Los precios congelados “están generando quebrantos muy grandes”

26/11/2021 – El presidente del Centro de la Industria Lechera, Ércole Felippa, manifestó que el actual esquema que planteó el Gobierno con vigencia hasta enero es lo que más inquieta al sector porque conlleva un “alto endeudamiento”.

http://lacesira.net/productos/

La industria láctea está con “timón a la vía” de frente a una tormenta, que se muestra cargada de amenazantes nubarrones que en cualquier momento precipitarán con furia sobre toda la estructura productiva. Inflación, aumento de costos, paritarias del 56%, consumo interno deprimido, estancamiento de exportaciones y encima, en un contexto de congelamiento obligatorio hasta enero.

¿Cómo hará este eslabón para sortear semejante vendaval? Quienes están en este barco saben que no saldrán totalmente ilesos de esta inclemencia, porque son muchas las variables que se combinaron para generar preocupación en toda la tripulación de esta odisea lechera.

Siguiendo con la analogía marinera, el timonel de la central láctea que agrupa a las principales usinas del sector, el cordobés Ércole Felippa, cree que el Gobierno debe trazar nuevas coordenadas para que esto no termine en un naufragio.

Cifras que se vuelven normales

“Hace pocos días, terminamos de cerrar una paritaria con el sindicato de trabajadores lecheros (Atilra) luego del acuerdo de abril pasado por el cual nos comprometíamos a revisar la inflación anualizada en octubre (50%), a lo que le sumamos un extra (6%) como porcentaje a cuenta de la paritaria 2022”, declaró hace unos días Ércole Felippa en el programa radial ADN Rural. Además, esta negociación implicó un bono excepcional de $20.000 para cada trabajador y un aporte especial para el sindicato de $40.000 por afiliado, para reforzar las prestaciones de la obra social.

Respecto a este aporte directo que pidió el gremio como compensación por la inflación, el CIL (grandes empresas) consideró oportuno reconocer ese pedido, a diferencia de Apymel (representación de las pymes) que sólo ofreció la mitad de aquel valor y que terminó firmando un acta complementaria en el Ministerio de Trabajo “en disconformidad” con el acuerdo CIL-Atilra, aunque sí se comprometió a cumplir los demás puntos de la paritaria.

“En este país, el resultado de una paritaria recién lo podemos analizar como bueno o malo una vez transcurrido seis meses, porque lo que en principio a veces parece una mala negociación, no termina siéndolo en función de la incertidumbre y las complejidades que tiene nuestra macroeconomía, con una inflación altísima”. Es decir, “lo que hoy parece mucho, no termina siendo tanto en el tiempo”, argumentó Felippa.

“Nuestro país está para el diván”

Aludiendo a cómo se naturalizan hechos que ocurren en materia económica en Argentina, el dirigente industrial no ocultó su preocupación: “Nuestro país está para el diván”, afirmó sobre lo alocado que parece estar cerrando paritarias del 50%. Y agregó: “Nos acostumbramos a convivir con la inflación pero no debería ser así; son temas que el mundo ya resolvió hace mucho tiempo, y no me refiero sólo a un partido político en particular, porque ninguno de los gobiernos que pasaron lo pudieron resolver”. Según el titular del CIL, “faltan consensos para que la solución perdure en el tiempo, porque para ordenar la macroeconomía no alcanza con un período de Gobierno”.

Felippa se refirió en duros términos a la situación socioeconómica estructural vigente. “Un país con más del 40% de pobreza es inviable, pero además, es casi pornográfico que esto suceda en un país con semejante nivel de riqueza natural”.

Para comenzar a revertir ese lamentable escenario, “el único sector que está en condiciones de generar aumento de empleo genuino es el ámbito privado, no el Estado, y si analizamos la evolución del empleo privado en los últimos años, claramente no está creciendo en absoluto”.

Entre las causas que impiden superar esta situación, Felippa mencionó “la legislación laboral anacrónica del país”, donde ningún privado quiere generar un empleo nuevo o de calidad, sabiendo que ante cualquier situación se montan juicios laborales que hacen peligrar la sustentabilidad de las empresas, especialmente pymes. “Al menos deberíamos tener algo en estos momentos para los nuevos empleos, porque si no se generan mejores condiciones para las empresas, ese índice no mejorará nunca”, advirtió el industrial, que también preside la cooperativa láctea Manfrey.

Los precios congelados

Desde que salió la resolución 1050 de la Secretaría de Comercio Interior, por la cual se retrotraen los precios de más de 1.400 productos al mes de octubre y se los congela hasta el 7 de enero, las lácteas vienen haciendo equilibrio para no incumplir, aunque muchas ya disminuyeron la elaboración de varios de ellos. “En el anexo de la resolución destinado a lácteos, se pusieron precios al mes de junio, no de octubre, con lo cual la situación fue compleja de entrada para nuestras empresas, que ya venían en dentro de un acuerdo de precios cuidados”.

Por eso “me parece que acá lo que tenemos que pensar entre todos, el Gobierno y nosotros, es en generar una mesa de consenso, establecer una serie de pautas en donde podamos desde la industria aportar un volumen de productos, tal como lo hicimos en mayo, y salir de este esquema de precios congelados porque realmente nos está generando un quebranto muy grande”, advirtió Ércole Felippa. “Basta meterse en las páginas del BCRA para ver el endeudamiento que tuvieron las empresas lácteas desde que comenzaron estas reglamentaciones para poder cubrirse”. Es decir, “cuando tenemos aumentos de costos que no se pueden trasladar a precio, el resultado es endeudamiento”, explicó el titular del CIL.

Por otro lado, “hay una realidad de mercado que dice que, al margen de la estrategia que cada empresa pueda tomar para elegir diferentes canales de venta, el consumo interno no puede absorber mayores precios”. La estadística oficial que se conoció este jueves, es que el consumo de leche cayó fuertemente en octubre (9% fluida y 16% en polvo).

La foto mayorista

El control artificial de precios mayoristas está comenzando a evidenciar que no se puede tapar el sol con las manos. En octubre, a pesar de estar pisados por esta reglamentación, los precios a salida de fábrica de los lácteos aumentaron el 1,3%.

Según publicó el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, “el nivel general del índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró un aumento de 2,8% en octubre de 2021 respecto del mes anterior, un incremento del 43,8% en el período enero-octubre y acumula una suba del 56,4% en los últimos 12 meses”.

Sin embargo, al desagregar la información por rubros, surge el dato de que el IPIM “Alimentos y Bebidas”, registró un aumento de 4,0% en octubre de 2021 respecto del mes anterior, un incremento del 38,4% en enero-octubre y acumula una suba del 46,4% en los últimos 12 meses.

Y específicamente en el apartado de “Lácteos”, el Ocla informó que “el índice mayorista registró un aumento de 1,3% en octubre de 2021 respecto del mes anterior, un incremento del 44,7% en enero-octubre y acumula una suba del 48,0% en los últimos 12 meses”.

