Holanda planea reducir su rodeo para bajar sus emisiones de nitrógeno

16/06/2022 – Otras opciones que propone el Ministerio, es reorientar las explotaciones a cultivos ricos en proteínas y agricultura ecológica, así como introducir innovaciones tecnológicas, como el procesamiento de estiércol de alta calidad, la agricultura de precisión y la digitalización.

http://lacesira.net/productos/

El gobierno holandés ha anunciado un plan radical para reducir las emisiones de nitrógeno en ciertas zonas del país, que ha sido muy mal recibido por parte de los ganaderos. El objetivo es que tres cuartas partes de las áreas Natura 2000 sensibles al nitrógeno tenga un nivel saludable para 2030.

El plan ha establecido los porcentajes de reducción de nitrógeno en 131 áreas clave, cercanas a reservas naturales y zonas donde la calidad del agua y el suelo deben mejorar significativamente. Estos porcentajes aumentarán desde el 12 % a alrededor del 70 %.  Para julio de 2023, el gobierno espera tener definido cuál es el objetivo en cada área y cómo se logrará.

El Ministerio holandés les ha dicho a los agricultores y ganaderos que solo tienen tres opciones:

  • Hacerse más sostenibles.
  • Reubicarse.
  • Cerrar.

En el caso de la sostenibilidad y también de la reubicación, el gobierno propone la extensificación.

Dado que Holanda es un país pequeño, las explotaciones no pueden poner más superficie, sino que lo único que pueden hacer para ser más extensivas es quitar ganado. Según estimaciones difundidas por la televisión pública NOS, los productores tendrían que reducir las emisiones en un 40%, lo que significaría quitar un 30% del ganado. Holanda cuenta con casi cuatro millones de cabezas de vacuno, 12 millones de cerdos y 100 millones de gallinas.

Otras opciones que propone el Ministerio, es reorientar las explotaciones a cultivos ricos en proteínas y agricultura ecológica, así como introducir innovaciones tecnológicas, como el procesamiento de estiércol de alta calidad, la agricultura de precisión y la digitalización. Otras posibilidades pueden ser enfocar la explotación hacia el turismo rural.

Para la organización agraria LTO, la propuesta del gobierno es muy poco realista, golpea duramente a los agricultores y ganaderos y es una purga en el sector.

BCR News

Ver Más

Retención de hembras: Qué muestran los movimientos de animales en lo que va del año

15/06/2022 – Analizando los movimientos de animales informados por SENASA en los primeros cinco meses del año, es posible inferir algunas de las decisiones que se están tomando a nivel productor.

http://lacesira.net/productos/

Analizando los movimientos de animales informados por SENASA en los primeros cinco meses del año, es posible inferir algunas de las decisiones que se están tomando a nivel productor en estos momentos de alto impacto en la evolución del stock y la capacidad de producción futura.

Uno de los primeros indicadores que se observa al momento de determinar si nos encontramos en una fase de retención o de liquidación, es la proporción de hembras que componen la faena, siempre que se mantengan estables las tasas de extracción general. Cuando este indicador supera por varios meses límites del 47% a 49% -sin mediar cambios en el nivel de extracción general- comenzamos a hablar de procesos de liquidación. Por el contrario, cuando ese porcentaje resulta inferior al 42% a 44%, podemos inferir que lo que está primando es una decisión de retención.

Durante los últimos dos años, el porcentaje de faena de hembras se mantuvo en línea con niveles que permitirían mantener en equilibrio el stock nacional, que, a su vez, el año pasado se sumó a una baja sustancial en el nivel de faena general, al pasar de 14,2 millones de animales faenados en 2020 a menos de 13 millones en 2021. Es por ello que el stock a fines del último año mostró números ligeramente estabilizados.

No obstante, la faena de vacas contiene un componente estacional muy marcado que suele disparar picos puntuales de extracción que resulta interesante a analizar en estos primeros meses del año, como indicador de la capacidad de producción de terneros que dispondremos durante el segundo semestre del año.

En abril los números de faena reportados por el RUCA marcaban un 47,3% de faena de hembras, exactamente el mismo nivel registrado un año atrás, previo a la intervención de las exportaciones. En mayo, aun sin datos finales de faena, la cantidad de hembras trasladadas a establecimientos de faena arroja como indicador preliminar un 48,1%. Si bien este porcentaje comienza a alejarse de las bandas de equilibrio, en parte puede atribuirse a la fuerte liquidación anticipada de que debieron hacer productores del norte por cuestiones climáticas. En efecto, si analizamos la salida de vacas de los campos, vemos que en lo que va del año provincias como Corrientes, Formosa, Chaco y Santiago del Estero duplicaron el envío de vacas a faena, pasando de unas 80.000 cabezas el año pasado a más de 167.000 este año, un 110% de incremento. Sumado a esto, unas 240.000 vacas fueron expulsadas de los campos (+22% que en 2021) por falta de pasto hacia otras zonas ganaderas.

A nivel país, el movimiento general de vacas en los primeros cinco meses resulta un 8% superior al año pasado, lo que denota la necesidad de reacomodar los campos, involucrando tanto liquidación como traslado. Los datos de faena revelan que durante el primer cuatrimestre de este año se registró un mayor sacrificio de vacas, 2 puntos porcentuales más que lo registrado en 2021 e incluso en 2020.

En vaquillonas, por el contrario, la faena de los primeros cuatro meses muestra números inferiores, 5% menos que en 2021 y 15% menos que en 2020 lo que, a priori, podría estar indicando una tendencia a la retención de vientres jóvenes. Sin embargo, si analizamos el movimiento de vaquillonas hacia otros establecimientos hasta el momento no observan cambios significativos respecto del nivel de traslado visto un año atrás. De acuerdo a los datos del SENASA, de enero a mayo de este año un total de 2.358.717 vaquillonas fueron trasladadas hacia otros destinos, apenas un 1,2% menos que lo movido en igual período del año previo.

Por tanto, analizando ambos indicadores vemos que esta menor cantidad de vaquillonas que están llegando a faena en los primeros meses del año, en principio, no responde a una mayor retención de hembras en los campos de cría sino, posiblemente al alargamiento de los ciclos de invernada y engorde, cuya salida debería verse plasmada más tarde en el año.

