a los 313,50 dólares del cierre del 30 de noviembre.

En el mercado físico las fábricas ofrecieron 375 dólares por tonelada de soja para las terminales del Gran Rosario, US$5 más que el jueves pasado. Fuentes del sector comercial señalaron que por lotes grandes se llegaron a proponer 378 dólares. Además, para el caso de la denominada “soja sustentable”, las propuestas fueron de 378 dólares más una bonificación de 5 dólares.

Por soja de la próxima cosecha, para las descargas en mayo, las fábricas ofrecieron 335 dólares por tonelada y los exportadores, 340 dólares, por encima de los 330 y de los 335 dólares vigentes al cierre de la semana pasada, respectivamente.

En cuanto a los precios de exportación, el Ministerio de Agricultura de la Nación indicó que los valores FOB en los puertos argentinos subieron hoy de 577 a 588 dólares por tonelada para la soja; de 442 a 448 dólares para la harina, y de 1350 a 1377 dólares para el aceite.

Dante Rofi

La Nación

Ver Más

Falta de lluvias más intervención de mercados… un escenario digno de observar

Es esencial entender que se empiezan a acercar las cifras del mercado de exportación de trigo a lo que describió el Ministerio de Agricultura como los nuevos Volúmenes de Equilibrio.

https://peugeot.pourtauesprit.com.ar/

Muy buenos días, se va una semana y un mes y un año más de nuestra historia y acá estamos, describiendo el presente, con el objeto de sugerir decisiones a empresarios agrícolas, un presente que tiene un creciente “olor a naftalina”. Hoy es nuestra columna semanal número 105, columnas que comenzamos a escribir allá por julio de 2017 y pasan los años, pasan las campañas, pasan los nombres de las autoridades nacionales y el escenario que se nos plantea a nivel local nos empuja recurrentemente a hablar de lo mismo.

Nuestro presente tiene siempre “Todo el Pasado por Delante” como decía el gran Jorge Luis Borges. Ojalá algún día nos encontremos explicando programas de agregado de valor en el interior productivo con exenciones impositivas ofrecidas para proyectos de largos plazos que permitan instalar industrias que procesen materias primas en origen, que transformen maíz en carnes, Trigo en harina o galletitas, o granos en biocombustibles.

Todo esto con el objeto de que la actividad económica real haga despegar el empleo en nuestras localidades del interior profundo. En nuestras más de dos décadas recorriendo en interior productivo es una constante observar que cuando al campo le va bien los pueblos florecen. El almacén de ramos generales, la ferretería, el corralón, el vendedor de maquinaria agrícola, los hoteles y hasta la gastronomía desbordan de trabajo cuando aquello sucede.

Pero acá estamos y como no podemos vivir del pasado porque los recuerdos no pagan vencimientos vamos a lo nuestro, en esta, nuestra última columna del 2021.

Hemos vivido una semana previa a la navidad con noticias que, como suele suceder en la vida, generaron sensaciones contradictorias y expectativas divergentes.

La buena para los precios en Chicago

Llevamos dos semanas con entrada de dinero al grano de Soja y al Maíz en el gran mercado de futuros de Estados Unidos, esto son compras de los Fondos Especulativos, que nunca sabemos cuánto durarán en la cancha, pero esto es lo que ha sucedido nos ha dado una mano en términos de cotizaciones.

Muy probablemente esto tenga que ver con lo que está sucediendo en Sudamérica, particularmente en el centro Sur de Brasil y el Paraguay Agrícola, hablamos de una singular escasez de lluvias que comienza a complicar el estado de los cultivos por aquellas latitudes, cultivos que se acercan al llenado de granos. Este es un hecho que preocupa particularmente sobre el poroto de soja, cultivo sobre el cual Brasil constituye en primer productor y exportador del planeta y las regiones comprometidas constituyeron la campaña pasada el 43% de su producción total.

A propósito de esto veamos a continuación el mapa que describe la anomalía de lluvias en el Sur de Brasil y Paraguay, para el período 26/11 al 25/12 en el presente año, en comparación con el período 1991-2020.

En los estados de Mato Groso Do Sul, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande Do Sul, en el Este de Paraguay, Uruguay y el Norte Argentino se observan precipitaciones de entre 90 y 210 milímetros por debajo de lo normal para el período bajo análisis.

Esto se da en simultáneo con los cultivos brasileños y paraguayos acercándose a los períodos críticos de definición de rendimientos. Por este motivo es que el mercado mundial está prestando especialísima atención a los pronósticos de lluvias y los precios se encuentran operando con altísima volatilidad en función de las diversas percepciones que esto genera. En resumen, durante la última semana se observaron subas en el mercado de Chicago que se replicaron en el nuestro. U$D 17/tn subió la cotización del poroto de soja, y U$D 5,10/tn el maíz, mientras que en nuestro país las subas fueron de U$D 6,00/tonelada en Soja disponible, U$D 11/tn en la soja posición mayo 22, U$D 9,00/tonelada el maíz disponible, U$D8,10/tonelada el Maíz abril 22 y U$D 4,50/tonelada el maíz julio 22.

La mala y un alerta para el mercado de trigo en Argentina

Nada nuevo ha sucedido que sirviera para titulares de diarios, aunque no por eso menos importante; es esencial entender que se empiezan a acercar las cifras del mercado de exportación de trigo a lo que describió el Ministerio de Agroindustria como los nuevos “Volúmenes de Equilibrio”, flamante eufemismo argentino de 2021 para darle nombre a las viejas pero renovadas “Cuotas de Exportación”.

No podemos olvidar que el pasado 17 de diciembre el Subsecretario de Mercados Agropecuarios, mediante la Circular n°6/2021, explicitó en 12,50 millones de toneladas el volumen máximo exportable de trigo 21-22. Pues bien, durante la semana pasada observamos que las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior de ese trigo ascendieron a 11,337 millones de toneladas, mientras que las Compras de la Exportación suman al 15/12, 11,705 millones de toneladas.

Con esto queremos dejar claro que nos acercamos rápidamente al valor máximo exportable, al menos detallado hasta el momento. Y, de no modificarse esa cuota, es probable que el productor local se encuentre, cuando se alcance el máximo vendible al exterior, sin demanda para su producción, particularmente si no tiene calidad molinera.

Yendo a la gestión

Volviendo a Borges, y siendo que tenemos todo el pasado por delante, recordemos lo que sucedió con nuestro ex secretario Moreno allá por 2011, 2012 y 2013 y no dejemos de capturar los excelentes precios aún vigentes sobre posiciones largas de trigo, es decir marzo 22 o Julio 22, asegurándonos de esta manera que el agua no se nos escurra entre los dedos y utilizando esas posiciones para cubrir los rojos del Flujo de Fondos de las empresas. En el caso del Maíz aún tenemos un trecho por caminar conectados con el mundo; mientras que en Soja siempre lo estaremos.

Clarín Rural

Ver Más