Al analizar la información, “se observa claramente como los productos lácteos tuvieron una fuerte recuperación en lo que va del 2021 y lograron alcanzar a alimentos y bebidas (incluso lo superaron en los últimos seis meses), rubro al que pertenecen y que traían un importante retraso en el último trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2021. De todas maneras, los lácteos, a pesar de la recuperación de los últimos meses, se encuentran 8,4 % por debajo del índice general de precios mayoristas y si los comparamos con los precios de los lácteos del índice de precios minoristas que presentaron a octubre 2021 una suba interanual del 60%, están 12 puntos porcentuales por debajo”, explicó el Ocla.

En tanto los precios minoristas de los lácteos, según la medición del Indec en GBA, muestra que se siguen despegando de los precios mayoristas (mark up), a pesar del congelamiento dictado por el Gobierno, lo que distorsiona la medida porque termina perjudicando al industrial tanto como al consumidor.

Además se agrega la variable del tipo de cambio, que “presenta un fuerte retraso para el otro destino de las ventas lácteas como lo son la exportaciones, a lo cual hay que detraer también los derechos de exportaciones (por el momento estables en el 9% para Leche en Polvo)”, indicó el Ocla.

https://www.ceva.com.ar/Especies-Productos/Rumiantes

“La espada de Damocles”

Para Felippa, sólo la exportación hoy está sosteniendo el negocio que permite mantener los precios al productor y a las industrias procesando. “Hablemos en voz baja de esto por las dudas”, dijo irónicamente el industrial cuando se le preguntó si temían que el Gobierno intervenga en el mercado exportador tal como lo hizo con la carne.

Es que es el único de los negocios del eslabón que todavía muestra signos positivos, aunque en franca desaceleración según datos oficiales.

El precio internacional acompaña y la demanda se sostiene firme, por lo que hacia allí se está canalizando el excedente de producción de primavera, en un contexto interno tan complejo. Esta alternativa venía muy bien hasta mediados de año, cuando se empezó a complicar en materia logística por la poca disponibilidad de embarques.

Por el momento, con el Gobierno está más enfocado en el tema “carne”, la cadena láctea continúa aprovechando el mercado externo para oxigenarse y descomprimir.

Indudablemente no deja de ser una espada de Damocles esta cuestión, por eso es necesario generar una mesa de consensos para dar respuestas a las necesidades del Gobierno, antes de que se decida intervenir en el mercado de exportación, porque hubo una recuperación en el precio de la LPE que hoy está traccionando”, analizó el presidente del CIL.

Pero la exportación tampoco parece ser una zona de confort para el sector industrial, ya que el precio internacional que se está captando desde Argentina, “también está generando algunas rispideces, dado que el poder de compra de materia prima que hoy tiene un exportador no es el mismo que el de una industria que participa mayoritariamente en el mercado interno”, finalizó diciendo Felippa.

Agroclave

Ver Más

Sube el precio mundial de los lácteos y las empresas argentinas se apuran a aprovecharlo

19/11/2021 – El valor de la leche en polvo entera se encuentra en su mejor nivel de la última década. Con buenas señales para los próximos meses, las industrias locales ven una oportunidad para escaparle a la difícil coyuntura doméstica.

http://lacesira.net/productos/

Los precios de las commodities lácteas no sólo se encuentran muy firmes en la coyuntura sino que están por encima de la media histórica, si se analizan en forma acumulada en este 2021.

Dichos valores fueron ratificados esta semana en el evento 296 del Global Dairy Trade (GDT) en lo que se conoce popularmente como la subasta de Fonterra (principal exportador mundial de commodities lácteos), cuyo índice actualizó a la suba (+1.9%), promediando los 4.287 US$/tn de producto.

Respecto de la leche en polvo entera (LPE), que representa más del 50% de las operaciones mundiales, incluido el comercio exterior del sector lácteo argentino, sigue con una tónica alcista de mucha firmeza. En efecto, el ténder del GDT anotó una suba de casi el 2%, promediando la tonelada 3.987 dólares en su tercer incremento consecutivo de los últimos dos meses y sosteniendo una tendencia que ya se proyecta a los primeros meses del 2022.

“En los primeros meses de éste año asistimos a una fuerte suba del precio de la LPE que llegó a US$ 4.224 en marzo, para luego comenzar sistemáticamente a disminuir hasta los US$ 3.552 (segunda subasta de agosto), y desde la primera subasta de septiembre (US$ 3.691) no dejó de subir consolidando la tendencia hasta alcanzar los 3.987 US$/tn este martes”, recopiló el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla).

En este sentido, el promedio de las 22 subastas del año da 3.835 US$/tn, el mayor valor promedio anualizado desde el año 2013 (US$ 4.677). En la conclusión del Ocla, este valor mantiene a la LPE como atractivo para los exportadores argentinos, ya que se ubica bastante por encima de la media histórica de 3.209 US$/tn (serie de los últimos 13 años) o de los 2.968 US$/tn que fue el promedio de los últimos seis años.

“Si esta última suba repercute en los precios de exportación de nuestros principales productos, el mercado externo continúa siendo atractivo, sobre todo en el final del año con muchos precios congelados en el mercado interno y con un consumo retraído debido al fuerte deterioro del poder adquisitivo de los ingresos medios de la población”.

Por otra parte, la industria láctea exportadora “a estos precios debe detraerles los derechos de exportación (9% para LPE), agregarle reintegros fuertemente disminuidos y sobre todo, convertirlos a pesos por un tipo de cambio oficial que lleva varios meses con un fuerte retraso respecto de los índices inflacionarios, ya que el dólar se valoriza alrededor del 1% mensual y la inflación crece por encima del 3%, lo que implica un retraso en los últimos doce meses de más del 20% en dólares”.

La firmeza del mercado

Los fundamentals de este escenario hablan de una producción mundial de leche estable y con retracciones en proveedores importantes como Nueva Zelanda, pero principalmente porque la economía mundial post pandemia (reactivación del turismo mediante), fortaleció la demanda de los compradores asiáticos. Se suma también que continúa muy complicada la logística marítima disponible, que encarece los fletes, al tiempo que se cierne sobre el mercado en general un aumento masivo del resto de los commodities.

Hay analistas que señalan también como un factor a la incidencia de las nuevas tasas de inflación en países poderosos que luego de las ayudas extraordinarias que aplicaron en sus economías para enfrentar al Covid, no sólo lograron fortalecer la demanda sino que propiciaron el aumento de costos y motivaron la aparición de consecuencias no deseadas.

Cómo impacta la inflación mundial

Por supuesto que un análisis de la inflación argentina en nada se compara a lo que sucede en el resto de las economías lecheras, pero sí es cierto que se observa un afectación en este rubro.