Bajo el mismo razonamiento, si analizamos la salida de terneras de los campos en estos primeros cinco meses del año, vemos incluso un crecimiento en relación al año pasado. Según los números del SENASA, de enero a mayo de este año, salieron de los campos de cría 2.215.651 de terneras, esto es un 7,2% más que en igual período de 2021 cuando, por datos de stock, apenas se contó un 0,9% más de un año otro.

En concreto, el aparente equilibrio que reflejan las cifras de stock del último año con 53,4 millones de cabezas, empieza a mostrar ciertos signos de vulnerabilidad ante algunos de estos indicadores que, como suele suceder en ganadería, resultan silenciosos al inicio, pero luego terminan resonando en los números de producción futuros.

BCR

Ver Más

El aporte de las recrías comienza a verse reflejado en el gancho

15/06/2022 – De acuerdo al último informe de Rosgan, con mayor cantidad de novillos llegando a faena y animales más pesados, los kilos ganados a pasto comienzan a verse plasmados en la faena.

https://www.ceva.com.ar/Noticias-Eventos/Noticias/Eprecis.-Ceva-Argentina-presenta-el-unico-endectocida-inyectable-con-cero-horas-de-periodo-de-retiro-en-leche

Los datos de mayo muestran 1.154.426 animales faenados que aportan un total de 267.295 toneladas de carne, equivalente carcasa. Estos números arrojan, en promedio, unos 232
kilos por res en gancho lo que equivale a un incremento de 7 kilos, comparado contra el promedio del mismo mes, en los últimos 4 años (225 kilos por res). En lo que va del año, el peso medio de la res asciende a 230 kilos contra una media de 226 kilos obtenidos de enero a mayo del año pasado Si bien existen registros de 2021 con pesos medio superiores a esta última marca, no son más que el resultado de una composición de las faenas ciertamente alterada ante el cierre de las exportaciones, especialmente durante los meses de junio a septiembre, donde rigió el cepo más duro. En este sentido, una de las categorías que bajó fuertemente su participación a partir de estas medidas fue la vaca de conserva cuyo kilaje suele presionar a la baja los promedios.

A su vez, también incidió la demora en la salida de muchos machos que, al momento del cierre, se encontraban listos para faena y debieron permanecer en los campos, sumando
kilaje. También, aunque en menor medida, influyó el hecho de que, en estos primeros meses de vigencia del cepo, la faena para exportación se centró en el abastecimiento de los contingentes arancelarios, cubiertos mayormente con novillos pesados. En fin, una serie de alteraciones que contribuyeron a elevar transitoriamente el peso promedio de faena. Pero, exceptuando este período del análisis, si tomamos solo los primeros cinco meses del año (enero-mayo), el peso medio por res en gancho obtenido actualmente (230 kilos) solo se equipara al obtenido en 2011, luego de un período de fuerte liquidación de hacienda.

Es importante notar que, durante dicho período, se redujo considerablemente la participación de hembras en la faena y es precisamente en este punto donde hallamos la principal diferencia respecto de lo que sucede actualmente.

Mientras que en 2011 y 2012 los pesos de faena aumentaban en un contexto de fuerte retención de hembras, con tasas de participación en torno al 38% sobre la faena total, este año estamos incrementando el peso medio, sin cambios significativos en la participación de hembras. Por el contrario, comienza a percibirse un ligero incremento en la proporción de hembras que llegan a faena (45,7% a 46,1%) aunque, por el momento, manteniendo niveles considerados de equilibrio para el stock nacional.

Es precisamente este dato el que revela un crecimiento genuino de los kilos que llegan a faena. Independientemente de la composición, tanto machos como hembras registran incrementos en los kilos obtenidos. En los primeros cinco meses, las hembras -vacas y vaquillonas- arrojan en promedio 209 kilos por res contra 206 kilos en 2021 mientras que los machos, en conjunto, alcanzan un promedio de 248 kilos contra 243 kilos en 2021 y 241 kilos, en igual período de 2020.

A su vez, dentro de machos, viene creciendo la faena de novillos, algo que también contribuye a elevar los promedios generales. Durante el mes de mayo, se faenaron 109.458 novillos, un 22% más que en abril y un 48% más que en mayo del año pasado, aunque este mes se encuentra fuertemente condicionado por el cese de comercialización de hacienda de entonces.

Lo cierto es que, en los primeros cinco meses del año llegaron a faena 444.163 novillos, un 10% más que lo arribado un año atrás, con un peso medio por res obtenida de 288 kilos contra 279 kilos promedio, en igual período de 2021. En tanto los novillitos, aun con una ligera caída en animales faenados (-0,6%), las 2.280.889 cabezas registradas este año arrojan un peso promedio por res de 237 kilos contra 234 kilos, el año pasado.

En concreto, con recrías pastoriles más largas, comienzan a aparecer categorías más pesadas en la faena que redundan en una mayor producción de carne por animal en stock.

BCR News

Ver Más

¿Cuánto participa el productor de la suba en el precio de la carne?

13/06/2022 – Los precios de los alimentos se han catapultado en el mundo en el último tiempo. A los efectos disruptivos en las cadenas de suministros producto de la aparición de la pandemia de COVID19, se agregó la irrupción del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

http://lacesira.net/productos/

Los precios de los alimentos se han catapultado en el mundo en el último tiempo. A los efectos disruptivos en las cadenas de suministros producto de la aparición de la pandemia de COVID-19, se le agregó la irrupción del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que agregó presión sobre los precios por la importancia de estos países en los mercados mundiales de proteínas vegetales. «El precio de la proteína animal ha sentido también los efectos alcistas, producto de su sustituibilidad con la proteína vegetal y del incremento en los costos que el aumento de últimos significa en las cadenas cárnicas», destaca el último informe de la Dirección de Informaciones y Estudios Económico.

El FAO Meat Price Index, que mide evolución del precio de la carne bovina, porcina, aviar y ovina en el mundo, alcanzó su máximo valor desde que se calcula en mayo de este año. En términos interanuales, el incremento es de un 14%, con la mayor suba en el precio del cerdo, que creció un 25% entre años. Cabe mencionar que este índice está construido sobre la base de 35 precios o valores de exportación de las 4 tipos de carnes mencionadas.

