30/09/2021 – Crece la brecha entre el precio percibido por los brasileros y los argentinos, y crece la brecha en la intención de siembra.

https://www.nitrap.com.ar/

En pleno debate por los derechos de exportación, y en la tercera campaña seguida de estancamiento en la siembra de soja, vale la pena observar algunos datos de la realidad local y compararlos con los indicadores que arroja la producción de soja en Brasil, un país que en muchos sentidos desarrolló la cadena de la oleaginosa en yunta con la Argentina pero que en ciertos matices esenciales supo despegarse.

En Argentina, los números hablan de un retroceso en el cultivo estrella. Desde las casi 61 millones de toneladas recolectadas en la campaña 2014/15, la soja nunca pudo llegar tan alto y en las última campaña apenas superó los 42 millones de toneladas. Para la campaña 2021/22 aun no hay estimaciones de producción pero sí se espera una caída en la superficie sembrada desde las 16,9 millones de hectáreas a 16,2.

Mientras tanto, se calcula que Brasil exportará durante este año unos 86 millones de toneladas de soja, el doble que toda la producción argentina, lo que representa un récord y un aumento de 3 millones de toneladas contra la campaña 2019/20. La Companhia Nacional de Abastecimento (Conab) brasilera indica que la última cosecha alcanzó el récord de 135,4 millones de toneladas en una superficie sembrada de 38,5 millones de hectáreas, 4,2 por ciento más respecto a la cosecha anterior.

Entonces cabe preguntarse, ¿qué es lo que marca la diferencia entre el crecimiento y la retracción de la producción?

El economista Juan Manuel Garzón aportó esta semana un dato que puede ayudar a acercarse a la respuesta. Dijo que un productor de soja en Brasil hizo 518 dólares por cada tonelada vendida en 2021.

Por su parte, el productor de soja en Argentina logró 196 dólares por tonelada (cambiando sus pesos por dólares en mercado libre). “Brecha de USD 322 por tonelada. Mismo precio internacional. Enorme distorsión en Argentina”, sintetizó Garzón.

Gráfico 1.
Gráfico 1.

De esta manera, los derechos de exportación del 33 por ciento y el desdoblamiento cambiario afectan la ecuación de los productores de forma tal que le ponen un techo a la intención de siembra, la producción, la exportación y el ingreso de divisas.

Clarín Rural