Así lo indicó el informe de la experta Patty Clayton, de AHDB Dairy, publicado por Ocla esta semana. “En septiembre, la inflación de los insumos agrícolas alcanzó su segunda tasa más alta, según el índice de inflación agrícola, y para los productos lácteos, los costos de los insumos aumentaron alrededor de un 25% en 12 meses”. Esto hace que “el aumento de los costos esté afectando a todas las categorías clave de alimentos, combustible y fertilizantes, y los afectados por los precios de la energía registran los aumentos más extremos”.

Al comparar los índices de costos de insumos en las cuatro regiones lecheras más determinantes (EE.UU., Unión Europea, Reino Unido y Nueva Zelanda), que miden la tasa de cambio en los precios pagados, las tendencias son muy similares. “Los costos de los insumos aumentaron entre un 6% y un 9% entre junio de 2020 y 2021 en EE.UU. (+6%), la Unión Europea y el Reino Unido (+9%), en tanto Nueva Zelanda (+3%) experimentaron el nivel más bajo de inflación en ese período, debido a su menor exposición a los costos de alimentación”. Cabe señalar que estas economías no suelen experimentar estas contingencias inflacionarias, por eso cuando suceden, sus consecuencias son de impacto global.

https://pourtauemilio.com.ar/modelo/alaskan

Coyuntura compleja

No suelen extenderse en el tiempo estos escenarios de precios altos para las exportaciones lácteas. Tal como se ve en el Gráfico con la curva del GDT para LPE, este es un mercado altamente volátil y muy sensible a los condicionantes externos. Por lo que cuando la oportunidad surge, la industria láctea argentina se apura a aprovecharla. Más que todo frente a un panorama de incertidumbre como el que caracteriza a la economía nacional.

El pico de producción de leche cruda de primavera (con su máximo alcanzado en octubre), encontró a la cadena láctea en una situación compleja. Por un lado, la recepción de materia prima se incrementó notablemente en medio de un consumo interno planchado y cayendo en sus productos más populares (leche, yogur, quesos blandos), mientras el Gobierno implementa un congelamiento de precios que no permite en muchos casos empardar los costos de producción a las fábricas.

Por otra parte, las centrales de la industria terminaron de cerrar con el gremio Atilra hace una semana, una paritaria del 50% anual, más un 6% a cuenta de futuras negociaciones, con bonos de fin de año para los trabajadores y aportes compensatorios para el sindicato, que coincide con la desaceleración del precio al productor en más de un 2%, ante la imposibilidad de actualizar precios a salida de fábrica.

Es por ello que el mercado exportador, con estos valores, se convierte en la única salida posible del eslabón para surfear este tsunami.

Al respecto, un ejecutivo de una importante industria de la cuenca central santafesina le confió a Agroclave su estrategia actual: “La imposición de precios congelados nos obligó a disminuir la provisión de productos a las grandes cadenas comerciales, porque queremos evitar el quebranto por no cubrir los costos. Estamos enfocándonos más en comercios de cercanía y pequeñas bocas de expendio, donde es posible aplicar márgenes diferenciales; en tanto más de la mitad de nuestra producción el mes pasado la hicimos polvo para poder aprovechar en el mercado externo los actuales valores; no nos queda otra”.

Según comentaron desde esta empresa líder, los nuevos contratos de exportación los están cerrando en 3.900 US$/tn, aunque admitió que los valores percibidos actualmente son de 3.400 y 3.500 US$/tn, ya que esas operaciones se cobran con tres meses de retraso habitualmente. De todos modos, como ya se mencionó en este espacio, persisten las complicaciones logísticas respecto a la falta de fletes marítimos refrigerados, y los pocos que están disponibles son poco competitivos para el estándar de la industria nacional.

Gustavo G. Gigena
AgroClave

Ver Más

Atilra: a cuánto cerraron la paritaria los trabajadores lecheros

15/11/2021 – Con una paritaria del 50 por ciento y varios bonos, este viernes se cerró la negociación.

https://pourtauemilio.com.ar/modelo/alaskan

Después de un mes y medio de negociaciones, formales e informales, este viernes se logró cerrar la actualización de la paritaria de los trabajadores lecheros.

En una negociación que tuvo en el medio un paro promovido por la Asociación de Trabajadores Lecheros de la República Argentina (Atilra), en contra de la primera iniciativa del Gobierno respecto a la idea de intervenir SanCor con un grupo de empresarios amigos, que llamativamente no tuvo mención en estos últimos encuentros que concluyeron a pocas horas de las elecciones legislativas y coincidiendo con el vencimiento de la conciliación obligatoria por aquella protesta.

En el encuentro en el que estuvieron representantes del Centro de la Industria Lechera, de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas y de Atilra, se acordaron varios puntos de ajuste, respecto a la paritaria que se había cerrado en el cuarto mes de este año.

Con las remuneraciones de octubre se comenzará a pagar una actualización del salario del 25 por ciento respecto a abril pasado hasta donde había llegado la negociación anterior, pagándose de forma retroactiva y no remunerativa, un cinco por ciento más en referencia a noviembre. Otros cinco puntos en diciembre, cinco más en enero de 2022, para febrero cinco más y el mismo número para marzo, llegando así a crecer en este año 50 por ciento en total.

De esta manera, se actualiza la pérdida frente a la inflación hasta diciembre y se deberán sumar dos puntos porcentuales en enero respecto a abril de 2021, adelántandose al aumento del costo de vida que se prevé para el año próximo. En tanto, febrero acumulará cuatro por ciento y en marzo serán seis puntos, por lo tanto se llegará a negociar la próxima paritaria con ese porcentaje de aumento en los salarios.

Además, se estableció un nuevo ajuste en la consideración de referencia para el litro de leche de 90 pesos.

https://alfredosmondino.com/

Siempre bonos

Para los trabajadores se acordó un nuevo bono excepcional de 20 mil pesos, a pagarse en cuotas de cinco mil pesos de diciembre a marzo.

Una vez más el gremio se quedará con un beneficio económico mayor que los trabajadores, más allá del consabido aporte solidario de 1.500 pesos por empleado de las grandes empresas al mes; y de 750 pesos por trabajador en las pymes.

Ya en abril se había acordado un bono para Atilra, con la pandemia, con la necesidad de reforzar la obra social y la educación que imparte el gremio, de 15 mil pesos que se comenzaron a pagar con este mes de noviembre y en cuotas. 

Sin embargo, en esta actualización de paritaria se demoraron las decisiones por este punto que finalmente consiguió entre las grandes empresas un número muy importante, ya que se terminará pagando un total de 41.500 pesos por empleado directamente al gremio, con cuotas de 2.500 pesos en noviembre, 4.000 de diciembre a marzo además de los previamente acordados 2.500 pesos mensuales y otros dos pagos de 6.500 para abril y mayo, como adelanto de lo que será desde abril una nueva negociación.