En el mercado local, los aumentos de los precios se han sentido de forma dura sobre el bolsillo de los consumidores. Al panorama alcista del precio de la carne en los mercados globales, se le sumó el efecto de la dinámica inflacionaria nacional, con los precios internos creciendo a un ritmo del 58% interanual en abril (según IPC).  El precio del asado se ha incrementado en un 65% en el último año, mientras el precio del pollo creció un 74%. El precio del cerdo al consumidor subió algo por debajo de estos, en torno al 55%1.

Sin embargo, a la hora de descomponer el precio de la carne en los eslabones que componen la cadena productiva y comercial de la misma, vemos que el peso de los productores en el precio final de los cortes al consumidor es relativamente bajo.

Tomando cortes representativos de los tres tipos de carne más consumidos en nuestro país, podemos ver que el productor porcino tiene una participación del 28% sobre el precio final de venta por kilogramo al consumidor final, mientras que el productor de carne bovina mantiene una participación de 27%. A la hora de analizar la industria avícola, producto de que la mayor parte de la producción nacional en esta industria está integrada verticalmente, es difícil distinguir el precio de venta del productor de pollos del precio de venta del frigorífico. Los frigoríficos cuentan con producción de aves propia, o articulan distintos contratos de producción con productores y propietarios de galpones, cuyas condiciones varían fuertemente, y cuyos precios internos de transacción son, en general, privados. Por tanto, a la hora del análisis, tomamos los precios de venta del frigorífico al por mayor en cajas de 20 kg. Esta participación, de estos dos eslabones combinados, alcanzó en febrero el 76%.

A la hora de medir la evolución de esta relación en el tiempo, podemos ver que, en el caso de la industria de carne bovina, esta relación se mantuvo mayormente constante en el último año. La evolución del precio del novillo en pie en el Mercado de Liniers se mostró en sintonía con la de los precios de la carne al consumidor, aumentando 63% en el último año la primera, contra 65% la segunda. La relación asado/novillo se ubicó en 3,7 en abril (el precio por kilogramo del asado es 3,7 veces el del novillo), cifra similar a la que se observaba un año atrás. Desde principio de 2022, sin embargo, sí se observa una caída del índice, lo que puede interpretarse como una ganancia de participación del productor en el precio final, de alrededor del 9%, producto de un incremento en el precio del novillo del 29% contra un 17% de suba del precio de la carne en mostrador.

Analizando la industria porcina, tomando como representativo el precio del Capón Máximo que publica MAGyP, podemos ver que el precio del mismo se incrementó ligeramente por debajo del precio de expendio al público de la carne porcina. «Entre abril de 2022 y abril de 2021, el kilogramo de capón se incrementó en un 51%, contra 55% del precio al consumidor, tomando el Pechito de Cerdo como corte representativo. La relación, en este marco, se incrementó 1,5% entre años, para ubicarse en 3,6. Desde enero de 2022, esta relación aumentó en un 6,5%, producto de un aumento del Capón de apenas un 6%, contra un aumento de la carne de cerdo al consumidor del 13%», destaca el informe.

Por último, analizando el mercado avícola, este fue el que mayores variaciones de precios experimentó en el último año. Si tomamos como precio “al productor” el precio mayorista del pollo eviscerado, que publica MAGyP2 en forma mensual, y lo comparamos contra el precio del pollo entero al menudeo, puede observarse un incremento más que proporcional del precio mayorista, que no fue trasladado enteramente en el precio de venta al consumidor. Entre abril de este año y abril del año previo, el precio mayorista se incrementó en un 80%, contra un 74% del precio minorista. La relación entre el pollo entero de venta al consumidor y el precio mayorista pasó de 1,43 en abril pasado a 1,38 en abril 2022, una caída del 3,8%. En lo que va del año, el precio mayorista mostró un incremento del 44%, contra un 35% de incremento del precio al consumidor.

BCR News

Ver Más

Qué muestran los movimientos de animales en lo que va del año

07/06/2022 – De acuerdo al último informe de Rosgan, durante los últimos dos años, el porcentaje de faena de hembras se mantuvo en línea con niveles que permitirían mantener en equilibrio el stock nacional, que, a su vez, el año pasado se sumó a una baja sustancial en el nivel de faena general.

https://www.ceva.com.ar/Noticias-Eventos/Noticias/Eprecis.-Ceva-Argentina-presenta-el-unico-endectocida-inyectable-con-cero-horas-de-periodo-de-retiro-en-leche

Analizando los movimientos de animales informados por SENASA en los primeros cinco meses del año, es posible inferir algunas de las decisiones que se están tomando a nivel
productor en estos momentos de alto impacto en la evolución del stock y la capacidad de producción futura.

Uno de los primeros indicadores que se observa al momento de determinar si nos encontramos en una fase de retención o de liquidación, es la proporción de hembras que componen la faena, siempre que se mantengan estables las tasas de extracción general. Cuando este indicador supera por varios meses límites del 47% a 49% -sin mediar cambios en el nivel de extracción general- comenzamos a hablar de procesos de liquidación. Por el contrario, cuando ese porcentaje resulta inferior al 42% a 44%, podemos inferir que lo que está primando es una decisión de retención.

Durante los últimos dos años, el porcentaje de faena de hembras se mantuvo en línea con niveles que permitirían mantener en equilibrio el stock nacional, que, a su vez, el año pasado se sumó a una baja sustancial en el nivel de faena general, al pasar de 14,2 millones de animales faenados en 2020 a menos de 13 millones en 2021. Es por ello que el stock a fines del último año mostró números ligeramente estabilizados.

No obstante, la faena de vacas contiene un componente estacional muy marcado que suele disparar picos puntuales de extracción que resulta interesante a analizar en estos primeros
meses del año, como indicador de la capacidad de producción de terneros que dispondremos durante el segundo semestre del año.