En tanto, con un acta complementaria Apymel se diferenció de este pago, por el tamaño, la facturación y la capacidad de sus empresas representadas con autorización del Ministerio. Las pequeñas y medianas lácteas pagarán en total 27 mil pesos de bono al sindicato, por empleado, con el pago de los preacordados 2.500 pesos en noviembre, 4.500 de diciembre a marzo y finalmente el adelanto para abril y mayo con 3.250 pesos.

Para los trabajadores todas las industrias pagarán exactamente lo mismo, más allá de la envergadura, sin embargo la diferencia se hace en el complemento pretendido por el gremio, que no deja de percibir los aportes legales y habituales de los sindicatos, con porcentajes anexos desde hace años, al igual que sucede en los fondos dispuestos para la obra social.

Sin ninguna cláusula en la que las industrias impongan condición alguna al gremio, la negociación de bonos se instala como una constante en las últimas paritarias y se destaca en cada ocasión un beneficio mayor para el sindicato, que para los propios trabajadores, si bien los que tienen acceso a los esquemas de salud por la obra social refieren a una atención de consideración.

Los trabajadores lecheros enaltecen la capacidad de negociación de sus representantes, reconocen las mejoras conseguidas en la última década, entienden su importante labor en la producción de alimentos, pero también se saben dependientes de las formas que se proponen para lograrlo.

En tiempos en los que la lechería realmente no tiene números para destacar, con un consumo interno deprimido y austero, sin nuevos mercados para salir a recuperar pérdidas, con complicaciones en la logística, con muchas empresas en situaciones financieras complejas, con tamberos sabiendo que el freno en el precio terminará repercutiendo negativamente en la producción de materia prima, a pesar de las expectativas, una vez más se presenta una cadena con eslabones de diversa preponderancia y que siempre sigue inmersa en una confusa realidad nacional.

Agrofy News

Ver Más

SanCor dijo que escuchará propuestas y le dejó un categórico mensaje al Gobierno

26/10/2021 – En un comunicado, la cooperativa láctea señaló que presentó un plan propio para el financiamiento “validado por consultores designados por organismos oficiales”, pero que “nunca hubo respuestas concretas”.

https://www.ceva.com.ar/Especies-Productos/Rumiantes

La cooperativa láctea SanCor expresó en un comunicado que “recibirá, analizará y definirá toda iniciativa que le sea presentada y que resulte útil y beneficiosa para sus asociados y partícipes del sistema”.

La declaración de la firma se produjo hoy luego de que, como informara La Nación, un grupo de empresarios nacionales se mostrara interesado en realizar un “análisis” de un posible desembarco en la cooperativa para una administración. En ese grupo están José Urtubey (Celulosa Argentina), Marcelo Figueiras (Laboratorio Richmond, fabricante local de la vacuna Sputnik V), Gustavo Scaglione (La Capital de Rosario y Canal 3 de esa ciudad, entre otros medios, además de estar ligado a la producción agropecuaria), el abogado Leandro Salvatierra, (socio en Casanova, Mattos, Salvatierra & Feser y socio de Scaglione), y Jorge Estevez (especialista del sector lácteo que trabajó 15 años al lado de Pascual Mastellone en La Serenísima y luego en la láctea La Sibila).

Según indicó en un comunicado titulado “Todos hablan de SanCor, nadie habla con SanCor”, la firma, tras un plan de reestructuración, hoy posee 1700 empleados y procesa unos 650.000 litros diarios.

“Hace aproximadamente 18 meses, elaboró una versión actualizada de su plan, que le permitiría crecer y brindar certidumbre y seguridad al futuro de SanCor. En él se prevé alcanzar un volumen diario promedio de producción de 1,2 millones de litros de leche, con proyección a 1,5 millones diarios”, indicó.

“Con este nivel productivo, SanCor se asegura el normal funcionamiento futuro y el pago de todas las obligaciones, las que al día de la fecha están normalizadas en los términos previstos por la legislación pertinente”, añadió.

La cooperativa dijo que para crecer en volumen de procesamiento “es imprescindible acceder al financiamiento del capital de trabajo” que, indicó, “de acuerdo al plan presentado a las autoridades” podría lograrse con “aportes financieros o de inversión de organismos y/o instituciones públicas y/o privadas”, “apoyo gubernamental para el cobro de la deuda contraída por la República Bolivariana de Venezuela, por la provisión de leche en polvo”.

“En este sentido, se solicitó la gestión pertinente a las autoridades nacionales, a través de la Cancillería” y “la constitución de un Fondo de Garantías destinado exclusivamente a la compra de materia prima e insumos”, detalló.

La firma precisó que ese plan “fue revisado y validado por consultores designados por organismos oficiales, y fue presentado a todos los actores antes mencionados”. No obstante, alertó: “Nunca hubo respuestas concretas en materia de financiamiento y de recupero de la deuda del exterior”.

La Nación

Ver Más

Se desacelera la producción de leche en Estados Unidos y el resto del mundo

30/09/2021 – La producción de leche en Australia y Europa fue inferior a la del año anterior en julio, lo que contrarrestó con creces los avances en Nueva Zelanda y Argentina.

https://www.ceva.com.ar/Especies-Productos/Rumiantes

De acuerdo al informe de DairyBusiness traducido y extractado por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio de Estados Unidos no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro.

La producción mundial de leche se está desacelerando. La producción de leche en Australia y Europa fue inferior a la del año anterior en julio, lo que contrarrestó con creces los avances en Nueva Zelanda y Argentina. Las recolecciones de leche combinadas entre estos cuatro principales exportadores cayeron en números rojos por primera vez en dos años.

En Estados Unidos, la producción de leche totalizó 18,8 mil millones de libras en agosto, un 1,1% más que el año pasado. Ese es el crecimiento interanual más pequeño desde junio de 2020, cuando la pandemia paralizó a los procesadores y algunos productores de lácteos se vieron obligados a frenar de golpe. Las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio de EEUU no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro.

El rebaño lechero sigue siendo numeroso, lo que impulsa los modestos crecimientos  en la producción de leche. El mes pasado hubo 9,48 millones de vacas dando leche en los Estados Unidos, 106.000 más que en agosto de 2020.

Pero los productores de leche están reduciendo rápidamente el tamaño del rodeo. Ordeñaron 19.000 vacas menos en agosto que en julio, la caída más pronunciada de un mes a otro en casi tres años. Los volúmenes de sacrificio sugieren que la contracción continúa ya que los bajos márgenes y los altos precios de la carne de res incentivan a los productores de lácteos a realizar sacrificios de manera agresiva.

Un crecimiento más lento de la producción de leche en ambos lados del Atlántico apoyará los precios de los productos lácteos a largo plazo, especialmente si el número de vacas sigue disminuyendo.

Quizás el factor más importante en los mercados de la leche en polvo es si, ¿o cuándo? – China dejará de comprar. China ha estado importando leche en polvo descremada (LPD) en volúmenes inusualmente grandes durante un año, y las existencias están aumentando. Pero aún no han disminuido la velocidad. En agosto, China aportó 74,5 millones de libras de leche en polvo descremada, un máximo histórico del mes. También importaron 163 millones de libras de leche entera en polvo (LPE), un 70% más que el récord anterior de agosto. China está hambrienta de productos lácteos de todo tipo. En lo que va del año, han importado más LPE, LPD, leche UAT, suero en polvo y quesos que en cualquier enero a agosto de la historia. Las importaciones de manteca no son récord, pero siguen siendo bastante buenas. Los productores de lácteos estadounidenses se benefician del apetito saludable de China, pero no tanto como sus pares. Aparte del suero, los productos lácteos estadounidenses enfrentan aranceles más estrictos en los puertos chinos que los productos de la mayoría de nuestros competidores debido a nuestra falta de acuerdos de libre comercio e impuestos punitivos que quedaron de la guerra comercial.

BCR News

Ver Más

Negocio lechero: una etapa para pensar más allá de la coyuntura

13/09/2021 – Se recuperaron los precios pagados a los productores y se estabilizó el costo de los insumos, estos factores permitirán transitar la primavera en mejores condiciones.

https://www.campolimpio.org.ar/cat/

Las empresas tamberas venían en una situación crítica durante el primer semestre de 2020, al recibir precios que generaban ingresos por debajo de los costos de producción. A partir de septiembre comenzó un proceso ininterrumpido de recuperación de valores que les devuelve rentabilidad, pero que debería prolongarse varios meses más para sanear los pasivos de los empresarios.

Como consecuencia de lo anterior, en julio de 2021 se verificó un aumento del 3,5% de la producción de leche respecto de igual mes de 2020, con posibilidad de que ese proceso continúe durante la primavera. El acumulado en lo que va del año da un plus de 4%. Simultáneamente, es de esperar que los precios de la leche en tranquera copien la inflación o se ubiquen un poco por debajo por lo menos hasta noviembre, según a la evolución del poder adquisitivo de la población.

Mientras tanto, se proyecta estabilidad en los principales costos de producción por dólar oficial con lento ritmo de actualización y precios de los granos que dejaron atrás los picos máximos. Ambas fuerzas -más un buen estado de las vacas- permitirían alcanzar una satisfactoria rentabilidad del negocio lechero los próximos meses, con una combinación de precios recuperados y abundante producción estacional de forraje.

La facturación de los meses primaverales podría ser aprovechada para concretar compras de insumos que se necesitarán más adelante, como alimentos balanceados, por ejemplo. No hay que olvidar que, en un modelo productivo corriente, el 51% del costo de un litro de leche corresponde a la alimentación de las vacas.

Estas son las principales conclusiones de Santiago Moro, especialista en lechería de AZ-Group, en una charla desarrollada en una reciente reunión virtual.

Mejoran las relaciones insumo/producto

Según el Siglea, el precio promedio de la leche pagado en julio de 2021 fue $32,15/l y subió 75,4% comparado con julio de 2020. Este valor se ubica 20,7% por encima del promedio de los últimos cinco años en moneda constante y permite salir de la situación de rentabilidad negativa a los tambos.

De la mano de esta recuperación de ingresos, están mejorando las relaciones insumo/ producto. Moro mostró que la relación leche/grano actual aún se ubica por debajo del promedio histórico, pero mejoró respecto de la situación a fines de 2020, gracias a la estabilidad del precio del maíz y a la suba del valor de la leche. Así, con un litro de leche hoy se pueden comprar 1,7 kg de maíz vs. 1,5kg de noviembre de 2020, mientras que el promedio histórico es 1,9. Un comportamiento similar se observa con el alimento balanceado.

Evolución del precio de la leche en tranquera
https://www.profertil.com.ar/

Producción y consumo

La producción lechera argentina está estancada los últimos 20 años, en un rango de 10.000-12.000 de millones de litros. “En los últimos años se observó una reducción del número de tambos, pero manteniendo la cantidad de vacas en 1,6 millones, lo que evidencia un proceso de concentración similar al que se está dando en todo el mundo”, explicó el experto.

La industria procesadora está bastante atomizada y con competencia interna: 23 empresas grandes procesan el 58% de la leche del país, en tanto que el 42% restante es industrializado por usinas con recibo de menos de 250.000 litros diarios.

En 2020, el 75% de la leche producida se volcó al mercado interno, sobre todo a través de autoservicios y supermercados, y el resto o a la exportación. “El consumo por habitante promedio cayó a 191 litros según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, lejos de los 220 litros de 2014 y 2015. No obstante, sigue estando por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud: 150 litros per cápita”, diferenció el técnico.

¿Se puede exportar más?

La demanda internacional recién está saliendo de los efectos de la pandemia; solo China creció significativamente en el mercado en 2021. No obstante, en los próximos meses se espera una recuperación económica de los principales importadores mundiales (Rusia, Arabia Saudita, México, Japón, Argelia) y sostenimiento del consumo de leche en polvo y lácteos.

La oferta está representada principalmente por Nueva Zelanda (28% del total del comercio); Unión Europea (25%); Estados Unidos (15%) y Australia (5%). La Argentina alcanza solo el 2%. “En 2021, Nueva Zelanda, Australia y la Unión Europea están levemente por encima de los promedios en sus producciones, pero eso no significa que abunde la leche en el mundo”, relativizó Moro.

El principal producto exportado, la leche en polvo entera, cotiza a US$3550/t, luego de haber alcanzado un pico de US$4300 a principios de año. Históricamente este producto se mueve en un rango de US$2200-3000 por tonelada, lo que indica que las actuales cotizaciones son atractivas y se espera que se mantengan en los próximos meses.

En la Argentina, la exportación muestra un comportamiento irregular a lo largo de los años; cuando la producción aumenta, ubica saldos en el exterior, con negocios puntuales. En los primeros seis meses de 2021, la industria exportó 19% más en volumen que en 2020.

Los principales destinos fueron Brasil, Argelia y China, que reunieron el 65% de los embarques. Se exporta principalmente leche en polvo; los quesos, la caseína y otros productos alcanzan menores volúmenes. Este aumento de la exportación fue uno de los factores que permitió el incremento del precio al productor.

Hay oportunidades para crecer en exportación aprovechando los siguientes destinos

– Mercosur: se puede seguir abastecimiento a Brasil, pero simultáneamente habría que buscar otros mercados que, por ventajas competitivas, pueden ser atractivos para el sector. Por ejemplo, tratar de posicionar en Bolivia que compra lácteos a Perú.