En abril los números de faena reportados por el RUCA marcaban un 47,3% de faena de hembras, exactamente el mismo nivel registrado un año atrás, previo a la intervención de las exportaciones. En mayo, aun sin datos finales de faena, la cantidad de hembras trasladadas a establecimientos de faena arroja como indicador preliminar un 48,1%. Si bien este porcentaje comienza a alejarse de las bandas de equilibrio, en parte puede atribuirse a la fuerte liquidación anticipada de que debieron hacer productores del norte por cuestiones climáticas.

En efecto, si analizamos la salida de vacas de los campos, vemos que en lo que va del año provincias como Corrientes, Formosa, Chaco y Santiago del Estero duplicaron el envío de
vacas a faena, pasando de unas 80.000 cabezas el año pasado a más de 167.000 este año, un 110% de incremento. Sumado a esto, unas 240.000 vacas fueron expulsadas de los campos (+22% que en 2021) por falta de pasto hacia otras zonas ganaderas.

A nivel país, el movimiento general de vacas en los primeros cinco meses resulta un 8% superior al año pasado, lo que denota la necesidad de reacomodar los campos, involucrando tanto liquidación como traslado. Los datos de faena revelan que durante el primer cuatrimestre de este año se registró un mayor sacrificio de vacas, 2 puntos porcentuales más que lo
registrado en 2021 e incluso en 2020.

En vaquillonas, por el contrario, la faena de los primeros cuatro meses muestra números inferiores, 5% menos que en 2021 y 15% menos que en 2020 lo que, a priori, podría estar indicando una tendencia a la retención de vientres jóvenes. Sin embargo, si analizamos el movimiento de vaquillonas hacia otros establecimientos hasta el momento no observan cambios significativos respecto del nivel de traslado visto un año atrás. De acuerdo a los datos del SENASA, de enero a mayo de este año un total de 2.358.717 vaquillonas fueron trasladadas hacia otros destinos, apenas un 1,2% menos que lo movido en igual período del año previo.

Por tanto, analizando ambos indicadores vemos que esta menor cantidad de vaquillonas que están llegando a faena en los primeros meses del año, en principio, no responde a una mayor retención de hembras en los campos de cría sino, posiblemente al alargamiento de los ciclos de invernada y engorde, cuya salida debería verse plasmada más tarde en el año.

Bajo el mismo razonamiento, si analizamos la salida de terneras de los campos en estos primeros cinco meses del año, vemos incluso un crecimiento en relación al año pasado. Según
los números del SENASA, de enero a mayo de este año, salieron de los campos de cría 2.215.651 de terneras, esto es un 7,2% más que en igual período de 2021 cuando, por datos de stock, apenas se contó un 0,9% más de un año otro En concreto, el aparente equilibrio que reflejan las cifras de stock del último año con 53,4 millones de cabezas, empieza a mostrar ciertos signos de vulnerabilidad ante algunos de estos indicadores que, como suele suceder en ganadería, resultan silenciosos al inicio, pero luego terminan resonando en los números de producción futuros.

BCR News

Ver Más

Dos acueductos son la gran apuesta de una provincia para transformar su “desierto”

07/06/2022 – En Mendoza, que en la última década aumentó 1000% su producción de novillos pero aún no se autoabastece de carne, se realizarán dos obras en el sur y el este provincial que apuntan a una mayor actividad.

http://lacesira.net/productos/

MENDOZA.- La ganadería busca despegar en tierra cuyana, de la mano de los productores unidos, de la asistencia oficial y de los inversores privados, dándole un uso inteligente y eficiente al agua, en medio del desierto. De hecho, los resultados vienen siendo prometedores, ya que el sector registra un constante crecimiento, con todas las “patas” trabajando de manera mancomunada. En una década, el incremento en la producción de novillos superó el 1000%.

La apuesta ahora es a dar otro gran salto, al menos en el sur y el este provincial, con la concreción de los esperados acueductos “Monte Comán-La Horqueta”, en San Rafael, y “La Paz”, respectivamente, a licitarse en la segunda mitad del año, luego de contramarchas y promesas de larga data.

Así, la provincia del oeste argentino pretende dar un giro en su matriz productiva y empezar a generar nuevas apuestas de desarrollo, más allá del vino, el petróleo y la producción agrícola. Bajo este escenario a futuro, empiezan a tomar protagonismo la vaca “perfectamente atendida” en zonas áridas.

“El desierto es más conveniente para tener animales, que tratar de convertir ese campo en lugar cultivable. En estas extensiones, donde el ganado vive muy bien, al tener buen acceso al agua, se da un nivel de carne impresionante; y aumenta la producción por la calidad”, contó a LA NACION Mario Isgró, ministro de Planificación e Infraestructura Pública de Mendoza, uno de los principales encargados en potenciar al sector ganadero a través de las esperadas obras de entubamiento.

“Podés tener hasta cámara frigorífica, con el desposte listo para comercializar al destino final. Hoy, la carne que se produce en Mendoza no alcanza a abastecer el 10% del requerimiento. Por eso, hay una gran oportunidad para seguir creciendo”, sumó el funcionario.

Así, el plan ganadero mendocino, que viene desarrollándose, principalmente en el sur provincial, empieza a ampliarse. No sólo se apuesta al acueducto sureño de San Rafael, sino al de la Paz, en el límite con San Luis, clave para potenciar a la actividad, y comenzar a generar más competencia con otras regiones del país.

Ambas obras están en proceso de inicio de la licitación, por lo que se estima el arranque en julio. Ya tienen los proyectos ejecutivos listos desde hace tiempo, y las autoridades entienden que a fines del año próximo estarían operativos. Eso sí, la demanda de los productores es creciente, y en algunos casos, urgente.

Los mendocinos consumen el equivalente a 450.000 novillos gordos
Los mendocinos consumen el equivalente a 450.000 novillos gordos

“Vemos con mucho agrado que avance la licitación. Son obras que traen el arraigo rural que necesitamos para nuestros puesteros y también en la parte productiva, ya que donde uno tiene una vaca puede tener tres; con los acueductos vamos a tener mayor producción. Con las aguadas habrá mejor aprovechamiento de los campos”, expresó a LA NACION Roberto Francisco Ríos, presidente del Clúster Ganadero Bovino de Mendoza, integrado por productores, entes gubernamentales, asociaciones intermedias, técnicos y empresarios del sector.

Específicamente sobre el proyecto en San Rafael puso en valor el beneficio que esto traerá en los puestos policiales y en la escuela albergue de la zona. Asimismo, hay otra cuestión determinante, que amerita una actuación urgente. “Sobre la parte este de esa región, se han bajado las napas freáticas, las cuales ya están contaminadas con algo de arsénico. Por eso, necesitamos de inmediato la obra, porque sino hay que sacar a las vacas”, advirtió el dirigente.

Proyecto

Monte Comán- La Horqueta es la gran apuesta, con fondos provinciales, luego de algunos traspiés e irregularidades en el proceso anterior, que acabaron con la posibilidad de financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ahora, el gobernador Rodolfo Suarez (UCR) comprometió recursos locales para no dilatar más la obra, que se realizará en tres etapas y permitirá la explotación de 91 desarrollos ganaderos en la región, por un monto de 11 millones de dólares, mejorando el abastecimiento de agua a casi 435.000 hectáreas.

En tanto, La Paz, ya cuenta con todo el proceso administrativo concluido, con financiamiento aprobado por el Ministerio del Interior, a través del Fondo Fiduciario de Infraestructura Regional (FFFIR), por lo que se espera el “apto final” de Nación para hacer el llamado a licitación internacional, por una obra de 12 millones de dólares.

“En breve podemos tener ambas obras en ejecución; no veo nada que lo impida. Ojalá estén funcionando ambos a fines del 2023″, señaló Isgró

Por su parte, en cuanto a la asistencia oficial de Mendoza al sector, el Ministerio de Economía y Energía de la provincia ya ha realizado una inversión de más de 450 millones de pesos durante el 2021. Este número fue puesto sobre la mesa a comienzos de mayo durante la tradicional Fiesta Nacional de la Ganadería, que se realiza cada año en General Alvear, la cual se abre con el clásico remate de hacienda.

El titular de la cartera, Enrique Vaquié, junto al director de Ganadería, Damián Carbó, no dejan de destacar el apoyo que realiza el Estado provincial al sector. “Además del crecimiento natural impulsado por nuestros propios productores, el modo en que se está desarrollando esta actividad en nuestra provincia ha ido captando la atención de inversores, quienes están apostando a invertir en el sector ganadero”, comentó Vaquié.

“La ganadería es una salida productiva muy fuerte que encontró hace un tiempo Mendoza y que viene dando muestras de crecimiento constante”, sumó el funcionario, destacando además los programas de inversión productiva, como Mendoza Activa, los cuales permiten a las cámaras del sector y sus asociados tener a mano más herramientas de financiamiento, incluso para acceder a sistemas de riego por pivot. En este sentido, el gobernador Suarez, durante la apertura de las sesiones ordinarias legislativas, en su discurso del 1° de Mayo, puso en valor la obra del sur provincial y la pronta apertura de la convocatoria para la licitación del acueducto.

Demanda creciente

Desde la cartera de Economía remarcaron que quienes lograron acceder a las diferentes propuestas de financiamiento fueron principalmente productores pecuarios y que, de a poco, se fue despertando el interés de productores vinculados a la producción de miel y de porcinos. “Nuestra provincia tiene gran potencial de crecimiento en cuanto a producción. Según las últimas estimaciones, han ingresado a la provincia más de 90 millones de kilos en productos cárnicos y otros más de 50 millones de kilos en productos lácteos. Esto muestra a las claras que todo lo que se produzca en Mendoza puede venderse en nuestra provincia. La demanda existe”, dijo el funcionario.

Según datos oficiales, la provincia cuyana cuenta con más de 1,4 millones de cabezas de ganado distribuidas en más de 6000 establecimientos productivos y en manos de 9641 productores. En este sentido, durante los últimos años, viene aumentando la cantidad de animales y de kilos producidos en Mendoza. “Solo en la producción de bovinos, Mendoza cuenta con alrededor 480.000 animales. Esta cifra representa alrededor de 30% del total de cabezas. El resto se divide entre producción caprina, de ovinos, equinos y porcinos”, indicó el director provincial de Ganadería.

Del total de establecimientos productivos de la provincia (6532), poco más del 70% se dedica principalmente a la recría y engorde de los animales (4700). Así, Carbó ponderó que Mendoza viene trabajando fuertemente sobre este punto para ir ampliando el porcentaje de abastecimiento del consumo mendocino.

Desde 2010 a la actualidad, la tierra “del sol y del buen vino” ha logrado pasar de 5000 novillos a 51.135, principalmente a raíz de la implementación de la Ley de Fomento Ganadero 7074, lo que representa un crecimiento por encima del 1000%. Los mendocinos consumen el equivalente a 450.000 novillos gordos, lo que representa aproximadamente entre el 11 y el 12% de la demanda.

Pablo Mannino
La Nación

Ver Más

Aparente freno en la escalada de precios durante mayo

02/06/2022 – De acuerdo al último informe de Rosgan, actualmente la relación de compra-venta para el feedlot se encuentra muy próxima a los niveles promedio, en torno a 1,3 desde relaciones en torno a 1,45 a fines de 2021.

https://www.ceva.com.ar/Noticias-Eventos/Noticias/Eprecis.-Ceva-Argentina-presenta-el-unico-endectocida-inyectable-con-cero-horas-de-periodo-de-retiro-en-leche

El ternero es la categoría que mayor aumento de precios viene registrando en los últimos años. En un contexto de creciente ritmo inflacionario, es la categoría que primero se ha posicionado como “activo de reserva”, lo que le permitió gozar de una puja adicional entre compradores.

Medido en moneda constante, el precio actual del ternero supera en un 40% el valor promedio de los últimos 10 años. Pero esa misma valoración como “activo de reserva” es la que genera en el criador mayor resistencia al momento de la venta. Es por ello que en los últimos años hemos estado viendo una mayor retención de terneros y terneras en los campos, lo que conlleva a zafras cada vez mas extendidas o menos concentradas en los meses pico.