– Costa oeste de África: varios países de la región están expandiendo su PBI y surge más demanda de lácteos por parte de las clases bajas. La cercanía de continentes ayuda: el viaje de la Argentina al sur de África requiere 10 días versus 20 días desde Nueva Zelanda.

– Unión Europea: desde 2019 hay un acuerdo que aún no está operativo y es un destino con restricciones a las importaciones. No obstante, si se concretara la baja gradual de aranceles, las industrias argentinas más competitivas podrían llegar a ese bloque.

Conclusiones

El negocio lechero ha entrado en una etapa positiva luego de mucho tiempo de números en rojo. La situación de bonanza podría proyectarse a los meses de primavera, apoyada en el buen estado de las vacas, perspectivas de mayor producción de forraje y precios que seguirían permitiendo buenas relaciones insumo/producto.

“La exportación argentina no debería ser de saldos ocasionales, sino una industria que tenga como objetivo embarques estables y que asegure continuidad a los compradores. Para aumentar su volumen, tendría que conquistar nuevos destinos y así podría trasladar nuevos precios a los productores primarios”, señaló Moro en la parte final de la reunión de AZ- Group.

La Nación

Ver Más

La producción de leche creció en junio un 5,7 % en relación a mayo

29/07/2021 – Desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca señalaron que la producción total de ese mes fue de 920.700.000 litros de leche.

La producción de leche evolucionó durante estos meses y mostró un crecimiento en junio. El sexto mes del año logró un incremento del 5,7 % en relación a mayo.

A lo largo de junio, Argentina produjo 920.700.000 litros de leche. Este valor significa un incremento interanual del 3 %.

Desde Observatorio de la cadena Láctea Argentina (OCLA) realizaron un relevamiento y señalaron que en los primeros seis meses del año también hubo un incremento. La producción fue un 3 % más en relación al periodo enero – junio de 2020.

Este promedio sale de las estimaciones de 20 industrias que reciben y procesan entre el 50% y 60% de la leche de Argentina. Estos valores indican que la producción real viene algo por encima de las expectativas volcadas en esa proyección inicial.

“Nos hace suponer un crecimiento del orden del 2,0% al 2,5% para todo el año 2021 en lugar del 1,5% previamente considerado (11.375 millones de litros para 2021)”, informaron desde OCLA.

Otro punto a analizar es la evolución de los últimos meses de junio. Si se observa la serie histórica, este mes cerró por encima de junio de los años anteriores. Por su parte, en cuanto a los “sólidos útiles” (grasa butirosa y proteína) crecieron el 4,4 % en el acumulado enero-junio, incluso por encima del crecimiento de la producción medida en litros de leche (4,0%).

Agrofy News

Ver Más

Las mujeres del queso: madre e hijas dejaron de vender leche a la industria y armaron su fábrica orgánica

22/07/2021 – Rosario López Seco vive en pleno campo bonaerense, a unos diez kilómetros de la ciudad de Brandsen. Desde hace diez años tiene allí su casa, unos perros que saludan felices a los visitantes, un nuevo gallinero, el tambo y una flamante fábrica de quesos. Esa fábrica se llama El Abascay y, con menos de un año de vida, ya les vende productos a algunos de los mejores restaurantes de Buenos Aires.

Mario, el padre de Rosario, fue quien comenzó con los tambos a mediados de siglo XX. “Llegó a tener su propia fábrica de leche en polvo, crema y dulce de leche. Pero la Argentina es complicada y se fundió. En 1969 cerró la fábrica, remató las maquinarias y con lo que sacó empezó de nuevo, levantando varios tambos pequeños y vendiéndole la leche a Gándara y a La Serenísima”, cuenta Rosario.

La leche en Argentina y sus grandes crisis

La historia de El Abascay es la de una familia, pero también es la historia de la leche en Argentina y la de sus grandes crisis económicas. En el año 2000, a punto de volver a fundirse, entre los diez hijos de Mario se distribuyeron las tierras familiares. Rosario, que había estudiado veterinaria (pero que embarazada de mellizas tuvo que dejar la facultad) se quedó con una parte. A lo largo de las últimas dos décadas varias veces debió vender terrenos, alquilar otros, asociarse con sus hermanos o separarse para sobrevivir. Hoy posee 160 hectáreas de campo, le alquila otras 190 a un hermano, y con eso alimenta a 160 vacas de las razas Holando y Jersey. Fueron años de inversiones, de riesgos, éxitos y fracasos. “En un momento con mis hermanos pusimos una fábrica de leche pero nos fue muy mal. La gran industria siempre te pisa la cabeza: los vendedores iban a los comercios y si veían que tenían nuestra leche (la marca era Cañada Chica), entonces no les bajaban el resto de los productos. Nosotros eramos muy chicos, no podíamos defendernos”.

Una familia de mujeres

Rosario tiene tres hijas: Consuelo, Lucía y Josefina. La primera en acercarse al tambo fue Consuelo. Ella vivía en Buenos Aires, había estudiado Recursos Humanos, trabajado en una editorial y también en gastronomía. “Precisaba un cambio y en 2018 me vine para acá”, cuenta.

“Al principio todo era difícil. Con mamá compartíamos un solo vehículo entre las dos, yo vivía en Brandsen, ella acá, el camino se inundaba”. Fue Consuelo la que, junto con Rosario, comenzaron a darle forma a la fábrica de quesos. La idea arrancó por una propuesta de una de las principales empresas lácteas del país, que buscaba leche orgánica para un nuevo producto. Entusiasmadas comenzaron el proceso de reconvertir el campo en orgánico, investigando y capacitándose en el INTI, modificando rindes y evitando agroquímicos. Tras varios meses, cuando debían empezar a vender esa nueva leche agroecológica (la certificación demora dos años y todavía está en proceso), la empresa canceló el proyecto. “Nos querían pagar la leche al mismo precio que la común. Ahí decidimos independizarnos. Es también algo filosófico: cuando tu único comprador es la industria, pasás a ser un simple proveedor de leche: ellos vienen, la levantan, se la llevan, te dicen cuánto y cómo te pagan. Vos no decidís nada”, cuentan. Luego se sumó Lucía, con un proyecto de huevos frescos: junto con su pareja reconvirtieron un galpón en un amplio gallinero, donde cada noche duermen más de 500 gallinas coloradas, las mismas que durante el día caminan libremente por el campo. Finalmente se sumó Josefina: ella es nutricionista y se encarga de certificar legalmente la fábrica de quesos, además de colaborar en el armado de los pedidos.