En Lotes anteriores mostrábamos en números, cómo ha ido restringiéndose la cantidad de terneros y terneras que salen desde los campos de cría durante los primeros cuatro meses del año, medido en términos del stock inicial. Según datos del SENASA este año se movilizó durante dicho período menos del 21% (3 millones de cabezas) de los terneros y terneras registrados al 31 de diciembre de 2021, cuando un año atrás este porcentaje representaba el 22%, en 2020 el 23%, en 2019 el 24%, en 2018 el 25% y en 2017 más de 27%, 6 puntos más que en la actualidad. Esto muestra claramente la tendencia del criador a retener más tiempo su invernada, no solo para ganar más kilos a la venta si no también para dosificar la exposición al peso hasta tanto pueda ir calzando esos ingresos en compra de insumos, herramientas u otros activos de resguardo.

Sin embargo, sobre la capacidad de retención de los campos juega un factor crucial como es el clima. Este año, tras la fuerte seca que sufrieron vastas zonas ganaderas del centro y norte del país durante los meses el verano, muchos campos no están en condiciones de transitar el invierno con la misma carga de hacienda que otros años. Algo similar está sucediendo con campos situados al sur de la zona pampeana donde, a pesar de la buena receptividad que han ofrecido hasta el momento, la llegada de las primeras heladas ha restringido considerablemente su capacidad.

Es precisamente esta situación la que se traduce hoy en la abundante oferta tanto de vacas vacías como de terneros que se está viendo en el mercado. Estacionalmente, mayo, junio y julio suelen ser los meses de precios más bajos para la invernada producto de la mayor oferta. Sin embargo, en los últimos años este patrón estacional se ha visto algo desdibujado.  En 2020, los precios del ternero, medidos en moneda constante, registraron subas en pleno período de zafra, anotando incrementos de punta a punta en el año cercanos al 39%, neto de inflación.

El año pasado, en 2021, los valores se mantuvieron sumamente sostenidos y firmes durante todo el primer semestre para luego marcar los pisos de esa curva estacional recién en los meses de agosto y septiembre. El incremento real neto de punta a punta fue del 18%. Este año, por el contrario, el recorrido de la curva comienza a mostrar un comportamiento diferente. En efecto, el mes de mayo comenzó marcando valores muy similares a los registrados en abril que luego fueron perdiendo fuerza y terminaron ajustándose a los niveles pagados en marzo. Sin embargo, a valores constantes, sin componente inflacionario, mayo marca el segundo mes de caída real acumulando una baja del 10% desde el pico registrado en marzo.

Esta moderación en los valores de la invernada sumado a la firmeza de los precios del gordo es lo que está permitiendo a los engordadores recomponer sus números, a pesar de elevado costo del alimento. Actualmente la relación de compra-venta para el feedlot se encuentra muy próxima a los niveles promedio, en torno a 1,3 desde relaciones en torno a 1,45 a fines de 2021. Estos valores marcan un buen momento de compra para los engordadores el cual muy probablemente se sostenga durante junio y parte de julio, inclusive.

Esto está permitiendo mantener buenos niveles de ocupación de los corrales que redundarán en mayor oferta de hacienda terminada durante el tercer trimestre del año. No obstante, el balance final para todo el período seguirá siendo ajustado.

BCR News

Ver Más

Qué factores afectan los movimientos de la invernada y cómo impactan en la evolución del stock

31/05/2022 – Existen indicadores que permiten realizar un análisis y trazar proyecciones para la actividad.

http://lacesira.net/productos/

En la ganadería resulta difícil, muchas veces, anticipar la evolución de la faena y del stock ganadero.

La faena futura dependerá de la ocupación de corrales de engorde, del movimiento previo de la invernada y de los precios relativos. Teniendo en cuenta los datos mencionados y extrapolando los movimientos históricos, es posible hacer un estimativo del número de cabezas en la faena para el corto y mediano plazo.

El stock puede proyectarse para el año en el que se está, a través de indicadores como, la tasa de extracción general y/o el porcentaje de hembras en la faena. Aunque existen índices menos utilizados y que tienen una mejor correlación, como lo son la tasa de extracción de vacas y de hembras en general.

Por otra lado, a partir del análisis del movimiento de terneras se encontró que existe una relación entre la evolución del stock, y la cantidad de terneras de invernada que no se han movido desde los campos de cría. Este indicador todavía nunca se ha utilizado, pero tiene una alta correlación (serie 2015-2021), y habría que corroborar si con el paso del tiempo sigue siendo utilizable.

La oferta de la invernada

Los movimientos de los terneros/as a lo largo del año tiene una marcada estacionalidad, y los desvíos mensuales que se presentan en la serie son pequeños. Casi el 50% de los terneros movidos anualmente lo hacen entre los meses de marzo y junio.

Terneros y terneras tienen un mismo comportamiento a lo largo del año en la serie 2015-2021. A lo largo de la serie vemos que la tasa de extracción promedio de terneros fue de 75,5% con un rango que va entre el 73 y el 78%.

La tasa de extracción de las terneras se ubica en promedio en el 53% y el rango va desde el 48% al 54%. La cantidad promedio de terneros/as que se han movido fue de casi 9,2 millones con un desvío de 664.000 terneros.

Del total de terneros/as movidos el 58% fueron machos. El promedio de machos movidos fue de casi 5,4 millones con un desvío de 329.000 cabezas. Las hembras promedio movidas en la misma serie fueron 3,8 millones con un desvío de 341.000 terneras.

En función de los números mencionados, se puede apreciar que la cantidad de terneros movidos para invernada tiene poca variabilidad entre años. La variabilidad interanual de la cantidad de hacienda movida, es mayor durante el primer semestre que durante el segundo, y es sustancialmente mayor en hembras que en machos.

¿Qué factores que influyen en el movimiento de terneros/as desde los campos de cría?