Un cambio orgánico

Una vez más, como tantas veces lo hizo Rosario en su vida, era comenzar de cero. Con el tambo en plena crisis económica, vendió sus “ahorros”, un par de vacas negras que guardaba para emergencias, y con eso pagó deudas. Con un crédito bancario compraron una camioneta, con otro arrancaron la pequeña fábrica. “No sabíamos qué tipo de queso íbamos a hacer, no teníamos un plan armado, sino que lo fuimos descubriendo a medida que avanzábamos. Fue un proceso de prueba y error”. Ser orgánicos se convirtió en un desafío pero también una oportunidad de crecimiento más personal, más allá de lo económico. “No soy una fundamentalista, hace un par de años incluso usaba glisofato si lo precisaba, pero siempre intenté no abusar. Ahora estoy en un grupo de aprendices de agroecología y el desafío es fantástico, me divierte y me obliga a aggiornarme todo el tiempo”, dice Rosario.

Armarse de acuerdo a las necesidades

Donde había una oficina, pusieron el laboratorio. En una habitación están armando una mini fábrica de dulce de leche. Hay una segunda cámara de maduración en construcción, donde los quesos se guardarán desde unos pocos días a varios meses según la variedad, siempre entre los 11° y los 13° grados y con 85% de humedad. La actual sala de maduración se convertirá en el espacio de envase. “Al principio éramos nosotras dos para todo, elaborábamos, envasábamos y de ahí me iba a hacer las entregas. Era un delirio”, recuerda Consuelo. No son recuerdos lejanos: era así hace unos pocos meses atrás. Ahora trabajan allí 15 personas, entre el tambo, la quesería, el campo, el gallinero. Cada día obtienen 3500 litros de leche, que enseguida pasan a la fábrica donde Ángel, el maestro quesero, arranca el proceso de convertir todo ese líquido en quesos.

Gouda, sbrinz, sardo, tybo. También, una muy buena ricota, un halloumi perfecto para hacer a la plancha, un queso cremoso, los saborizados y el campeche (un queso semiduro que preparan en honor a un tío). Y la manteca, perfecta y cremosa, hecha tan sólo batiendo la nata de la leche recién pasteurizada. Esa es la oferta de El Abascay, a la que se suman los huevos de campo y una miel floral y dorada, también de la misma zona. Todo esto se puede comprar en la tienda online, con entrega a domicilio en Buenos Aires, pero también encontró un camino gastronómico en restaurantes muy reconocidos, como Anafe, Julia o Anchoíta. En La Plata, La Mantequería recibe huevos y leche cada semana, lo mismo Villa, una excelente panadería de Villa Pueyrredón.

Son mujeres al mando de un proyecto familiar. “Cuando empecé, siendo todavía joven, ser mujer lo hacía todo un poco más difícil. El campo es un mundo masculino, a muchos no les gustaba nada que una chica de veintipico de años les diga qué hacer. Hoy veo que a Consuelo le pasa parecido. Por suerte, como a mí, a ella tampoco le falta carácter. Además, no es que venimos de la oficina a ver qué están haciendo, sino que acá todos trabajamos a la par: yo soy siempre la primera en llegar a la fábrica”, dice Rosario, con esa seguridad de quien sabe que el campo no es fácil, pero que a la vez es lo que más ama en el mundo.

Rodolfo Reich
La Nación

Ver Más

Productores tamberos: entre una mejora coyuntural y los temores a otra devaluación

22/07/2021 – Pese a una recomposición en los precios cobrados por la leche, en el sector advierten que persisten las dificultades para cubrir costos relevantes para la actividad.

“Estamos peor que hace un año, mejor que hace seis meses y con mucha incertidumbre por lo que pueda venir en materia económica”. Así es como José Quintana, consultor lechero, describió la situación que atraviesan los tambos en la Argentina. Desde el sector aseguran que el aumento de precios mejoró el panorama, pero que igual siguen en una situación “delicada”, que hay dificultades para cubrir los costos, no hay inversiones y que esta situación hace cada vez más difícil la supervivencia del pequeño productor.

Según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, en junio pasado el precio promedio al tambero se ubicó en $31,32 el litro, una mejora de 5,2% versus mayo último y del 71,6% contra igual mes del año pasado.

“Veníamos con el problema de que el precio de la leche estaba bastante atrasado y la suba del precio de los granos hacía que el costo de alimentación de las vacas fuera muy alto”, explicó Quintana. Sin embargo, detalló que el panorama mejoró, por un lado porque el precio de la leche se recuperó “bastante” en los últimos cuatro meses y, por el otro, en junio-julio bajaron el maíz y la soja. Aunque subrayó: “Igual seguimos lejos de estar realmente bien, históricamente con un litro de leche podías comprar entre 2 y 2,2 kilos de maíz y en un momento llegamos a comprar 1,3; ahora estamos en 1,6 más o menos”.

En este contexto, Quintana ilustró en tanto la situación de la industria como “delicada”. Explicó que hay dificultades para llegar a cubrir los costos y la presión con los controles de precios y las retenciones se traslada inmediatamente al productor en general. “Las retenciones a la leche en polvo terminan representando para el productor algo más de tres centavos de dólar por litro de leche. Hacés las cuentas y es un montón de plata. Justamente es una actividad en que el impacto de las retenciones es enorme”, precisó.

“El industrial no tiene más remedio que trasladarlo a la materia prima porque a diferencia de otros productos, la leche en polvo tiene mucho valor agregado, no es como ponerle retenciones a la soja o el maíz. Además cuando transformás el maíz en leche ya le agregás valor y cuando eso termina siendo leche en polvo vale mucho más. Entonces es mucho más fuerte el impacto”, agregó.

Elecciones

En un año electoral, el consultor aseguró que en el sector hay preocupación por una posible devaluación después de las elecciones porque, explicó, el campo “tiene la particularidad” de que cuando hay una devaluación al día siguiente le aumentan todos los costos el mismo porcentaje que la devaluación, mientras que la leche “depende más del mercado interno”.

“Ya tenemos bastante experiencia de muchas devaluaciones y sabemos que cuando el tipo de cambio está muy atrasado el día que se de el ajuste la leche queda muy descalzada”, subrayó. Añadió: “Lamentablemente es un sector que tendría muchísimo para dar para agregar valor, pero con este tipo de intervenciones lleva a que no haya más inversiones y gente que quiere entrar en la actividad”.

Retenciones y controles de precios afectan la actividad
Retenciones y controles de precios afectan la actividad

Algo similar planteó el productor Néstor Roulet, quien sostuvo: “Generalmente un productor dice que cuando el valor del grano de la soja está parecido al litro de leche, la ecuación es neutra y eso es lo que hoy está pasando. No se pierde ni se gana”. Y agregó: “El planteo que te hacés muchas veces con el tambo es si el esfuerzo que estás haciendo tiene una respuesta rentable como para hacerlo y yo creo que todavía no ha llegado esa respuesta”.

Explicó que, teniendo en cuenta otros países productores de leche donde se paga 34/35 centavos de dólar el litro, en la Argentina el productor podría recibir “un poco más” al margen de los 30/31 centavos de dólar. “Esto se da producto de la intervención del Gobierno que hace que el valor del mercado interno este un poco distorsionado”, indicó.