  • Cantidad de terneros logrados Obviamente a mayor cantidad de terneros logrados, mayor será la cantidad de terneros movidos. El 89% de los terneros movidos se explica por el stock de terneros del diciembre previo al año en cuestión. El 11% restante esta explicado por alguno de los factores que se mencionan a continuación.
  • Relación maíz/novillo. En la medida que el maíz, sea en términos relativos, más barato (con un kilo de carne se compren más kilos de maíz) la cantidad de terneros movidos disminuye. Cuando la relación resulta favorable a la carne más criadores deciden engordar sus propios terneros. La relación entre el grano y la carne, afecta más al movimiento de machos que de hembras.
  • La relación compra/venta también incide en la cantidad de animales movidos con destino invernada. La tendencia de la serie 2015-2021 incluye momentos en los que la relación grano/carne tuvo tanto peso relativo que enmascara la tendencia natural de la relación compra/venta. Una relación de compra/venta baja es consecuencia de la caída en los precios del gordo, que arrastran hacia la baja a los precios del ternero, que ven disminuida su cotización de manera más que proporcional respecto del gordo. Esto afecta de manera negativa la renta del productor ganadero en general, y la del criador en particular. La herramienta que tiene el criador para mejorar su resultado es agregarle kilos a sus terneros/as. En aquellos casos en los que los precios de la invernada son bajos la diferencia entre las categorías (terneros de diferentes pesos) disminuyen, motivo por el cual agregar un kilo extra no disminuye sustancialmente el precio por kilo, cosa que si sucede cuando existen altos precios ganaderos.

Las peores relaciones compra/venta se dan con buenos precios ganaderos, y son los terneros quienes, en dichas circunstancias, tienen los mejores precios relativos. y coinciden con situaciones en los que se oferta mayor cantidad de invernada. Esto se explica porque en los momentos en los que el criador tiene mejor rentabilidad venden el ternero al destete. En situaciones en donde los precios de la invernada son altos, el precio por kilo baja sustancialmente en la medida que se vende un animal más pesado. Por otra parte, en dichas situaciones es preferible optimizar la faz reproductiva para liberar recursos para los vientres o vacas de refugo.

La relación compra/venta tiene un peso relativo mayor en hembras que en machos, posiblemente esto sea consecuencia de que el movimiento de machos responde más que el de hembras a la relación entre el grano y la carne.

¿Cómo afecta el stock los movimientos de terneras? La cantidad de terneras que son retenidas en los campos de cría son la base de la futura reposición. Por ello tienen incidencia en el stock futuro.

En la serie 2017 a 2021 la cantidad de terneras movidas muestra que la tasa de extracción anual que se ubicó entre el 53,4% y 55,4%, que equivalen a unas 4 millones de terneras aproximadamente. La cantidad de terneras retenidas (stock de terneras – terneras movidas) fue en ese lapso de 3,35 millones en promedio anual.

Entre diciembre de 2016 y diciembre del 2020 el stock cayó un 1,18%, en ese intervalo, el porcentaje de terneras retenidas respecto al número de vacas fluctúo entre el 14,3% y el 14,6%.

El último año en que la cantidad de terneras retenidas fue mayor a las que se movieron fue en 2016, año en que la tasa de extracción fue del 48,8%. Durante ese año la cantidad de terneras retenidas representaron el 16,1% de la cantidad de vacas existentes en el stock, aproximadamente 3,6 millones de terneras. Ese año el stock tuvo un crecimiento de más de 1 millón de cabezas.

Alguno de los indicadores sobre el movimiento de terneras que pueden predecir la variación del stock son:

  • Cantidad de terneras retenidas: Con un stock de vacas que ronde los 23 millones serían necesarias que se retengan más de 3,9 millones de terneras para que crezca el stock.
  • Tasa de extracción de terneras: La variación de stock tiene una correlación positiva con la tasa de extracción de terneras, el stock aumentaría con una retención de terneras del orden del 52%, dicho de otra manera la tasa de extracción debería ser inferior al 48%.
  • Porcentaje de terneras retenidas respecto el número total de vacas. Cuando las terneras retenidas superan el 15% de la cantidad total de vacas el stock crece.

Todos estos indicadores tienen un r2 de alrededor del 0,7 que deben ser analizados en conjunto con los datos de la faena para predecir la evolución del stock.

Durante el primer cuatrimestre de 2022 la cantidad de terneras movidas y la tasa de extracción de terneras fueron respectivamente casi 1,4 millones de cabezas y 19,4%. Ambos valores similares a los de años anteriores.

En función de dicha evolución, no pareciera que este año apunte a ser uno en él que se inicie una fase de retención. Mientras la cantidad de movimientos de invernada se ubique en valores similares a los de la serie 2014-2021, la cantidad de cabezas en la faena no bajará sustancialmente. Si eventualmente faltara hacienda en algún momento, será porque se alargan los procesos de engorde, no porque no se esté engordando, o reteniendo.

Fuentes:

Dirección Provincial de Estadística y censos de San Luis; Indec; www.entresurcosycorrales; Ganadería en Números; MAGyP; Mercado de Liniers; Senasa.

Andrés Halle
El autor es consultor de EconoAgro
La Nación

Ver Más

El valor de la invernada se estabiliza y mejora la relación de compra-venta para el feedlots

31/05/2022 – Actualmente, la relación se encuentra muy próxima a los niveles promedio en torno a 1,3; este contexto se sostendría durante junio y julio.

https://www.ceva.com.ar/Noticias-Eventos/Noticias/Eprecis.-Ceva-Argentina-presenta-el-unico-endectocida-inyectable-con-cero-horas-de-periodo-de-retiro-en-leche

El valor de la invernada mostró en los últimos relevamientos un freno en la escalada de precios. Desde el mercado de Rosgan señalaron que el ternero es la categoría que mayor aumento de precios registró en los últimos años.

Este contexto permitió al productor refugiarse y gozar de una puja adicional entre compradores. “Medido en moneda constante, el precio actual del ternero supera en un 40 % el valor promedio de los últimos 10 años. Pero esa misma valoración como activo de reserva es la que genera en el criador mayor resistencia al momento de la venta”, argumentaron desde Rosgan.

En base a estos números, desde el mercado argumentaron que esto motivó a una mayor retención de terneros y terneras en los campos, lo que conlleva a zafras cada vez más extendidas o menos concentradas en los meses pico. Según datos del SENASA este año se movilizó durante los primeros cuatro meses menos del 21% (3 millones de cabezas) de los terneros y terneras registrados cuando un año atrás este porcentaje representaba el 22%, en 2020 el 23%, en 2019 el 24%, en 2018 el 25% y en 2017 más de 27%.