“Como uno de los secretos de la lechería es bajar los costos, las inversiones que están haciendo los productores ahora son con ese objetivo”, señaló. Si bien asegura que en este contexto hay costos que se han estabilizado, como la alimentación, hay otros que no se llegan a cubrir por la suba de otros insumos.

Roulet lamentó que, siendo que el país tiene un “enorme potencial productivo”, no se incentive un aumento en la producción de leche para así exportar el excedente y satisfacer el incremento de la demanda a nivel mundial encabezado por China.

“Con este Gobierno, que piensa un país cerrado, de no ir al mundo porque le tiene miedo a que suban los precios internos cuando es todo lo contrario, indiscutiblemente es muy difícil producir más. La lechería que uno sueña es que el excedente exportable tenga una posibilidad en el mundo, pero con las trabas burocráticas y cambiarias que están poniendo trae como consecuencia que sea muy difícil exportar y eso no beneficia una expansión sana y potencial que tiene la lechería”, precisó.

Pilar Vazquez
La Nación

Ver Más

Tendencia: 25 tambos comenzarán a producir leche orgánica y leche A2

24/06/2021 – Se lanzaron los primeros productos nacionales con estas condiciones; la iniciativa incluye una inversión superior a los 16,5 millones de dólares.

Argentina tiene históricamente una demora en la adopción de ciertas tendencias, pero puntualmente por motivos de base económica algunos comportamientos en el consumo se hacen esperar más que en los países líderes.

Algo de esto empezó a ocurrir con la demanda de productos orgánicos, de mayor valor agregado, con un vínculo más alto respecto al ambiente y que incluso permitan una mejor digestibilidad.

Hace tres años, Nestlé Argentina comenzó a recorrer la senda de la inversión, pero sobre todo del vínculo con los productores para poder lograr la innovación deseada, obtener leche orgánica y leche A2, en línea con la demanda mejor orientada.

A través de un evento virtual, se presentaron las novedades en polvo de la empresa. Gian-Carlo Aubry, es CEO de la empresa en Argentina, Paraguay y Uruguay, fue el encargado introducir los nuevos beneficios para el consumidor a partir de una inversión superior a los 16,5 millones de dólares en los últimos tres años, incluyendo un nuevo vínculo con 25 tambos de Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos, que aceptaron trabajar de una manera diferente.

Leche orgánica

“La producción de leche orgánica busca cuidar el ecosistema del tambo, mejorar el bienestar animal y eliminar el uso de productos fitosanitarios, que es un cambio en el ecosistema productivo, pero sobre todo del enfoque del productor y su personal”, generando en el tambo una modificación en el manejo, el abandono en el uso de algunos insumos, pero fundamentalmente en el cambio mental del productor que demanda unos dos años, explicó el Ing. Guillermo Fazio, director de Supply Chain en la región, habló de la construcción de futuro..

La iniciativa es la de trabajar con tamberos que crean en el concepto, porque tiene una forma de producir que supone un profundo cambio, para lo cual se trabajó con el entonces Ministerio de Agroindustria, con el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica, el INTA y la Organización Internacional Agropecuaria, que es la que ya certificó al primer tambo y seguirá avanzando con los restantes 16 antes de fin de año.

Esta alternativa de producción que fue atendida como respuesta para varias unidades productivas ubicadas en los periurbanos, resolviendo de alguna manera el conflicto de ciertas actividades respecto a la cercanía con las ciudades, aportando en esta red un ecosistema de producción orgánica.

Según Pedro Landa, director técnico de la OIA “el consumidor de productos orgánicos es mucho más exigente”, sin embargo para atender esto hay que salir de la mirada a mediano plazo, hay que salir de lo inmediato y pasar a ver más lejos, pudiendo planificar a dos años para hacer el cambio que los orgánico necesita y que se sostiene con un control anual.

En estos tambos ya se está trabajando en regeneración de suelos, en la mejora del agua y con un trabajo diferencial respecto al bienestar animal. Las modificaciones son un cambio conceptual, que toma lo bueno de lo que se hacía antes, quita los impactos negativos de algunas prácticas actuales y permite seguir un camino que ya tiene impactos positivos en muchísimos tambos que al ver que esta estrategia funciona van a querer sumarse.

En el tambo La Escondida, de Lujan, desde 2017 trabajan en la transición a tambo orgánico, con heno, ensilado y alimento organico para todo el rodeo, e incluso la guachera colectiva tiene a los recién nacidos con 30 días de alimentación con leche. Hay un mejor uso de las parcelas, abono natural de los lotes con bosta que se reutiliza, con un método estandarizado de producción que atiende a la tierra, a los animales y al ambiente.

Otra proteína

Respecto a la leche A2 que se procesa en la planta de Firmat, Santa Fe, su conformación proteica diferente surge de la base de animales seleccionados genéticamente y una tarea exhaustiva de trazabilidad.

Posee únicamente proteína A2 β-caseína, a diferencia de la tradicional que tiene proteína A1 y A2, diferenciadas por la ubicación de uno de los aminoácidos en la estructura de la proteína que la hace de más fácil digestión, tanto en niños, como en adultos.

La Lic. Denise Veissetes, del Departamento de Alimentación del Hospital de Gastroenterología, Dr. Carlos Udaondo, destacó que “es importante la incorporación de lácteos en todas las instancias de la vida, por su alto valor nutricional y alta biodisponibilidad. Hay personas que tiene intolerancia gastrointestinal y evitan el consumo de lácteos. Estas innovaciones en productos bajos en lactosa permiten reincorporalos a las dietas”.

Uno de los ejemplos que se presentaron fue el de un tambo en Fortín Paunero, en Carlos Casares, Buenos Aires, donde hace más de 15 años trabajan con genética A2. Con un muestreo genético de todo el rodeo, los resultados analizados en Irlanda permitieron una clasificación y a partir de ese momento se mejoró la selección y ahora esa producción lechera tiene un destino bien empleado.

Gaston Castello, director del Negocio de Lácteos y Cereales para el Desayuno en Argentina, destacó que desde hace cinco años la leche en polvo crece en el favoritismo del consumidor.

En esa línea donde hoy hay una mayor personalización del consumo la atención de las dos grandes tendencias globales, de mayor digestibilidad, necesidades específicas y productos saludables, suma al lanzamiento original del polvo deslactosado, a las variables orgánicas y A2, atendiendo a con productos de alto valor nutricional para todas las etapas de la vida, con una mayor naturalidad, enfocándose en un potencial que aún no fue capturado de forma total por la industria lechera, para brindar una completa seguridad alimentaria y mejora constante en los productos.

“Hay un consumidor que valoriza mucho más al producto como la naturaleza lo ofrece. Por eso es fundamental la educación del consumidor, la disponibilidad y la oferta de productos”, adaptados a esas necesidades.

Elida Thiery
Agrofy News

Ver Más
  • 1
  • 2