“Esto muestra claramente la tendencia del criador a retener más tiempo su invernada, no solo para ganar más kilos a la venta sino también para dosificar la exposición al peso hasta tanto pueda ir calzando esos ingresos en compra de insumos, herramientas u otros activos de resguardo”, aclararon desde Rosgan. Sin embargo, el informe refleja que la capacidad de retención de los campos se ve afectada por el clima y la disponibilidad de alimento.

“Es precisamente esta situación la que se traduce hoy en la abundante oferta tanto de vacas vacías como de terneros que se está viendo en el mercado”, detallaron. En este sentido, el informe manifestó que mayo, junio y julio suelen ser los meses de precios más bajos para la invernada producto de la mayor oferta, pero en los últimos años este patrón se desdibujó.

Desde Rosgan informaron que se observó, en valores constantes, una baja en mayo que representa un acumulado del 10% desde marzo. “Esta moderación en los valores de la invernada sumado a la firmeza de los precios del gordo es lo que está permitiendo a los engordadores recomponer sus números, a pesar del elevado costo del alimento”, argumentaron desde el mercado rosarino.

Por último, el informe detalló que la relación de compra-venta para el feedlots se encuentra muy próxima a los niveles promedio, en torno a 1,3 y 1,45 a fines de 2021. “Estos valores marcan un buen momento de compra para los engordadores el cual muy probablemente se sostenga durante junio y parte de julio, inclusive”, concluyeron.

Agrofy News

Ver Más

De exportación: cómo es la carne que, por ahora, solo se vende al mundo con un exclusivo sello

26/05/2022 – El año pasado se colocaron en exigentes mercados 3000 toneladas de un producto que certifica la Asociación Argentina de Angus con altos estándares de calidad.

https://iis.qreventos.com/angus/preacreditacion_asistente.asp

En un mundo con consumidores cada vez más exigentes, que se interesan por conocer el origen, la calidad y la trazabilidad de los alimentos, hay un creciente interés de frigoríficos y empresas exportadoras por atender esa demanda. En este contexto, la certificación cumple un rol fundamental y busca imponerse como un sello que aporta confianza a los consumidores finales.

En diálogo con LA NACION, Ignacio Harris, gerente y director técnico del atributo “Argentine Angus Beef”, explicó cómo es el proceso de certificación que realiza la Asociación Argentina de Angus para garantizarle a los consumidores del mundo que los cortes que llevan esa distinción vienen de animales Angus que han cumplido con determinadas especificaciones en materia de conformación carnicera, tipificación de res, cobertura de grasa y marmoleado.

Según detalló, el último año se exportaron 3000 toneladas de este producto a diferentes destinos, entre los que se destacó la Unión Europea, dentro de la cuota Hilton; Estados Unidos y China. Es un negocio que viene en alza.

Puntualmente China, el año pasado casi triplicó su compra. Pasó de 270 toneladas en 2020 a casi 700 toneladas el último año.

“Estos son cortes que ahora no están disponibles en la Argentina, pero con la asociación esperamos que próximamente se puedan empezar a vender”, comentó en el marco de la Expo Angus del Centenario que se realiza en el predio de Palermo de la Sociedad Rural Argentina (SRA). En la muestra se están ofreciendo estos productos.

Son cortes que vienen de animales, reses y carnes que cumplen determinados parámetros de calidad. Actualmente, se hacen en 12 frigoríficos a los que la asociación les presta el servicio”, agregó.

Harris precisó que los establecimientos que piden recibir la certificación “ya saben la hacienda que tienen que comprar para que esté dentro de las especificaciones de calidad que hacen al atributo”.

En primer lugar, explicó que en los corrales, antes de la faena, se controla el fenotipo racial. Que no tengan cuernos, que sean de pelaje negro o colorado, sólido o macizo. En esta instancia también se examina sus cruzas, británicas o menos de un cuarto de índico.

“La cruza se determina en el palco de tipificación de la faena midiendo la giba, es decir, la joroba, la cual no debe superar los cinco centímetros de altura, sino es rechazado”, detalló.

“También se hace un segundo control de fenotipo racial con el animal ya sacrificado, pero antes de extraerle el cuero; se inspecciona animal por animal”, agregó.

Una vez que se le extrae el cuero, y ya en el gancho, se pasa a la tipificación, que es un método de control de calidad del animal. Las medias reses se agrupan por sexo, peso y edad y, a su vez, cada categoría se subdivide de acuerdo a la conformación (desarrollo muscular) y a la terminación (cobertura de grasa).

En el caso de la edad se verifica por dentición. “No se aceptan animales con más de 4 dientes, esto te asegura que más o menos están en los 30 meses de edad. Esto supone aceptar sólo animales precoces, que han tenido un crecimiento y engorde sostenido y permanente”, expresó.

Un tipificador evalúa la res y, de acuerdo a la relación músculo/hueso, le da una categoría A, B, C o D. Angus acepta únicamente la A y la B. Además, se evalúa el grado de cobertura, que es la cantidad de grasa corporal que tiene toda la res en su superficie, en este caso hay cinco grados que van cero a cuatro. Angus aprueba solamente la uno, la dos y la tres, que son “adecuado”, “ideal” y “engrasado”, respectivamente.

“Estas reses que salen de la faena se colocan 24 horas a una cámara de enfriado para madurarse”, indicó. Luego se hace la división en dos media reses, que se hace a la altura de las vértebras dorsales y se mide el marbling o marmoleo, que es el porcentaje de grasa intramuscular.

El siguiente paso es la despostada, que es la separación de los diferentes cortes de carne. “Nosotros ya tenemos todos los animales aptos identificados, entonces esos cortes se controla que no tengan hematomas y que no sea oscuros, que quiere decir que tienen el PH alto, que eso seca la carne y la endurece”, indicó.

Después de esos controles se hace el empaque al vacío y se coloca la etiqueta y la identificación de Agnus que avala que todos esos cortes cumplieron con todos los procesos. Así salen a la comercialización.

Pilar Vazquez
La Nación

Ver Más